Arrow S05E20: “Underneath”

Cuando comentamos el episodio anterior, hicimos referencia constante a los problemas que la trama de Felicity había tenido esta temporada, particularmente en cuanto a los motivos que habían estado moviendo el accionar de la blonda hacker a lo largo de este quinto ciclo. Y no bien aquellos problemas son imborrables, habla muy bien de “Underneath” no sólo la buena calidad del capítulo -considerando que es lo más cercano que “Arrow” ha tenido a un bottle episode-, pero también porque se hace cargo de aquellos inconvenientes que habían afectado a Felicity a lo largo de la temporada. Como dijimos, no invalida la existencia y el desarrollo de los problemas, pero se hace cargo de ellos y los resuelve, demostrando una madurez narrativa que no es más que un fiel reflejo de la calidad que la serie recuperó esta temporada.

Y como sospechamos antes, gran parte de las enmiendas que la serie necesitaba hacer pasaban por poner a Felicity y a Oliver juntos en un mismo lugar y forzarlos a tener la conversación que no habían tenido desde el abrupto final de su relación en la temporada pasada. Y fue necesario un elaborado plan por parte de Prometheus para poner a nuestros héroes en una posición donde no sólo se encontraban atrapados en el bunker y con el tiempo en contra para escapar, pero además forzándolos a tener que conversar todas las cosas sobre las que debían hablar.

Y el presente no es la única instancia donde el episodio funciona como un pseudo-bottle episode, ya que los flashbacks retornan esta semana, ahora a un punto entre la actual temporada y la anterior, en el cual no sólo nace la idea de Oliver de ponerle mangas a su actual traje, pero también vemos la primera instancia donde comienza la concepción de la idea de crear un nuevo equipo. Y claro, está además una nueva escena de sexo entre los personajes de Stephen Amell y de Emily Bett Rickards, la cual -a la luz de los hechos en el presente-, no hace más que revivir las esperanzas de los shippers de “Olicity” de que la pareja pueda reunirse en la serie.

Como dijimos, gran parte de este episodio gira en torno a subsanar los problemas que ha tenido la trama de Felicity, a la vez que se comienzan a construir nuevos puentes entre ella y Oliver. Mas un elemento importante que también tiene este episodio es el reforzar la importancia que ha tenido el nuevo Team Arrow durante la actual temporada. Esto se puede ver desde distintas variantes, pero por ejemplo, podemos destacar 2 en particular: la forma en que René, Curtis y Dinah intuyen de forma inmediata lo que ocurre, por lo que van en búsqueda de Diggle y Lyla para poder iniciar el rescate de Oliver y Felicity; y en segundo lugar, el desarrollo mismo y las interacciones de los personajes, principalmente mediante el reforzamiento de las duplas entre Curtis y René (especialmente la forma en que ahora se complementan gracias a las T-Spheres de Mister Terrific, lo que ha potenciado mucho al personaje de Echo Kellum), y la de Diggle y Dinah, particularmente gracias al vínculo de camaradería entre ambos (lo que termina ayudando a que Digg pueda superar su crisis de confianza con Lyla).

Esto último es importante porque la serie continúa el conflicto entre ambos que se arrastraba desde la semana pasada, pero ahora también se hace cargo de los problemas de la trama, derechamente haciendo latente la hipocresía por parte de John, considerando que él y Oliver han hecho cosas igual de moralmente cuestionables, y Lyla siempre estuvo ahí para apoyarlos, sin importar si estaba de acuerdo o no con lo que estaban haciendo. No bien la trama no se profundiza en demasía, la serie hace bien en resaltar estos puntos, no sólo como un contrapunto a lo que ocurre con Oliver y Felicity, pero también como una forma de darle más profundidad a Lyla y sobretodo a Digg, luego de que este admita que su esposa tenía la razón.

Y así es como terminamos retornando a Oliver y Felicity. Y no deja de ser interesante el punto en que nos encontramos en la vida de ambos personajes, particularmente si consideramos que pese a las dificultades y todo, Oliver sigue estando en su nuevo estado mental más optimista y calmado (pese a estar aún afectado por la tortura de Chase). Un ejemplo más que claro viene durante uno de los primeros intentos de escapar: Felicity insiste en que Oliver no confía en ella, y nuestro héroe no hace más que darle la razón, primero mediante no hacerle caso y resultar herido, y luego, admitiendo que Felicity tiene la razón luego de sus múltiples “te lo dije”.

Lo anterior no sólo permite que la reflexión y el desarrollo recaigan en Felicity, pero además guarda a Oliver para el peso emocional al final del episodio, cuando estando a punto de morir, viene la introspección para demostrarle a la hacker qué es lo que había estado pasando por su mente desde la semana en que estuvo bajo el poder de Prometheus. La explicación ya la conocemos -Oliver admitiendo que disfruta matar-, pero aquí es donde justamente Felicity no acepta lo expuesto, le hace ver a Ollie que sus palabras no son suyas, sino que de Chase, y vuelve a reforzar la idea de que Oliver afecta positivamente la vida de la gente y, sobre todo, son los demás quienes influyen en nuestro protagonista para ser mejor persona. La idea misma de que sea Felicity quien pone esto en evidencia vuelve a reforzar lo que hemos mencionado una y otra vez, que Oliver es mejor persona gracias a sus seres queridos. Otra muestra de esto es la cantidad de prominencia que el resto del Team tiene en este episodio.

El momento final de la trama también incluye desarrollo para Felicity, encontrando al fin un motivo exacto para justificar lo cuestionables de sus decisiones y su descenso hacia la oscuridad, pero además limando todas las asperezas que quedaban en relación con Oliver, lo que nuevamente refuerza que Ollie también es una influencia positiva en sus compañeros.

Y claro, cuando ya ambos se ven forzados a trabajar juntos sin mediar problemas, y cuando el resto del Team demuestra nuevamente su valor al llegar al rescate, el punto del episodio y de la temporada se vuelve a hacer evidente: Oliver hace que quienes lo rodean sean mejores, y a su vez, los demás hacen que Oliver sea mejor persona. Ahora viene la hora de poner en práctica lo anterior, considerando que Chase tiene un nuevo plan de cara al final de temporada, y este involucra a William.

Notas al cierre:

  • El que se mencionara nuevamente que muchas de las detenciones y sentencias conseguidas por Chase podrían ser invalidadas suena como algo demasiado importante como para que la serie no vaya a retomarlo antes del final.
  • ¿El villano de los flashbacks? Werner Zytle (Peter Stormare, a quien pueden ver actualmente en la grandiosa “American Gods”).
  • No deja de ser curioso que nunca pasara por las mentes de Oliver y Felicity que el pulso electromagnético pudiera haber sido culpa de Helix, en lugar de asumir desde el comienzo que había sido todo culpa de Prometheus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s