Editorial: Lo mejor y lo peor de las 18 películas chilenas que vi durante septiembre

Podríamos enojarnos enumerando las características negativas de nuestro país, pero si hay algo que cada año mejora y nos enorgullece es su cine. En Revius hemos sido testigos privilegiados del crecimiento en calidad y merecido respeto que se ha ganado el cine chileno en la escena internacional, sin ir más lejos con la premiada “Una Mujer Fantástica” este 2017, una de las películas del año para nuestro sitio.

Este mes decidí dedicar mis horas libres a ver películas chilenas, y el número 18 era relevante porque qué más chileno que celebrar el día en que se declaró lealtad al Rey de España. Ayudado de Netflix, VTR On Demand (gran servicio con un buen catálogo de cine chileno gratuito (este comentario no es publicidad pagada)), y OndaMedia, armé la lista final de películas que vi durante el mes.

Así, las 18 películas fueron las siguientes:

  • Johnny 100 Pesos, de Gustavo Graef-Marino (1993)
  • Sábado, de Matías Bize (2003)
  • En la cama, de Matías Bize (2005)
  • Kiltro, de Ernesto Díaz Espinoza (2006) 
  • Nostalgia de la luz, de Patricio Guzmán (2010)
  • Post Mortem, de Pablo Larraín (2010)
  • El Salvavidas, de Maite Alberdi (2011)
  • El Año del Tigre, de Sebastián Lelio (2011)
  • Joven y Alocada, de Marialy Rivas (2012)
  • Miguel San Miguel, de Matías Cruz (2012)
  • El Verano de los Peces Voladores, de Marcela Said (2013)
  • La Once, de Maite Alberdi (2014)
  • Redentor, de Ernesto Díaz Espinoza (2014)
  • El Botón de Nácar, de Patricio Guzmán (2015)
  • El Club, de Pablo Larraín (2015)
  • El Bosque de Karadima, de Matías Lira (2015)
  • La Memoria del Agua, de Matías Bize (2015)
  • Sin Filtro, de Nicolás López (2016)

Las Mejores

El Club

Cuando terminé de ver El Club mi pensamiento más inmediato fue promoverla como la mejor película chilena que haya visto. Soy honesto: no he visto la gran mayoría del catálogo del siglo XX, pero no creo haber pasado por alto ninguno de los estrenos importantes de lo que va del “nuevo milenio”, y lo de Pablo Larraín no solo es el trabajo más sólido que haya presentado a esta fecha (no considero Jackie una película chilena), sino que reafirma uno de los temas más importantes y transversales de nuestra filmografía como país: la impunidad.

En El Club, un grupo de sacerdotes cumple su sanción de ser “condenados a una vida de oración y recogimiento” por distintos crímenes. Con la compañía de una mujer encargada de mantener el funcionamiento de la casa, los otrora párrocos pasan el tiempo entrenando un galgo de carreras. La llegada de un nuevo sacerdote no solo amenaza el orden del hogar, sino que la presencia de una de las víctimas de ese cura terminará desatando una investigación en contra de todos ellos.

Como decíamos, la película expele impunidad, tanto en la investigación que se lleva a cabo durante la película, como en el uso de dos elementos clave en la historia: “Sandokan”, la víctima que aparece en la casa, interpretado de gran forma por Roberto Farías, y el perro. Ambos ayudan a expresar la moral de la película, que con el correr de los minutos es cada vez más oscura, sobre todo cuando conocemos los detalles de los crímenes de los sacerdotes, y los resultados de la investigación del encargado y promotor de la “Nueva Iglesia”. Y si nos referíamos al trabajo de Roberto Farías, las interpretaciones de todos los actores son excelentes (salvo un par de cameos que no viene al caso comentar).

