Gold (2016)




Gold. 
Año: 2016.
Director: Stephen Gaghan.
Productores: Matthew McConaughey, Patrick Massett, John Zinman,
Teddy Schwarzman, Michael Nozik.
Guión: Patrick Massett, Michael Nozik.
Elenco: Matthew McConaughey, Edgar Ramírez, Bryce Dallas Howard, 
Corey Stoll, Toby Kebbel, Craig T. Nelson, Bruce Greenwood.
Música: Daniel Pemberton.
País: Estados Unidos.
Duración: 121 minutos.

Se hace un poco difícil comentar “Gold” sin spoilers. Por lo que los lectores, bajo su propio riesgo, pueden aventurarse en esta nueva reseña de Revius. Decimos que es imposible porque “Gold” cuenta una historia que hemos visto muchas veces. La de aquel persona que pone en jaque Wall Street, quizás con la salvedad que esta vez, se trata de un geólogo descendiente de latinos, radicado en Indonesia, quien pese a tener una importante formación académica, vivía una vida tranquila y casi en el retiro desde que lograra un gran descubrimiento hace años. Hablamos de un golpe a lo ridículo del mercado mundial, hecho por una persona que a ojos de todos, era indefensa, en especial porque el hallazgo que le diera reocnocimiento fue hecho en virtud de una teoría geológica vinculada al Anillo de Fuego del Pacífico que luego fuera rápidamente criticada. Basada en un hecho real, “Gold” cuenta la historia del escándalo Bre-X y el supuesto hallazgo de oro más importante del siglo.

Matthew McConaughey interpreta a Kenny Wells. Es hijo del dueño de una empresa de minería, que se especializaba en el descubrimiento de yacimientos y luego su venta a las grandes empresas mineras. Sin ser una empresa poderosa dentro del mercado, su reputación estaba establecida en el mercado. Todo hasta que el padre de Kenny fallece, y nuestro protagonista debe hacerse de la administración. En menos de 5 años la empresa quedó en la banca rota, con Wells y sus compañeros haciendo trabajos menores en el rubro, y con oficinas incluso en un bar de la esquina. Los motivos del fracaso son muchos, pero en especial destaca la perosnalidad de Wells. El alcohol y los excesos lo llevaron al descalabro. Ya no se la abren las puertas, quienes antes lo atendían ahora mandan a sus subalternos, por lo que un cambio de timón es fundamental. Por eso, empeña sus últimos bienes y parte en un viaje a Indonesia a encontrarse con Michael Acosta (Édgar Ramírez), un joven geólogo radicado en dicho país, con los antecedentes que ya les hemos comentado. El viaje de Wells tiene un sólo propósito. Convencer a Acosta de que su teoría es correcta, invitándolo, emotivamente como luego veremos, a probarles a todos lo equivocados que estaban respecto de su situación. Acosta, pese a que vivía una vida tranquila, se embarca en el proyecto y río arriba lleva a Wells al lugar donde de acuerdo a su teoría, se encontraría un importante yacimiento de oro. Con los problemas propios de un país con poca o escasa regulación, y al borde del colapso muchas veces, Acosta parece haber dado en el clavo, dado que los resultados de los laboratorios independientes hablan del mayor yacimiento de oro que se ha visto en el siglo.

 

 

La premisa de “Gold” es clara y simple. Una fuerte crítica a Wall Street y al mercado mundial, el cual muchas veces deja pasar los estándares mínimos de cuidado si entra flujo en caja. Como se reconoce en el guión, como todos ganaban dinero en esta ecuación (Wells a través de su empresa Washoe Mining, Wall Street, las corredoras de bolsa, los bancos), entonces nadie siquiera miró la exactitud de los resultados. Incluso la competencia los dio por ciertos, haciendo una oferta que Wells consideró ofensiva. En este sentido, esperábamos más del director Stephen Gaghan, quien desaprovecha su debut direccional luego de su larga trayectoria como guionista, con un guión que carece de novedad (salvo los constantes cambios o problemas que presenta a lo largo del escándalo, como la mencionada intervención de la competencia, los problemas con el gobierno de Indonesia, etc.). Por eso, la falta de identidad es el problema de “Gold”. En parte se vuelve por momentos una segunda ciinta de “Wolf of Wall Street”, dando el papel principal a ese personaje del mismo McConaughey en esa película y que aparece por un par de minutos. El actor, por su parte, aporta poco en volver única la cinta de Gaghan, en el sentido que lo vemos haciendo (muy bien por cierto), un papel que le acomoda siempre, con rasgos comerciantes, seductor, víctima de excesos, etc., pero que no muestra su nueva faceta que ha sido tan bien criticada como los papeles de “Dallas Buyers Club” o “True Detective”.

Con todo, se vuelve bastante injusto dejar un saber amargo con una crítica a “Gold”. No por ser poco novedosa, es una película mala. Bien merecidos tiene sus mixed reviews, pero no por ello es una mala película ni algo remotamente parecido. Por destacar, hay muchos aspectos. Primero, las actuaciones generales del elenco. Luego, la interesantísima banda sonora de Daniel Pemberton, en especial en el cierre final, que le da un toque realmente emotivo a una película que hasta el minuto, tenía poco o nada de eso (era mas bien un thriller con rasgos policiales). Sin embargo, la canción “Gold”, de Iggy Pop, y que fuera nominada al Globo de Oro, quizás sea el gran legado de “Gold”. Ni McConaughey entregó otro papel memorable, ni Gaghan dio el salto a la dirección que esperábamos. Finalmente, el ritmo. “Gold” tiene interesado al telespectador desde su inicio, y las vueltas del guión se vuelven siempre interesantes, aun cuando hubiésemos agradecido más contenido. Así el resultado es positivo, al menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s