Revius and Chill: Al Pacino en los 90’s (Hoo-Ah!)

Tras una encuesta en Twitter la semana pasada, dedicamos esta edición de Revius and Chill al hombre que interpretara uno de los mejores arcos narrativos de la historia del cine en Michael Corleone, Al Pacino. Pero cuando vimos en Netflix qué había del actor, no eran los 70’s ni los 80’s los que se tomaban la grilla de películas disponibles, sino sus locos años 90’s. Así, comentamos y recomendamos 3 películas del intenso actor que protagonizara en la última década del milenio pasado.

SCENT OF A WOMAN

HOO-AH! La película que pasara a la historia por ser la que lo llevó a conseguir su primera y única estatuilla en los premios de la Academia, y por ello injustamente basureada a la hora de comparar su trabajo como el Coronel Frank Slade al lado de sus extraordinarios roles en las dos décadas anteriores. Pero quizás por las bajas expectativas con las que me enfrenté a la película, o seguramente porque detrás de ese manto de dramón pensado para la temporada de premios había mucho corazón en las interpretaciones de Pacino y Chris O’Donnell, es que Scent of a Woman se me hizo muy agradable de ver. Sí, Pacino durante la primera hora de película es insufrible, tanto por sus gritos como por su personaje miserable; pero ese es el punto de la película: un ciego alto mando del ejército tiene que convivir con la ceguera, tras haber sido un desdichado por buena parte de su vida. La discapacidad no lo cambió y agravó su forma de ser, sumado a la evidente depresión que aparejó la pérdida de la vista. Con todo, un joven estudiante en medio de sus propios problemas debe acompañarlo en lo que terminaría siendo un oscuro viaje a New York, donde el Coronel tendría planes bastante macabros para los ojos del joven interpretado por O’Donnell. La última media hora de la película es intensa y emocionante, y si tuvimos que tolerar a este Pacino gritón por buena parte de la película, su monólogo final paga con creces el viaje del personaje, y quizás sea esa escena y el baile en el hotel los que le valieron el Oscar. Y bueno, todo el trabajo de su carrera, porque evidentemente fue un Oscar a la carrera. De todas formas la recomendamos.

HEAT

Todo lo contrario a Scent of a Woman. Heat es considerada la película de heist por excelencia, y a Michael Mann un maestro del sub-género. Además, tiene el primer enfrentamiento entre dos leyendas de su generación como Pacino y Robert De Niro. Pero más que sus virtudes, me chocaron muchas de sus falencias. No puedo decir que no sea brillante en lo que es: excelencia en la puesta en escena de las operaciones, uso precioso de la fotografía y locaciones para retratar a una convincente Los Angeles, y una historia que se siente callejera, con dos líneas argumentativas paralelas y distintas, y un duelo final a la altura de las apuestas. Además, dos personajes que hacen el giro en 360º para terminar actuando de acuerdo a sus personalidades, no importando las lecciones que la película intenta enseñarles. En esos aspectos, Heat es una gran película. Pero fueron especialmente Pacino y De Niro los que me parecieron decepcionantes, sobre todo Pacino. Si la gente se queja de Pacino en Scent of a Woman, en Heat es realmente intolerable lo over the top de su interpretación, donde la intensidad de agradece, pero muchas veces sobra. Por otro lado, se nota que es una adaptación de una serie de TV al cine, porque hay muchos personajes subescritos a los que les hubiese venido mucho más cómodo tener varias horas para desarrollar sus arcos, no las ya 3 extensas horas de filme. Heat es una muy buena película, pero esperaba mucho más de un largometraje tan bien considerado por la crítica. Y tan influyente, vi cosas de The Town e Inception en ella que evidentemente Ben Affleck y Christopher Nolan tomaron prestadas del trabajo de Mann.

DONNIE BRASCO

Siendo honesto, la mejor de las tres interpretaciones de Pacino está en Donnie Brasco. No solo por ser un cierre en la “faceta criminal” de su filmografía, sino por la precariedad de su personaje. Pacino fue el Don, y aquí es uno más de los soldados en la compleja escala de la mafia, donde su presencia no es importante, y sus ganancias son escasas. Un joven Donnie Brasco, en la que debe ser por lejos la mejor actuación de Johnny Depp que haya visto, viene no solo a revitalizar su posición en la Camorra, sino a ser la figura del hijo que siempre quiso y nunca tuvo. El problema es que Leftie, el personaje de Pacino, no contaba con que Donnie fuese un agente encubierto del FBI puesto ahí para desmantelar la estructura criminal del área de New York y sus alrededores. La película no solo sirve para ver las últimas luces de la excelencia de Pacino, sino para admirar cómo él se encarga de apoyar el trabajo de Depp en el protagónico, poniéndose al servicio de su co-estrella, en algo que me recordó mucho a lo que hace Tom Hanks con Leonardo DiCaprio en Catch Me If You Can. Donnie Brasco no tiene mucho más cinematográficamente, de hecho es bastante simple, pero el trabajo de Pacino y Depp es excelente, además de un guión que les permite explorar profundo en ambos personajes, toda vez que estuvo basado en el libro que escribiese Joe Pistone, el agente detrás de Donnie Brasco “en la vida real”. Muy recomendada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s