Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales

País: USA
Año: 2017
Género: Aventura/Comedia
Duración: 129 minutos
Título en español: "Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar"

Elenco: Johnny Depp, Javier Bardem, Brenton Thwaites, 
Kaya Scodelario, Kevin McNally, Geoffrey Rush
Director: Joachim Ronning, Espen Sandberg
Guión: Jeff Nathanson 
Música: Geoff Zanelli
Dirección de fotografía: Paul Cameron
TRAILER

Piratas del Caribe vuelve para la quinta entrega de la franquicia, entregando un filme mediocre y que clama a gritos que la franquicia sea o completamente re-imaginada o retirada.

Cuando Disney anunció la quinta entrega de Piratas del Caribe, creo que no fue una gran sorpresa para nadie, sobre todo considerando que a pesar que “On Stranger Tides” había sido reventada por la crítica, generó ingresos estratosféricos. Como muchas veces ocurre en estos casos, la franquicia vuelve en un filme que se siente forzado, desgastado y sumamente mediocre en todos sus aspectos.

El hijo de Will Turner (Orlando Bloom), Henry Turner (Brenton Thwaites) trabaja en barcos de la armada inglesa con la esperanza de encontrar a Jack Sparrow (Johnny Depp), que él cree puede ayudarlo a encontrar el Tridente de Poseidón, la única esperanza para poder romper la maldición de su padre. Luego de que su barco es atacado por el barco fantasma del Capitán Salazar (Javier Bardem), Henry se encuentra con Carina Smyth (Kaya Scodelario), una joven astrónoma que clama haber descifrado como encontrar el tridente. Tras una serie de circunstancias, incluyendo por supuesto un aparatoso escape de prisión y de sentencias de muerte, Carina, Henry y Jack Sparrow, junto a varios piratas que ya conocimos de las otras entregas se unen para encontrar el Tridente de Poseídon y romper la maldición antes de ser atrapados por Salazar.

Enfocar el filme en Henry Turner, y devolver la historia a donde la dejamos en “At World’s End” para darle un cierre a esa familia no sólo es una movida que se siente un paso atrás, si no que es un claro síntoma que la franquicia intentó quemar todos los cartuchos en esta entrega. Habiendo pasado casi 10 años (!) desde “At World’s End” era mucho pedir que todavía hubiese real interés en la trama de Turner, que para bien o mal, ya había tenido un cierre. Como si eso fuese poco, la película comete ese tan típico error de franquicias que ya no saben donde ir: metió la mano descaradamente en la mitología ya establecida, agregando back-stories absolutamente innecesarios, retcons que contradicen información ya establecida, y forzando a que todos estén relacionados los unos a los otros. Por si alguien quiere evitar spoilers, no mencionaremos estos elementos explicitamente, pero basta decir que era innecesario darle una explicación a el porque le dicen Sparrow a Jack.

Si bien ya desde Dead Man’s Chest se puede decir que la franquicia tendía a sobre complicar sus historias y tramas, al menos en esa película y At World’s End los personajes y sus interacciones lograban ser puntos altos, lo que no es el caso en Dead Men Tell No Tales. Johnny Depp nos muestra la versión mas insípida y sin inspiración de Jack a la fecha. Cada escena donde aparece transmite una sensación de estar arrastrando los pies, lo que se refleja en una actuación particularmente aburrida. Similarmente, la química que una vez hubo con el resto de su tripulación se ha esfumado, no sólo por decisiones de trama, si no que también porque se nota que ya hay un desgaste. Sumado a eso el dialogo ingenioso y los chistes rápidos que antes daban algo de gracia a la franquicia, han sido reemplazados por diálogos fríos, chiste aburridos y hasta ofensivos. Se entiende que en el contexto de una película de piratas no se espera mucho respeto por las mujeres, pero se debe decir que la película cae mucho en los chistes fáciles y de doble sentido relacionado al genero femenino.

Adicional al hecho que nuestros viejos conocidos no logran darle ánimo a la película, Dead Men Tell No Tales absolutamente desperdicia a un actor como Javier Bardem, que nos entrega en Capitán Salazar un villano genérico y olvidable. De la insípida historia de origen para el Capitán Salazar, a su molestosa y mal-lograda muletilla de hablar un espanglish, Salazar nunca logra ser una real presencia en la película. De manera similar, los novatos Brenton Thwaites y Kaya Scodelario traen más ímpetu y carisma a la película, pero ninguno de los dos personajes logra captivar a la audiencia, y su relación simplemente carece de química.

Dead Men Tell No Tales no sólo es una mala película, es nuevamente un recordatorio de lo adverso al riesgo y poco innovador que se ha convertido Hollywood. Piratas del Caribe: The Black Pearl fue tan valorada en su momento porque logro de un concepto tan simple como una atracción en Disney World, entregarnos una película fresca, divertida y cómica; lamentablemente como tantas otras propiedades intelectuales en el cine moderno, el estudio ya le ha exprimido al menos cuatro películas de más a esta “franquicia”. Es mucho pedir que retiren la franquicia de Piratas del Caribe, el dinero fácil es demasiado tentador, pero podemos al menos guardar esperanza de que Disney tenga piedad y al menos haga un borrón y cuenta nueva para “Piratas del Caribe”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s