Doctor Who: un pequeño paso para la BBC, pero un gran salto para sus fanáticos

Este domingo la BBC anunció que el nuevo rostro de Doctor Who será femenino y la polémica se desató en internet. A diferencia de la presentación de las anteriores reencarnaciones, la discusión no estuvo centrada en la calidad de la nueva intérprete sino en su género y, es interesante reparar en el hecho de que, para algunos este cambio es un logro y para otros su peor pesadilla. Más allá de eso, es bueno partir preguntándonos por qué el Doctor podría o no ser una mujer.

Doctor Who es la serie de ciencia ficción más longeva del mundo, lugar que ha obtenido gracias a una de sus características principales: cada cierto tiempo cambia al protagonista. En realidad, el papel sigue siendo el mismo pero cambia su cara y esto ocurre porque cuando el Doctor está en grave peligro, en vez de morir se regenera. Esta particularidad nació como una solución improvisada para despedir al conflictivo primer protagonista (William Hartnell) y continuar en pantalla sin él. El Doctor es un señor del tiempo, del planeta Gallifrey para ser más exacta y su regeneración no tiene como requisito el género masculino. De hecho, su archienemigo(a) y también señor(a) del tiempo -The Master- actualmente es una mujer y antes tuvo varias encarnaciones masculinas. Por lo tanto, hace un buen rato sabíamos que el Doctor podía ser mujer o colorín -como él/ella tanto desea- e, incluso, podríamos decir que se demoró demasiado en dar el paso. Ya en 1986, Sydney Newman (co-creador de la serie) sugirió sin éxito que el séptimo Doctor fuese una mujer para darle un aire fresco al programa , por lo menos, desde 2010 tenía una alta probabilidad de suceder y era esperado por una buena parte de sus seguidores.

Doctor Who es una serie de aventuras emitida en horario familiar y que durante su etapa moderna ha abrazado la diversidad en muchos aspectos. El Doctor ha tenido acompañantes de distintos géneros, especies, edades, razas y orientaciones sexuales. Como mencionaba anteriormente, su archienemigo(a) tiene por última reencarnación una mujer y otros contrincantes ni siquiera tienen género pero, lamentablemente, esa variedad no había llegado al personaje que le da nombre al programa. Por estos días se ha comentado que, tanto la BBC como el nuevo guionista en jefe (Chris Chibnall) quieren hacer cambios importantes y que la interpretación de Trece a cargo de Jodie Whittaker permitirían apreciar una diferente manera de enfrentar los retos en el tiempo y el espacio, además de darle una bocanada de aire fresco a la serie.

Chibnall desde la infancia fue fanático del programa, estuvo a cargo de Torchwood (una de sus spin-offs) y llegó a la fama por crear Broadchurch, protagonizada por Jodie Whittaker y una de las series más populares en Gran Bretaña en el último tiempo. No cabe duda que debe estar más que conforme con su desempeño para haberla designado como Trece.
Hay un detalle que se ha dejado de lado por la discusión del género, muchos fanáticos esperamos que Chibnall le de un sello propio a la serie y que mejore lo hecho en las últimas temporadas por el anterior jefe, Steven Moffat. Este se dedicó a tramas complejas con giros casi imposibles en sus resoluciones y es acusado -entre otras cosas- de su deficiencia en la construcción de personajes femeninos complejos y completos. Lo más probable es que los cambios principales en la trama de la serie tengan relación con la nueva jefatura y no por la modificación del Doctor y menos por su género.

Finalmente, ¿por qué es relevante que Trece sea mujer? Porque la representación importa y las niñas (y mujeres) también tienen derecho a verse reflejadas en héroes de acción y ciencia ficción, eso nos impulsa a luchar por nuestros objetivos. En los últimos años han aumentado los personajes femeninos relevantes, las grandes sagas de ciencia ficción han intentado reparar sus errores del pasado añadiendo roles protagónicos para mujeres, como es el caso icónico de Rey en Star Wars pero aún la proporción de protagonistas en esta área de la ficción dista mucho de la igualdad. Por otro lado, los niños (y hombres) también pueden sentirse identificados y disfrutar de las obras aunque los personajes sean de otro género. Y, por último, no hay mejor justificación que la del clásico anuncio de Parque Bustamante: y hoy, ¿por qué no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s