Supergirl S02E20: “City of Lost Children”

Pese a la notable mejoría que ha demostrado “Supergirl” desde su retorno para el tramo final de la temporada, lo cierto es que nuestras expectativas no eran las más optimistas cuando nos enteramos que este episodio estaría centrado en lo que ha sido una de las tramas más débiles de la temporada: la labor de James Olsen como Guardian.

Sin embargo, la serie no sólo nos demostró que esta trama podía ser interesante, pero además nos presentó un muy buen episodio que no sólo continúa la racha actual, pero que además merece elogios no sólo por la forma en que logra subvertir las expectativas, pero también la estructura narrativa misma de la serie. Y dice mucho de la confianza en este tramo final el poder conseguir esto justamente cuando estamos ad-portas del final de temporada.

A tal nivel podemos elogiar esa decisión que cuesta no pensar que la serie utilizó el tiempo del último hiato -y las semanas previas a eso- para ver qué funcionaba y qué no y modificar un poco la baraja. Claro, lo hemos mencionado cada vez en que nos encontramos con esos episodios donde la serie balancea múltiples tramas esperando dar en el clavo con alguna, pero también lo podemos ver con capítulos como éste, reflejo del retorno a la forma de esta parte final que se manifiesta, por ejemplo, en el rol terciario que Mon-El ha tenido en los últimos capítulos (y no nos quejamos, mientras menos Mon-El, mejor).

Y en un estilo similar, podemos hacer un comentario parecido a la vibra general de este episodio el cual, como dijimos, se hace cargo de una de las tramas más débiles de la temporada (James como Guardian), para realizar un análisis exhaustivo en torno a justamente el por qué la trama no funciona. El mismo Olsen lo admite en los minutos iniciales, cuando se da cuenta que su idea de combatir el crimen y de inspirar a la gente en una forma similar a como lo hacen Kara y Clark, no funciona. O al menos no lo ha hecho como él esperaba, generando más miedo que esperanza en la población (la forma en que se compara con el “otro amigo” vigilante de Clark que hace algo parecido habla por sí misma -además de ser el segundo teaser que apunta a Batman durante la temporada-).

Ahora bien, la trama de James no es sólo un mecanismo que utiliza la producción para tratar de reivindicar -o justificar, si se quiere- una trama que no había funcionado mayormente durante la temporada; sino que también actúa como un examen a las relaciones paternales, o si se quiere a los vínculos de aprendizaje, que se presentan en grupos marginalizados. En su trama junto al pequeño Marcus, la serie no sólo utiliza a las minorías extraterrestres como un análogo para cualquier grupo en la Tierra, pero además el utilizar -mayormente- actores no caucásicos para todos los alienígenas de la especie de Marcus, se genera un vínculo particular, tanto en torno al tema tratado, pero con el mismo James, quien sufriera a manos del bullying y el racismo en sus años escolares.

La solidez de la trama de James esta semana viene además a reafirmar otra de las fortalezas que tiene la serie, cual es, el tratar una narrativa que se aleja lo más posible de la clásica historia con un protagonista masculino heterosexual y blanco. Y no bien “Supergirl” se ha destacado mayormente por sus temáticas feministas, o aquellas relacionadas con personajes LGBTIQ, también ha existido una porción considerable de su trama dedicada a tratar dinámicas y problemas raciales y sociales, bien sea mediante la analogía con los extraterrestres de National City, o incluso de forma más directa con la experiencia de J’onn, quien no sólo es un alienígena, pero además ha escogido la identidad de un hombre negro para vivir en la Tierra (con todo lo que esto significa). Para el caso de James, en otras oportunidades la serie había aprovechado el análisis para tratar la violencia del sistema, pero en esta ocasión, se hace cargo -de gran forma- de analizar la masculinidad y particularmente la influencia que los modelos de conducta positivos pueden tener en los niños, como lo vemos en su relación con Marcus y la forma en que lo ayuda a sobreponerse a las dificultades que en sus poderes estaba causando el portal creado por Rhea y Lena Luthor.

Y este último punto importa, no sólo porque finalmente se materializó lo que todos sabíamos que iba a pasar: la madre de Mon-El aprovechándose de Lena para crear un portal que traería alguna amenaza a la Tierra (en este caso, una armada de daxamitas que se encontraban dispersos por todo el cosmos); pero además, y a propósito de vínculos y relaciones, se trata de explorar un nexo de maestro y aprendiz entre Rhea y Lena de una forma interesante, no sólo por la forma en que ambas encontraron en la otra algo que buscaban (una hija complaciente y que hiciera caso de las palabras de su madre; y una figura materna que entregara cariño y apoyo irrestricto), pero además porque la traición final de Rhea ciertamente será impactante para ambas -y mucho ya se especula respeto a si acaso eso marcará un antes y un después para Lena de tal magnitud que pueda terminar haciéndole honor al apellido familiar-.

Finalmente, otro punto digno de elogiar fue la forma en que la serie conectó ambas tramas, haciendo que confluyeran en la conclusión y en la explicación de ambas -la ya mencionada forma en que las energías del portal afectaban a Marcus y los demás phorians-. Todo esto concluye con James salvando el día de una forma que no involucra vestir el traje de Guardian, mientras que Kara -con una presencia mínima en el episodio-, vislumbra la llegada de la flota daxamita a la Tierra, o “Nuevo Daxam” como la proclama Rhea.

Con un cliffhanger de aquellos, y una muy buena historia que reivindica a un personaje -y de paso nos da la mejor actuación de Mehcad Brooks en la serie-, “Supergirl” mantiene la buena racha y se alista para los últimos episodios de la temporada, que traerán no sólo los retornos de Cat Grant, Lillian Luthor y Superman, pero también el debut en la serie del General Zod.

Notas al cierre:

  • Considerando que James pudo salvar vidas y hacer una diferencia real sin vestir el traje de Guardian, da para pensar si acaso la serie abandonará esta trama para la próxima temporada.
  • La escena donde James conoce a Marcus, y procede a sacarse el casco de Guardian para ganarse la confianza del pequeño, a la vez que refuerza su seguridad, es una de las mejores del episodio.
  • El plan de Rhea -incluyendo la mención a “Nuevo Daxam”, suena bastante familiar y podríamos apostar que es una referencia a la trama de “New Krypton” que se tomó los comics de DC hace unos años.
  • Dentro de las breves interacciones -y apariciones- de Kara en el episodio, la mejor fue por lejos su confesión de que su OTP eran Justin Timberlake y Britney Spears (¿Cuántos años llevaba Kara en la Tierra para fines de los 90’s, comienzos de los 00’s?)
  • Por un minuto, de verdad creímos que Mon-El iba a dispararle a Rhea (dicho sea de paso, es una de las mejores, si no la mejor, escena de Mon-El en la temporada).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s