Toca el turno de comentar la competencia internacional de SANFIC13

Hace una semana comentamos la competencia nacional de la nueva edición de SANFIC y hoy llega el turno de hacer lo mismo respecto de la competencia internacional. En general, se trata de películas con importantes pasos por festivales internacionales (Cannes, Rotterdam, Berlin).

El jurado está integrado por el invitado especial Rainer Klausmann, Nathalia Videla y la actriz Aline Kuppenheim.

Autumn, Autumn, (Corea del Sur) de Jang Woo-jin. 

Un joven en búsqueda de trabajo vuelve a su casa, el poblado de Chuncheon, luego de fracasar en encontrar empleo en Seúl. Pero mientras su viaje a Chuncheon es triste, una pareja, en el mismo tren, vive un viaje totalmente distinto. Dos historias dos generaciones, dos momentos, encontrándose en Chuncheon. La película de Jang Woo-jin tiene pasos por festivales tan importantes como Berlín.

La familia (Venezuela, Chile, Noruega), de Gustavo Rondón. 

La violencia en Caracas inspira esta película dirigida por Gustavo Rondón. Andrés es un padre con poca relación con su hijo, Pedro, en especial por la necesidad de aportar recursos. En un contexto de agresiones, Pedro se excede y hiere a otro niño, lo que hace que su padre, por temor a represalias, decida huir de la ciudad.  “La familia” cuenta una historia universal: la violencia de la juventud, la falta de reglas, la rebelión contra la figura paterna, etc. Salvo que en este caso, ella puede terminar siendo la mejor herramienta para acercarse con el padre ausente y no seguir distanciándose. Estuvo en la Semana de la Crítica de Cannes, primer largometraje venezolano en estar en esa competencia.

La novia del desierto (Argentina, Chile), de Valeria Privato y Cecilia Atán.

Protagonizada por la chilena Paulina García, la segunda película que viene directo desde Cannes (“Una cierta mirada”) es “La novia del desierto”, coproducción chilena-argentina dirigida por Valeria Privato y Cecilia Atán. Teresa es una mujer promediando los 50 años, que dedicó la totalidad de su vida a criar hijos ajenos en Buenos Aires. La familia con la que siempre trabajó, ya disuelta porque los hijos emprendieron rumbo, le consiguen un trabajo en San Juan, en un viaje que le servirá para descubrirse a sí misma. Una hermosa fotografía de Argentina y notables actuaciones son las apuestas de esta película 100% latinoamericana.

Los territorios (Argentina, Brasil), de Iván Granovsky.

De Cannes pasamos a Rotterdam, ópera prima del argentino Iván Granovsky, la culminación de un proyecto bélico que descartó en su momento pero que hoy retoma dándole un nuevo enfoque, a través del periodismo. Diferentes territorios, diferentes enfoques, donde el denominador común siempre es la violencia, terminando con una muestra de la situación en nuestro continente y sus distintos líderes. Jugando con el humor (riéndose incluso de sí mismo), “Los territorios” genera risas incluso de lo que no es cómico. Uno de los documentales fuertes de la competencia.

Makala (Francia), de Emmanuel Gras.

Compitiendo en la semana de la Crítica de Cannes, “Makala” es la apuesta visual de la competencia. Interesante por su forma de capturar el Congo y el relato en primera persona, pero en especial las extensas escenas donde parece que nada pasara, pero que definen la actividad de la gente que vive del carbón en África. Las críticas no fueron muy favorables, por lo que podría ser uno de los títulos a prescindir.

No intenso agora (Brasil), de Joao Moreira Salles.

“En el intenso ahora” se llama el documental de Joao Moreira Salles, documental que aborda la revolucionara década de los 60’s en todo el mundo (Francia, Checoslovaquia, China y el propio Brasil). Recuperando grabaciones de un viaje de su madre a China, Moreira parte un relato que aborda la influencia de dichos movimientos en el día de hoy y cómo marcaron a una generación completa. Idealismo, desinterés, solidaridad, y la legítima pregunta si dichos valores pudiesen repetirse en una revolución en nuestros tiempos, cambiando nuestra forma de ser y cuestionando nuestra existencia. Otro imperdible.

Porto (Portugal, Estados Unidos, Francia, Polonia), de Gabe Klinger.

La última película de Anton Yelchin pero la primera de Gabe Klinger, joven director norteamericano que estrenó esta cinta en el Festival de Cine de San Sebastián. Un encuentro casual con el personaje de Lucie Lucas en la ciudad de Porto marcará la vida de los protagonistas para siempre, tanto así,  que tiempo después buscan repetirlo, buscando explicar lo doloroso y feliz de sus recuerdos.

Resurrecting Hassan (Chile, Canadá), de Carlo Guillermo Proto.

Hassan, el único integrante vidente de la familia Harting, todas personas ciegas, falleció ahogado. Apareciendo en sueños, la figura de Hassan está más presente que nunca. Mientras se ganan la vida cantando en el metro de Montreal, el documental de Carlo Guillermo Proto plantea un increíble dilema respecto de cómo entender la muerte y cómo entender la presencia (o ausencia) de Hassan. ¿Puede volver a completarse esta familia? ¿Cómo se puede canalizar este dolor para encontrar, finalmente, la paz?

Verano 1993 (España), de Carla Simón.

Previo paso por Berlín, donde fue elegida mejor ópera prima, Carla Simón presenta “Verano 1993”, un relato que muestra su propia vida cuando le tocó descubrir qué era la muerte, apenas a los 7 años. En sus primeras vacaciones con su familia adoptiva, Frida vive en carne propia la soledad y confusión que le produce la partida de su madre, un crecimiento personal que se capta en primera mano. Sin dudas, la película más emotiva de la cartelera y una de las obligadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s