La Once

Este documental de Maite Alberdi es una verdadera experiencia. Contado a través de 6 años, un grupo de amigas se junta a tomar el té, compartir viejas anécdotas y saber una de la otra de sus vidas y sus familiares, tradición que han mantenido por más de 60 años. Con el paso de los minutos las conversaciones pasan de la alegría y las reflexiones que conlleva el cambio generacional, a la seriedad: el miedo a la muerte, y saber que el reloj no perdona. Varios diálogos y momentos de “La Once” quedan grabados en uno, porque son conversaciones que hemos tenido con nuestros padres y abuelos, y enfrentar perder seres queridos es algo que todos hemos sufrido y tendremos que sufrir hasta que sea nuestro turno. El mensaje de “La Once” es que la mejor forma de enfrentar esos dolores es con nuestros amigos y amigas.

Nostalgia de la Luz

El ser humano recomponiendo el pasado. Atacama es un lugar profundamente marcado por la búsqueda de la historia. En los observatorios, astrónomos intentan responder las preguntas esenciales de nuestra especie, planeta, galaxia y universo. En la inmensidad del desierto, todavía se intenta dar con los restos de los Detenidos Desaparecidos durante la dictadura de Pinochet. Relatos potentes en ambos frentes de la búsqueda, donde la luz intenta esclarecer la oscuridad del vacío. Un documental precioso, poético en lo dialéctico y una experiencia sobrecogedora.

Las peores

Sin Filtro

Lo único positivo de lo último de Nicolás López es que no usó su película para vender espacios publicitarios a diestra y siniestra. El resto, una historia aburrida, cargada de caricaturas (particularmente del feminismo), que no puedo creer que haya sido tan exitosa en salas. En fin.

Johnny 100 Pesos

La trágica historia del estudiante devenido en criminal en los primeros años de democracia ha envejecido mal, y llama mucho la atención que se haya hecho una secuela más de 20 años después. La premisa no es mala: un joven se inicia en el mundo de la delincuencia asaltando un local clandestino, pero es descubierto por la prensa al caer su mochila por una ventana, lo que desata el escrutinio público el joven, siendo su madre acosada por la prensa.  Además, la fotografía de la película es muy bonita. Lamentablemente el resto de la película no está a la altura, desde la relación de Johnny con la secretaria (personaje terriblemente escrito), pasando por el resto de los sobreactuados hampones que aportan bastante poco a la historia. De todas formas intentaré ver “Johnny 100 Pesos 2: Electric Boogaloo”, porque morbo.

Redentor

Lo último de la dupla Díaz-Zaror (Kiltro, Mirageman, Mandrill, Tráiganme la cabeza de la Mujer Metralleta, Santiago Violenta) es por lejos su trabajo menos inspirado, muy lejano de la identidad del cine del director, y evidenciando ser un producto por encargo. Es una película con pocos personajes, y a pesar de eso se siente que varios sobran. Las historias de cada uno (de aquellos que gozan con una backstory) son demasiado convenientes, y sus motivaciones muy poco naturales. Incluso las coreografías de Zaror son aburridas, lo que siempre ha sido un plus de las películas que le ha tocado protagonizar y coordinar. Sin contar la basura que fue Fuerzas Especiales 2, la peor película de Díaz.

Algunas reflexiones sobre el resto:

