Arrow S05E19: “Dangerous Liaisons”

Hablemos sobre Felicity.

Y este punto es importante no sólo porque este episodio se encuentra centrado en la blonda hacker, su relación con Helix y el tenso estado en que se encuentra respecto de los demás integrantes del “Team Arrow”; pero además porque “Dangerous Liaisons” es la culminación del gran arco de Felicity a lo largo de la temporada. Mas se hace necesario mencionar que estamos un tanto ambivalentes respecto a qué pensar específicamente respecto al arco, no sólo porque todavía nos falta la conclusión (como nos dejó en claro la explosión al final del capítulo), pero también porque se trata de una trama con tantos altos y bajos que no sabríamos decir si es el mejor o peor arco de Felicity en toda la serie.

Claro, la calidad en general de esta quinta temporada nos mantiene optimistas en torno a la resolución y cómo esto pueda afectar a Boca el balance final del actual ciclo, pero el veredicto aún se mantiene en el aire respecto a este punto que no sólo ha sido el más bajo, pero también el más divisivo del glorioso retorno de la serie este año.

Quizás el mayor problema del arco de Felicity está dado por la utilidad de Helix en la trama, o más bien, por la motivación y razones que llevaron al personaje de Emily Bett Rickards a unirse a la agrupación de ciberactivistas. Claro, está la apelación que Alena hiciera hace mucho respecto a la necesidad de Felicity de reencontrarse con su identidad y con el mito que construyó de sí misma como una hacker poderosa y respetada, pero más que eso, los motivos para su accionar nunca se sintieron del todo justificados. Y si consideramos que el fin mismo de la trama era el invertir las posiciones entre Oliver y Felicity -y por extensión, entre John y Lyla- respecto a las líneas que los personajes están dispuestos a cruzar con tal de conseguir sus objetivos, lo cierto es que probablemente habían muchos otros motivos y razones más plausibles y sencillos para llevar a Felicity a la encrucijada en donde se encuentra ahora.

Porque claro, además de las apelaciones de Alena, está todo el hecho de la muerte de Billy Malone a manos de Oliver -todo orquestado por Prometheus-, y la forma en la cual estas tramas se entrelazan y terminan motivando a Felicity. Sin embargo, ninguno de los 2 móviles se han sentido lo suficientemente fuertes o concretos como para poder decir que eso es lo que está movimiento a la hacker, y ante la ausencia de un motivo ulterior -sea porque no hay, o porque no ha sido entregado aún-, se vuelve irrelevante el qué tanto han influido Helix o la muerte de Billy en Felicity. Claro, el grupo de hacktivistas han facilitado una reconexión de Felicity con su antiguo yo, además de entregarle un propósito y una agencia que como soporte tecnológico del “Team Arrow” no había tenido (o al menos no a este nivel); sin embargo, y si consideramos el final de este episodio, pareciera que el precio a pagar por todo esto era demasiado alto, no sólo teniendo en mente la forma en que Helix literalmente abandonó a Felicity, pero además la especulación respecto a si su regalo de despedida fue una jugada de Prometheus, o -lo más probable-, que Helix la utilizó todo el tiempo y la explosión no fue más que un intento por borrar sus huellas.

 Como dijimos, la trama de Felicity es ambivalente hasta en los motivos -o ausencia de estos- que han movido al personaje a lo largo de la temporada. Y esto se hace más evidente que nunca en la comparación con lo que ocurre entre John y Lyla, y la continua “Wallerificación” de ésta última, pareciéndose cada vez más a su mentora y antigua líder de A.R.G.U.S. en cuanto a tomar decisiones moralmente cuestionables en aras de un supuesto bien común, en este caso, la detención ilegal en una locación clandestina de un poderoso hacker que podría desestabilizar el mundo (y que es el gran objetivo de Helix a cambio de ayudar a Felicity para dar con el paradero de Chase).

Y claro, el problema surge porque no bien la trama de Lyla es bastante sencilla en su motivación, es justamente esta simpleza lo que le permite funcionar mejor ya que existe un punto focal que sirve como motor y punto de conflicto al mismo tiempo, y no bien uno puede estar en desacuerdo tanto con ella como con Digg (mal que mal, éste ha tomado una gran cantidad de decisiones cuestionables, partiendo por mantener preso a su hermano de manera similar la temporada pasada), lo cierto es que hay elementos suficientes sobre la mesa tanto para que ambos presenten puntos medianamente razonables, como para explorar un conflicto que terminó sin resolver tras este episodio.

