Arrow S05E23: “Lian Yu” (Season Finale)

Tras el transcurso de 10 años narrativos -la trama “presente” y los flashbacks– a lo largo de 5 temporadas, “Lian Yu”, el final de la quinta temporada, es el episodio que más se ha sentido como un verdadero final de ciclo (y si no supiéramos que la serie tendrá un sexto ciclo, hasta podría pasar por un final de serie). Siguiendo la tendencia del capítulo anterior, es evidente que la producción de la serie tomó elementos a lo largo de las 4 temporadas anteriores y los puso en juego en un final de temporada que funciona a la perfección, y que aptamente está ambientado -y titulado- en “Lian Yu”, considerando que fue donde empezó todo, por lo cual el simbolismo es más que obvio.

Como dijimos, hay una sensación de finalidad desde todo punto de vista durante este final de temporada, como si fuera la conclusión lógica del show, todo contextualizado en el duelo entre Oliver y su Team -los habituales, y el “grandes éxitos” que significa la presencia de Slade, Nyssa y Malcolm-, contra Prometheus y su banda de colaboradores (que aparte de Talia, Evelyn y Black Siren, también incluye a Captain Boomerang, quien traiciona a Oliver luego de que éste lo dejara libre).

Tan así fue la sensación que la serie incluso trajo de vuelta a Moira -el gran retorno sorpresa-, en esta oportunidad para tener una conversación con su hijo en los flashbacks, luego de que Oliver fuera rescatado.

Todo lo anterior funciona muy bien, no sólo por el simbolismo, pero principalmente por la ejecución, todo gracias a un episodio que es una excelente muestra de la fortaleza de la serie -especialmente sus escenas de acción-, y claro, de la narrativa en este quinto ciclo que no ha hecho más que renovar el espíritu de “Arrow” gracias a un enfoque “back to basics” que, como mencionamos durante toda la temporada, se sintió apropiado para esta noción de que la serie se estaba nutriendo de lo mejor de sus ciclos anteriores para retornar a la forma e impulsarse hacia el futuro.

Y es en este punto que vale la pena hablar del final mismo del episodio, que no sólo es un inusual cliffhanger para el historial de la serie, pero que también es probablemente el cliffhanger más importante de todas las series del Arrowverse, incluyendo el impacto del final de la primera temporada de “The Flash”. Y es que no se trata sólo de enganchar a la audiencia y generar una conexión que implique el estar pendientes de lo que ocurra en el inicio de la sexta temporada en septiembre u octubre de este año, pero también el aire de incertidumbre de lo que ocurrirá con el futuro. Y no bien hay una remota posibilidad de que la serie efectivamente quiera llevar aún más al extremo su enfoque “back to basics” y enfocarse sólo en Oliver y William, la verdad de las cosas es que no creemos que el show efectivamente hubiera matado a la gran mayoría de los personajes principales y secundarios durante la explosión final de Lian Yu motivada por el suicidio de Prometheus (o sea, no sólo se ha confirmado ya el elenco habitual, pero también el que Juliana Harkavy y Rick González fueron promovidos a “series regulars”, además del retorno periódico de Katie Cassidy como Laurel de Tierra-2).

De hecho, ni siquiera estamos completamente convencidos de que Merlyn efectivamente haya muerto tras activar la mina antipersonal de la que había salvado a Thea (sin importar que John Barrowman haya dicho en varias ocasiones que está fuera del “Arrowverse”).

La interrogante entonces en torno a los efectos del final pasa un poco por la incertidumbre de saber quiénes se salvaron (porque sí damos por hecho que no todos terminaron con vida), y especialmente, el cómo se salvaron. Y claro, el mencionar que de ninguna forma esto se siente gratuito como podría haberlo sido en otro show que buscara sólo impactar porque sí. No. Quizás el mayor triunfo de este final fue presentar este escenario que se siente plausible considerando lo que sabemos y hemos visto por parte de Chase, así como la promesa de continuar el mismo viaje -y esperamos, con la misma calidad- de esta temporada en la próxima, porque el cliffhanger nos fuerza a aquello (fuera de la frustración natural que más de alguno pueda sentir).

