Kingsman: The Golden Circle (2017)

KINGSMAN: THE GOLDEN CIRCLE

País: USA
Año: 2017
Género: Acción
Duración: 141 minutos
Título en Español: Kingsman: El Círculo Dorado


Elenco: Taron Egerton, Colin Firth, Edward Holcroft,
Mark Strong, Hanna Älstrom, Julianne Moore, Sophie Cookson, 
Channing Tatum, Halle Berry, Pedro Pascal, Jeff Bridges,
Elton John, Bruce Greenwood.

Director: Matthew Vaughn 
Guión: Jane Goldman, Matthew Vaughn
Música: Henry Jackman, Matthew Margeson

Corría el año 2015 cuando, cortesía del director Matthew Vaughn, se estrenó “Kingsman: The Secret Service”, una muy libre adaptación del comic “The Secret Service” de Mark Millar y Dave Gibbons, centrada en una ficticia organización de espías que trabajaba para proteger al Reino Unido y al Mundo desde las sombras, de paso tomando la influencia notoria de James Bond y otras grandes franquicias de espías inglesas y adaptándolas al siglo 21 y a una calificación para adultos, mediante el uso de acción frenética, un oscuro sentido del humor, una dosis de crítica social y, sobre todo, una película con mucho corazón principalmente gracias a su foco en la historia de Eggsy (Taron Egerton) y Harry (Colin Firth). “Kingsman” fue un rotundo y sorpresivo éxito crítico y de taquilla, por lo cual pronto se anunció una secuela, a la vez que Millar ampliaba el mundo de su comic y lo incorporaba al universo que comparte con otras de sus célebres creaciones, como “Kick-Ass”, “Wanted”, “Nemesis” y “Huck”, entre otras.

Es así como, 2 años después, los agentes de Kingsman están de vuelta, esta vez en una cinta increíblemente autoreferente y que parte de la premisa de que su público objetivo es uno que vio y disfrutó de la primera parte, lo que es un arma de doble filo: por un lado, se opta por alienar a parte del público (puede parecer casi una perogrullada que para ver una segunda parte se requiera ver la primera, pero hubo gente que a la salida del cine no entendió cosas porque fue a ver esta película sin haber visto -e incluso ignorando- que había una primera parte), y por otro lado, la película ciertamente depende de haber disfrutado la entrega anterior, ya que básicamente “The Golden Circle” es “Kingsman” elevado a la máxima potencia, tomando todo lo de la cinta previa e inyectándole esteroides, lo que temáticamente se siente apropiado, considerando el involucramiento en esta oportunidad de “Statesman”, la contraparte norteamericana de la agencia inglesa, la cual es liderada por Champ (Jeff Bridges) y cuenta entre sus filas con los agentes Ginger Ale (Halle Berry), Tequila (Channing Tatum) y Whiskey (“nuestro” Pedro Pascal, uno de los MVP de la película).

Lo anterior deriva en una película dinámica y divertida, pero que gracias a su autoreferencia y tendencias a la exageración termina dando algunos pasos en falso que a ratos se ven exacerbados por lo larga de su duración y lo planos de algunos de sus personajes secundarios. Ahora bien, en defensa de “The Golden Circle”, se hace más que evidente que el director Matthew Vaughn y su producción están más que conscientes de estas deficiencias, y en lugar de tratar de ocultarlas o pasarlas por alto, terminan abrazándolas, lo que se hace palpable no sólo debido a la ya mencionada autoreferencia, pero también en el foco específico en un grupo de personajes que -con la excepción de la villana de turno y algunos de los agentes de Statesman- mayormente ya conocemos, por lo cual su caracterización pasa a ser más una extensión de la cinta anterior, lo que repercute en una serie de secundarios y personajes esporádicos de liviana, si no nula, profundidad. “The Golden Circle” sabe que su mayor atractivo son sus roles principales, y se mantiene apegada a esa visión. }

La historia en esta oportunidad tiene lugar tiempo después de los eventos de la cinta anterior, con un Eggsy, aka, Galahad completamente involucrado en el teje maneje de Kingsman en compañía de Merlin (Mark Strong) y Lancelot (Sophie Cookson), y con una vida personal envidiable gracias a su relación idílica con la princesa sueca Tilde (Hanna Älstrom), a quien recordarán de la particular escena final de la cinta anterior, lo que en parte es una buena corrección de curso por parte de la producción al decidir dotar de profundidad a un personaje que en la cinta anterior sólo estuvo presente para realizar una broma en una de las escenas que resultaron más controversiales.

