Samurai Jack S05E09: “C”

Cuando estamos ad-portas del final de la quinta temporada -y de la serie en general-, no deja de llamar la atención que el foco principal de este penúltimo capítulo fue una interrogante que pocas veces la serie había tocado anteriormente: ¿Debe Jack realmente regresar al pasado?

En más de alguna oportunidad, especialmente luego de todo el crecimiento experimentado por Ashi, nos planteamos la duda en torno a si acaso nuestro héroe realmente debe volver al pasado, o más bien, si acaso su mundo será mejor por eso. Y no nos referimos sólo al hecho que las 5 temporadas nos han mostrado que existe una miríada de cosas y personas en el futuro por las cuales vale la pena luchar, sino también al hecho que, desde el punto de vista de Jack -y como bien se lo menciona a Ashi en este episodio-, casi toda su vida ha tomado lugar en el futuro. Y no nos referimos sólo a los 50 años que pasaron desde el final de la cuarta temporada, pero en general a las vivencias que han transformado a Jack en quien es actualmente. Mal que mal, como bien dice, todos sus recuerdos de su vida pasada no son más que eso, memorias marcadas por el antes y el después que significó el advenimiento de Aku cuando Jack apenas tenía 8 años, y que entre toda la muerte que trajo consigo el villano, también marcó el deceso de la infancia de nuestro héroe (recordemos el hermoso piloto de la serie y el enorme montaje de entrenamiento que nos muestra la vida de Jack luego de que se ve forzado a abandonar Japón tras el triunfo de Aku contra su padre).

Aquí es donde, nuevamente, la figura de Ashi se ve realzada, principalmente en cuanto a lo que ella significa para Jack. Y es que no bien el samurai ha encontrado múltiples amigos, aliados y seres queridos en el futuro, ninguno ha dejado una marca tal en él como lo ha hecho Ashi, por lo cual es razonable pensar que nuestro héroe de pronto tenga dudas en torno a qué hacer de ahora en adelante, particularmente el temor en torno a que Ashi se convierta sólo en una memoria más, bien sea en el futuro si le ocurre algo trágico, o bien sea al retornar al pasado y eliminar todo vestigio de un mundo gobernado durante siglos por Aku. Y la serie ciertamente apunta a esto, considerando que al menos un tercio del episodio está ambientado inmediatamente después del capítulo anterior, invirtiendo en una sensación de “calma antes de la tormenta” que entronca con el tema del episodio que es justamente aquel, considerando que estamos en el penúltimo capítulo.

Y no bien hay buenas escenas como la “cena” de Jack y Ashi, o el momento en que la otrora asesina vislumbra al samurai tomando un baño, cuesta sacudirse un poco de la sensación de que quizás la serie pasó demasiado tiempo en esta rutina considerando las instancias en que nos encontramos. Es una queja menor dentro de todo, pero era necesario sacarla a colación.

Aún así, el momento en que Jack abandona a Ashi -aunque no por mucho- y se aventura en dirección al portal temporal que era protegido por El Guardián (la trama del episodio “Jack and the Travelling Creatures”), de quien Jack encuentra sólo sus lentes -como un recordatorio de que Aku acabó con todos los portales y presumiblemente con el Guardián-. Es aquí entonces cuando, para profundizar la sensación de desesperanza que embarga a Jack en el capítulo, se produce no sólo el reencuentro con Ashi, pero además la aparición de Aku, quien ha ido a encargarse del samurai luego de que Scaramouche -en una secuencia hilarante- se apersonara para comunicarle que Jack había perdido su espada. Y claro, tal como aventuramos en más de una oportunidad, Aku no duda con acabar inmediatamente con su asesino n° 1 luego de descubrir que Jack sí tenía su espada (hecho ignorado por Scaramouche, considerando que su encuentro con el samurai fue cuando éste efectivamente no portaba su katana mágica).

Luego de la aparición de Aku y la confrontación con Jack, viene el momento más importante del episodio -y que curiosamente se sintió bastante anticlimático, ignoramos si intencionalmente o no-: Aku nos revela cómo se gestó el origen de sus hijas hace varios años (resolviendo parcialmente el misterio sobre la edad aproximada de Ashi), incluyendo la influencia que éste aún tiene sobre Ashi considerando que ella es parte de él. Por lo cual, Aku se apoderó de su hija y, tras hacer despertar parte de sus poderes en ella -y regalarle un genial rediseño demoníaco-, envía a Ashi a que se enfrente con Jack.

De alguna forma el duelo -y el episodio- evoca a “Jack and the Warrior Woman”, y no bien la confrontación entre Jack y Ashi se encuentra hermosamente animada (ya se quisiera cualquier otra serie la calidad de animación de “Samurai Jack”), el resultado es un tanto predecible. Claro, las alternativas respecto a cómo podría terminar eran pocas, y no bien por un momento verdaderamente pensamos que Jack terminaría matando a Ashi tal como ésta le pidiera, finalmente el samurai se rinde y pone su espada a disposición de un Aku que se eleva triunfante en la genial última toma estática del episodio, evocando (aún) más una pintura que lo que normalmente lo hace el show.

Es en este punto entonces donde nos deja la serie de cara al final definitivo. Un Jack derrotado y probablemente en su punto más bajo desde que, hace varios episodios (que parecieran casi una eternidad atrás), se viera acorralado y forzado a esconderse tras pelear con Ashi y sus hermanas. Aku ha triunfado, una vez más, y las cosas se ven más oscuras que nunca para nuestro héroe. ¿Cómo saldrá de ésta? ¿Se salvará Ashi? ¿Vendrán al auxilio de Jack sus amigos que han estado aglutinándose durante esta temporada, quizás liderados por El Escocés? Pronto lo sabremos.

Notas al cierre:

  • Hay que alabar, como siempre, a Tartakovsky y su equipo por todo el diseño de producción de la serie. En esta oportunidad nos queremos enfocar en los diversos diseños y atuendos de Ashi, todos grandiosos y dignos de destacar.
  • La secuencia de Scaramouche y su cuerpo de tentáculos al llegar a encontrarse con Aku es genial, especialmente si le sumamos la actuación de Tom Kenny, y el baile junto con Aku al ritmo de la simpática música que sonaba de fondo.
  • No nos imaginamos que el episodio empezaría inmediatamente luego del beso del capítulo anterior, considerando que la serie va ahora por Adult Swim, pensábamos que habría un breve salto que sería indicador de que pasaron cosas “adultas”. Wink wink, nudge nudge, say no more.
  • Considerando que la profecía del Guardian era que Jack eventualmente utilizaría ese portal para volver al pasado, la elección de la locación para el duelo con Aku no fue azarosa (y probablemente todavía quede mucho paño por cortar al respecto).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s