Fast and Furious 8: The Fate of the Furious (2017)

THE FATE OF THE FURIOUS

País: EE.UU.
Año: 2017
Género: Acción
Duración: 136 minutos
Título en español: Rápidos y Furiosos 8
Elenco: Vin Diesel, Dwayne Johnson, Jason Statham, Charlize Theron, Michelle Rodriguez, Tyrese Gibson
Director: F. Gary Gray
Guión: Chris Morgan
Música: Brian Tyler
Dirección de fotografía: Stephen F. Windon

 

La octava entrega de la saga de acción mas exitosa del siglo XXI se ve enfrentada al gran desafío de llenar el vacío que dejó la partida de Paul Walker y a su vez mantener la atención en una historia que tras su renacer con Fast Five (2011) no ha logrado con sus secuelas dar con el punto. Y a pesar de los intentos por un nuevo enfoque con la inclusión de Charlize Theron y llevar la acción a niveles ridículos, el confuso plot, la falta de rumbo y las visibles pugnas de egos al interior del elenco terminaron por cuajar un producto decepcionante, aun cuando ofrece algunas chispas de entretenimiento.

Tras alejarse del hampa, Dom y Letty disfrutan de la vida en Cuba. Sin embargo su tranquilidad es repentinamente interrumpida por una misteriosa mujer rubia identificada como Cypher (Charlize Theron), peligrosa ciber terrorista internacional que extorsiona a Toretto para volver a las aventuras criminales en búsqueda de armas de destrucción masiva, llevándolo a traicionar lo mas preciado que tiene en su vida: la familia. Así, Cypher junto a Toretto logran llevar a la cárcel a Luke Hobbs (Dwayne Johnson), en donde se reúne con Deckard Shaw (Jason Statham). Ambos lideran al equipo de las sagas anteriores a fin de dar caza a sus nuevos enemigos, y así evitar un conflicto armado mundial, mientras Toretto se debate entre el amor y fidelidad a su familia y la vida de un nuevo miembro en esta historia: su hijo, cuyo futuro se encuentra en las manos de la criminal cibernética.

Lo que a primera vista resalta de Fast and Furious 8 es el increíble e inverosímil argumento. Es cierto, con el tiempo la saga dejó de ser sobre autos y carreras clandestinas, y conforme avanzan las secuelas las historias son cada vez mas grandes, pero los niveles alcanzados en esta versión son simplemente ridículos. ¿Terrorismo virtual? ¿Tercera Guerra Mundial? Llevar la acción a Rusia en este sentido sirvió para mostrar gigantescas apuestas visuales con tanques, misiles y grandes explosiones pero terminó diluyendo la coherencia de un guión que nunca logra atrapar, en gran medida, porque el conflicto antagónico nunca queda del todo definido. Una oportunidad totalmente desperdiciada de haber enfrentado a Toretto con Hobbs (o mas bien Vin Diesel con The Rock), aun cuando Charlize Theron logra convertirse en una villana creíble.

Siguiendo con este punto, el peso de la película pareciera estar mal distribuido entre sus figuras mas potentes. Extrañamente, y aumentando las historias de conflictos entre los machos alfas del film, Dwayne Johnson queda relegado a un segundo plano cuando mas que nunca se necesitaba al hombre mas electrizante de la industria ante la ausencia de Walker. Statham tampoco obtiene mucho mas que una esbozo de pelea con The Rock y un par de chistes burdos en medio de este intento por mostrar un Toretto mas dramático, cuando sabemos que el fuerte de Diesel no es precisamente la interpretación. Por último, Charlize Theron llega para fortalecer el desmerecido rol femenino en la saga que después de la salida de Jordana Brewster y Gal Gadot (Spoiler alert: y ahora Elsa Pataky) tiene a la débil Michelle Rodríguez como única representante. Esperamos mayor preponderancia de la ganadora del Oscar en las futuras ediciones de la marca.

Pero en lo estrictamente importante de Rápidos y Furiosos, es decir, la pirotecnia y la acción, los elementos básicos están ahí. Explosiones a gran escala en medio de los hielos rusos; al menos una gran persecución urbana en donde se demuestra el ridículo poderío de los bólidos de cuatro ruedas; una que otra pelea y suficiente. ¿Podríamos pedir mas? Claro que si, sobre todo considerando que existen antecedentes en la franquicia de renovación. No se trata de reinventar la rueda, sino de aprovechar de la mejor manera el potencial de  los tres hombres mas rudos de Hollywood hoy por hoy.

Teniendo en mente que se acerca el fin de la saga al celebrar los 20 años de su debut (con dos secuelas mas), los productores, entre ellos Diesel, se ven enfrentados al desafío mayúsculo de reactivar los motores y darle un nuevo push a la historia, quizás tomando partido de la revuelta mediática que ha causado los eventuales conflictos de sus estrellas, y así darle un término digno a la franquicia, ya que con The Fate of the Furious no hacen mas que darle la razón a quienes daban por finalizada la saga con la partida de su protagonista original.

Sumando y restando, Rápidos y Furiosos 8 aprueba con lo justo, pero queda muy condicionada para su próxima edición.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s