Y si volvemos a Felicity, y extrapolamos lo ocurrido entre John y Lyla, quizás el mayor problema en la trama de la hacker viene a ser Oliver. Y no necesariamente por la inversión de roles donde ahora es él quien se encuentra cuestionando a Felicity respecto a si vale la pena vender su alma y cruzar ciertas líneas con tal de hacer justicia, sino que pasa más bien por el hecho de que todo termina girando en torno a Oliver, tanto como protagonista y figura central no sólo de la serie, pero del “Arrowverse” en general. Entonces, cualquier problema de motivación de Felicity finalmente termina palideciendo porque todo pasa a ser un intento, o de distanciarse de Oliver, o de tratar de conseguir su aprobación; y es justamente esto, ocurrido por el diseño de la serie, lo que ha terminado pasándole la cuenta a Felicity, porque es un personaje tan definido por su relación con Oliver, que nunca ha gozado de la libertad que se le ha otorgado, por ejemplo, a Laurel, Thea, Roy, Diggle o René, de poder (re)definirse en base a ellos mismos y sus experiencias propias, y no en base a lo que ocurre con Oliver.

De hecho, como contrapunto, René funciona muy bien, considerando su gran evolución y desarrollo a lo largo de la temporada, especialmente luego de que la trama lo aparejara como subordinado de Quentin, todo lo cual llegó a un punto máximo ahora que Wild Dog no sólo se ha reunido con su hija, pero además ha optado por mejorar y seguir la vía judicial para poder recuperar el cuidado personal de la pequeña Zoe.

Volviendo entonces a Felicity y Oliver, la conclusión necesaria es que pese a lo interesante que puede resultar como trama el giro de la hacker hacia la oscuridad, el show no le ha dado a sus personajes tiempo para respirar y poder digerir esos desarrollos: Felicity sigue definiéndose en base a qué haría o no haría Oliver, y éste último no es capaz de devolverle la mano a su ex-pareja en lo que significa un apoyo emocional y moral, lo que en parte se debe al estado mental en que se encuentra Oliver, pero también puede ser debido a un intento mal ejecutado de la producción de demostrar que en esta oportunidad, el personaje de Stephen Amell no estaba en lo correcto, pero como la serie gira tanto en torno a él, cuesta ponerse en su contra.

¿Qué podemos concluir entonces de “Dangerous Liaisons”? No es un episodio malo por ningún motivo, sin embargo ciertamente no estuvo a la altura de lo que ha sido la excelente quinta temporada (no sería descabellado sostener que este ha sido el capítulo más bajo de este ciclo). De hecho, la confianza de la serie y el nivel general de la quinta temporada han permitido sostener un episodio como este y lograr dejarnos tranquilos, tanto en un análisis particular del capítulo, como en su espacio general en toda la temporada. Aún así, con 4 episodios antes del final y con la aproximación de un particular bottle episode fuera de formato -centrado, era que no, en Oliver y Felicity-, la serie seguirá por lo pronto en un tono más pausado y ganando momentum de cara a lo que será el duelo final contra Prometheus.

Notas al cierre:

  • Como dijimos, el próximo episodio explorará la relación y la evolución de Oliver y Felicity, contando -aparentemente- sólo con Stephen Amell y Emily Bett Rickards. Será interesante ver qué logra la producción con eso (además del obvio ahorro en el presupuesto que significará poder inyectar recursos para el final, considerando los confirmados retornos de Manu Bennett como Deathstroke, Nick Tarabay como Captain Boomerang y Katrina Law como Nyssa al Ghul).
  • Dinah cada vez funciona mejor en su rol de soporte dentro del “Team”, va a ser interesante ver su evolución en la próxima temporada ahora que no sólo fue promovida a “series regular”, pero que se confirmó el retorno en este mismo status de Katie Cassidy como Laurel de Tierra-2, aka, Black Siren-
  • La insistencia de René por llamar “Hoss” a Quentin sigue siendo un simpático detalle.
  • Nunca está de más el seguir mencionando lo mucho que mejoró Curtis como personaje desde que las T-Spheres hicieron acto de presencia.
  • Difícilmente este episodio fue lo último que veremos de Helix.
  • Una rareza: este capítulo no tuvo flashbacks (justificado probablemente en el foco en Felicity y no en Oliver).

Photo: Diyah Pera/The CW — © 2017 The CW Network, LLC. All Rights Reserved.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s