Y claro, también está todo lo que lleva hacia ese final, que se encuentran dentro de los mejores episodios de la serie, y especialmente en lo que a la acción se refiere, dándole espacio a prácticamente cada personaje para tener su momento bajo el reflector (salvo quizás Curtis, que sin T-Spheres sólo es Felicity lite). Sí, está el problema que mencionamos la semana pasada en torno a cómo el enfocarse en este nuevo Team de “Greatest Hits” le quita algo de peso a la idea central de crear un nuevo equipo y la fortaleza misma que esto significa para Oliver (siendo honestos, Dinah fue la única de los nuevos con un momento “OH WOW”, gracias a su duelo con Black Siren); pero por otro lado, si consideramos el ángulo de que este episodio actúa como un final no sólo de temporada, pero de los primeros años de la serie, entonces tiene sentido que la serie de propio invirtiera más tiempo en Deathstroke, Nyssa o Merlyn.

La presencia misma de Slade es doblemente relevante, no sólo por el retorno de Manu Bennett luego de que se fuera “peleado” con la producción por lo que el consideró una ofensa contra su personaje (su retorno en la tercera temporada, sólo para ser derrotado sumariamente por Thea), pero porque Deathstroke cumple variadas funciones gracias a su conexión con Oliver y con el pasado de la serie. Y dentro de éstas, la más importante es darle el empujón final a nuestro héroe para que pueda por fin perdonarse a sí mismo por todo, partiendo por el hecho que puso en marcha la cadena de eventos que desemboca en este episodio: el suicidio de Robert Queen para permitir que Oliver sobreviviera y que pudiera redimir sus errores y salvar la ciudad. Claro, casi todo el elenco clásico no tardan mucho en reprocharle a Oliver que pueda trabajar nuevamente con Slade -aunque éste se recuperara de los efectos secundarios del mirakuru-, considerando que éste mató a Moira y casi destruyó Star City; mas esto es un reflejo de un elemento de la serie que es inherente a Oliver: su capacidad para perdonar, especialmente a otras personas. Slade está de regreso para demostrarle a nuestro héroe que esta capacidad que es una de sus fortalezas debe aplicarla en sí mismo, y es justamente esta lección lo que eventualmente le permite a Oliver no caer en la tentación de matar a Chase, para no darle en el gusto ni la razón respecto a lo que éste hizo pensar a nuestro héroe que era.

El otro gran elemento de este capítulo es el final de los flashbacks, con un último duelo entre Kovar y Oliver el cual debe resolverse antes de la hora acordada con Anatoly para el rescate de nuestro héroe.

Y en esta oportunidad, además de los paralelos entre el pasado y presente de Oliver respecto a matar o no al enemigo de turno, lo cierto es que hubo una sencillez especial en los flashbacks, enfocándose más en el duelo mismo entre Oliver y Kovar -intercalándolo con las escenas de acción en el presente-, y posteriormente en recrear el inicio mismo del comienzo de la serie y conectar todos los eventos, donde el final de los flashbacks se vuelve el punto de partida del show.

En resumen, vale la pena mencionar que “Lian Yu” funciona mejor como final de temporada que como lo habría hecho en un episodio aislado, ya que son justamente las conexiones con el resto del ciclo -y con la serie en general- lo que permite que este capítulo pueda elevarse dentro de los mejores que “Arrow” nos ha entregado, y ponga un muy buen término a la excelente quinta temporada y todo lo bueno que ésta logró, especialmente reivindicando y reposicionando a “Arrow” de cara al futuro.

Gracias por habernos acompañado en este viaje, y los esperamos más adelante en el año, donde por fin sabremos quiénes sobrevivieron la explosión de la isla.

Notas al cierre:

  • Gran pelea entre Nyssa y Talia, a la vez que se nos entregó un poquito de información respecto a la relación entre ambas. Dicho sea de paso, no creemos que ninguna de las 2 muriera en el final.
  • A propósito con lo anterior, nos la jugamos con que Evelyn y Samantha serán las 2 grandes bajas de lo ocurrido en la isla.
  • Siempre supimos que Kovar iba a morir, pero aún así fue un buen foreshadowing el ver su esqueleto en el presente momentos antes de que la serie nos mostrara cuando Oliver lo mató.
  • Lance golpeando a Black Siren y entregándole oficialmente el título de Black Canary a Dinah fue un momento catártico.
  • Hola y adiós para Captain Boomerang, seguramente asesinado como gran parte de los personajes del “Suicide Squad” como parte del mandato creativo de las oficinas de WB -tal como le ocurrió a Deadshot y a Waller-.
  • Siempre tuvimos la sensación que Rory volvería en algún momento, pero asumiremos que tanto él como Vigilante regresarán en la sexta temporada, pase lo que pase.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s