Como dijimos, la película es muy autoreferente, y gran parte de esto se logra mediante una cuasi destrucción de muchos de los elementos de la cinta anterior, producto de un ataque que la organización sufre de parte de un misterioso cartel de la droga conocido como “El Círculo Dorado”, el cual es liderado por Poppy (la siempre carismática Julianne Moore), una obsesiva y psicótica “empresaria” obsesionada con la estética Americana de los años 50’s, quien pronto pone en marcha planes de dominación mundial. Es ante este escenario que Eggsy y Merlin deben huír de Inglaterra y buscar refugio en EE.UU. junto a sus primos de “Statesman”, lo que de paso los llevará a descubrir uno de los principales ganchos de esta película: Harry Hart está vivo tras los eventos de la primera cinta, sin embargo ya no es la persona que todos recuerdan.

Basados en esta premisa, “The Golden Circle” no olvida que, ante todo, es una película de acción, por lo cual no pierde tiempo en recordárnoslo constantemente en espectaculares setpieces que no defraudan, partiendo desde la persecución inicial de la película, pasando por una secuencia en los alpes italianos claramente inspirada en los filmes de Bond, y finalizando en el asalto final a la peculiar base de Poppy en Camboya. Y no bien a ratos el exceso de shaky cam puede resultar un poco exasperante (especialmente en el duelo final de la cinta), mayormente está bien utilizada para complementar el trabajo de cinematografía y coreografía de la cinta, de paso reconfirmando el talento de Matthew Vaughn para este tipo de cine.

Vale la pena mencionar también que la frenética acción en esta cinta nuevamente está puesta en servicio de la trama, mayormente del comentario social que se intenta hacer (en esta ocasión, centrado en el dilema sobre la legalización de las drogas y la forma en que éstas afectan a toda la población sin distinguir entre sexo, estirpe, raza o condición social, presentando además argumentos a favor de ambas posturas; y nuevamente en las aspiraciones siniestras de empresarios y políticos), y especialmente de sus personajes. Con un Harry ausente durante el primer tercio de la cinta, y luego “relegado” a un rol secundario, es Eggsy quien toma completamente las riendas del asunto y en este aspecto Taron Egerton no decepciona, ya que el guión lo posiciona en una nueva etapa de su vida en la que debe aprender nuevas cosas para tomar decisiones completamente distintas a la primera cinta, demostrando el crecimiento de su personaje y poniendo énfasis en que esta cinta es un nuevo capítulo en su vida.

Otro de los grandes ganchos de la película viene de la mano del esperable choque cultural entre los agentes de Kingsman y Statesman, lo que es constante fuente de humor y que refuerza la actitud, visión y crítica social que la primera cinta realizó de la alta sociedad inglesa, ahora trasladándolo a una agencia norteamericana que se presenta a sí misma como la viva imagen caricaturesca de como EE.UU. es visto en muchas partes del mundo, aunque marcando notorias diferencias con su contraparte inglesa (resalta inmediatamente a la vista lo claramente más diversa en su composición que resulta Statesman, por ejemplo).

Como mencionamos previamente, Taron Egerton, Julianne Moore y Pedro Pascal son las grandes figuras de la película, dotados de amplio carisma y presencia escénica, lo que a ratos opaca a otros personajes, no bien tanto Colin Firth como Mark Strong cumplen en sus respectivos roles. Quienes esperaban ver más de Jeff Bridges y Channing Tatum saldrán un tanto decepcionados, ya que no bien estos figuraban mucho en la campaña publicitaria (especialmente Tatum) en desmedro de Pedro Pascal por ej., sus apariciones en la película son casi cameos glorificados, especialmente Bridges.

Finalmente, “Kingsman: The Golden Circle” es una más que digna y entretenida secuela que, no bien ya no goza del factor novedad que ayudó mucho a la primera, pareciera no importarle mayormente. Es una cinta autoreferente y muy consciente de lo que funcionó y de lo que los más fanáticos quieren ver, descansando mucho en lo hecho en la primera parte (incluyendo una “recreación” con un twist de la escena del bar, y una “secuela espiritual” de la controversial escena final), pero sin tener problemas para desprenderse -e incluso destruir, literalmente- su pasado con tal de avanzar la trama y el camino de sus personajes. Y no bien no es una cinta exenta de problemas ni pensada en ser disfrutada por todos, es un bálsamo refrescante en un año que, en lo que a blockbusters respecta, a estado muy al debe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s