  • Originalmente tenía “Maldito Amor” del laureado autor Sebastián Badilla en la lista, porque tolerancia y diversidad, pero después de “Sin Filtro” me di cuenta de que no estoy en edad para estos trotes.
  • No creo exagerar si digo que Nachito Pop es el mejor personaje de “Sin Filtro“.
  • El Salvavidas” debe tener uno de los mejores plot-twist de la historia del cine chileno. En ella “El Mauri” es un perfeccionista salvavidas que desprecia a su irresponsable compañero de trabajo Jean Pierre, que abandona el lugar de trabajo en horas donde el balneario que resguardan está lleno de bañistas. En medio del conflicto de escuelas entre Mauri y Jean Pierre, uno “prevencionista” y otro “rescatista”, se encuentra el “Mini-Salvavidas”, un niño que busca convertirse en un auxiliar de la costa cuando crezca, y que mira con admiración al Mauri buena parte del documental. Maite Alberdi no solo logra mostrar un relato interesante, y sorprendentemente macabro en su parte final, además usa la idiosincracia del turista que acude en verano al litoral central de Chile para mostrar cómo reacciona su protagonista a distintos estímulos, y también para observar cuál es el comportamiento de la gente frente a un maniático muchacho en busca de evitar tragedias. Muy buena experiencia.
  • Después de ver “En la Cama”, “Sábado”, y “La Memoria del Agua”, la mejor película de Matías Bize sigue siendo “La Vida de los Peces“.
  • Sábado” funciona hasta que el gimmick de la grabación se hace insostenible. De ahí se cae.
  • En la cama” tiene el mejor lip-sync de una canción de Supernova en la historia del cine.
  • Elena Anaya se come y le queda chica “La Memoria del Agua“.
  • Siento que el gran problema de “El Bosque de Karadima” es que lo eventos que expone son demasiado recientes. Quizás envejezca de gran manera, y la interpretación de Luis Gnecco pase a la historia del cine nacional.
  • Joven y Alocada” tiene el mejor uso de Javiera Mena y Engranaje Jack en una película.
  • ¿Johnny 100 Pesos? De Recoleta, cuna de grandes como René de la Vega, Erika Olivera, el Minero que trotaba, entre otros.
  • Kiltro” reafirma que la multiculturalidad es el gran activo para contar historias en Chile. Patronato nunca se siente caricaturesco mostrando el romance entre hijos de inmigrantes árabes y koreanos, porque es una locación y espacio real.
  • Sobre Ernesto Díaz Espinoza, su buena filmografía vale la pena ser vista. Es de los pocos que intenta capturar la esencia de la cultura popular chilena y trasladarla a sus personajes. Extrañamos su buen cine.
  • El Botón de Nácar” es una secuela espiritual de “Nostalgia de la Luz”, y narra otro de los crímenes de nuestro país: el exterminio de los pueblos originarios.
  • El Verano de los Peces Voladores” es una pincelada al conflicto en Arauco, con bonita fotografía, pero pareciera que la película no sabe qué es, si un coming of age o un drama propiamente tal.
  • Miguel San Miguel” debe ser de las que más quería ver en este listado, particularmente porque pasó desapercibida tanto en las salas como en mi repisa: la compré en DVD hace años y nunca me di el tiempo de verla. La película sirve a 3 maestros: ser una historia de origen de la banda, un relato personal centrado en el baterista Miguel Tapia, y un filme más sobre los duros años de represión en la dictadura de Augusto Pinochet, ambiente clave para lo que fue la banda. El problema es que en todos dichos planos la película logra cosas buenas, y cosas malas. Quizás el más logrado sea el relato familiar de Miguel Tapia, donde tanto sus padres y hermanos como su novia nutren al personaje y lo hacen el más desarrollado de la película. Pero con varias tomas que han sido saturadas por la televisión en torno a copiar siluetas de sus posters, como actuaciones que no destacan, la película siente un desgaste sobre las figuras de Tapia, González y Narea aún viéndola 5 años después de su estreno. De todas formas, pese a no tener algo destacable, funciona como una película musical y política, pero pudo ser mucho más.
  • El Año del Tigre” es dramáticamente discreta, donde su mérito (y gimmick) es haber sido filmada en las horas posteriores al terremoto del 27 de febrero en el centro-sur de Chile. Luis Dubó y Sergio Hernández le suben el pelo a un guión que en el mejor de los casos hubiese sido un capítulo más de Mea Culpa.
  • Post Mortem” es la segunda película de Larraín sobre el Golpe de Estado, de nuevo con un outsider en medio de un crimen (en esta caso, varios crímenes, pero uno en particular). Mario (Alfredo Castro) está obsesionado con su vecina Nancy (Antonia Zegers), días previos a la caída de Allende, donde Mario estará ocupado en su trabajo en la morgue, mientras la familia de Nancy es parte del Partido Comunista. En general todos los actores están en un tono alto, especialmente Amparo Noguera y Alfredo Castro, cuyos personajes, en mayor y menor medida, son motivados por sus deseos personales a la hora de enfrentar un escenario que no puede ser más de vida o muerte, tanto para ellos como para sus cercanos. Es una buena metáfora del individualismo que reinó ese tiempo, y tiene una escena impresionante donde Amparo Noguera se luce.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s