En qué triunfó y en qué fracasó “Prometheus”

A pocos días del estreno de “Alien: Covenant“, y con una renovada esperanza de que el proyecto nuevamente liderado por Ridley Scott sea el buen regreso a la forma de la saga, nos adentramos de lleno al mundo que ofreció “Prometheus” hace ya 5 años, y cuáles fueron sus aciertos y errores.

David

No es casualidad que en Alien los personajes más interesantes sean robots. En el caso de “Prometheus”, el David de Michael Fassbender está a la altura de lo que fuese el Ash de Ian Holm y el Bishop de Lance Henriksen. A pesar de que cada uno de los miembros de la tripulación que interactúa con él le recuerda ser una máquina sin alma, ni emociones, David intenta no solo crear una identidad (ayudado por el T.E. Lawrence de Peter O’Toole), sino tener una agenda propia, lejana a lo que la tripulación buscaba de él, y de lo que el propio Peter Weyland había intentado con su creación. David, por sí solo, investiga la nave, e introduce el organismo que terminaría siendo transmitido a Shaw por Holloway, ya sea por el mero hecho de incentivar su curiosidad, o quizás como venganza a su raza creadora. Lo cierto es que el personaje de Michael Fassbender fue el gran acierto de la película, nutriéndose de las ambigüedades que plagaron la historia.

Falta de dirección creativa

En el comentario del director del blu-ray de Prometheus, Ridley Scott comienza dicho audio aclarando que el filme no es una precuela. La película no necesitaba serlo, toda vez que estaba enmarcada en otro planeta, y la historia parecía apuntar a algo más que el origen de los Xenomorphs, sino al de la raza humana. El problema viene con el correr de los minutos, cuando la cantidad de referencias al resto de la saga apuntan directamente a la familiaridad con dichos eventos, incluso con referencias a momentos específicos que ocurrirían muchos años después de los sucedidos en Prometheus, particularmente con la evolución de los Aliens. Si a esto le sumamos la débil caracterización del 90% de  los personajes, sobre los cuales tenemos discretos minutos de desarrollo para cada uno, nos queda una mezcla de líneas argumentativas que no se exploran del todo, como por ejemplo:  La búsqueda de responder las preguntas universales y el origen de la raza humana, la rebeldía frente al creador tanto de humanos como de los robots, la fe, la pugna de poder por la Weyland Corporation, la relación amorosa entre Shaw y Holloway, ¿la relación entre Idris Elba y Charlize Theron?, la empresa por la inmortalidad de Peter Weyland, la evolución de los Aliens, el propósito de los Engineers, y varias otras más.

La cesárea

La saga de Alien es célebre por el horror de índole sexual en sus películas, y en Prometheus su escena más importante es la cesárea que la doctora Elizabeth Shaw se somete a sí misma, ayudada por la cápsula médica de la nave. De esta forma, y con las buenas nuevas que David le entrega en torno a su “embarazo de tres meses”, el personaje de Noomi Rapace nos ofrece el temor de haber concebido a la primera forma de Alien en su vientre, uno que no le costó la vida como al resto de aquellos que anidaron en sus entrañas a las peligrosas bestias espaciales.

Anticlimático tercer acto

Como decíamos en el punto negativo anterior, son tantas las ideas que la película desarrolló en su primera parte, que el final debía cerrar varias de ellas, y abandonar otras. El descubrimiento del Engineer con vida, la revelación de que Peter Weyland (un horrorosamente maquillado Guy Pierce) estaba con vida en la nave, intentando lograr inmortalidad de manos de los “creadores”, y la inevitable confrontación con el Alien, hicieron que el final de la película tuviese bastante poco destacable. Antes de revisitar la película, había olvidado por completo los detalles más importantes de ese final: que la tripulación liderada por Idris Elba se sacrificó para que la nave del Engineer no fuese a destruir la Tierra, y que hubo una triple amenaza entre Noomi Rapace, el face-hugger, y el Engineer (que llegó muy rápido a la nave de Charlize Theron). Qué decir de la idiota muerte del personaje de la actriz sudafricana. En definitiva, el final de la película fue muy insatisfactorio, algo imperdonable en el hombre tras el gran final de la primera entrega de la saga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s