Princesita (2017)

 






Princesita.
Año: 2017.
Directora: Marialy Rivas.
Guión: Marialy Rivas, Camila Gutiérrez.
Producción: Juan de Dios Larraín, Pablo Larraín
Gastón Rothschild, Ignacio Rey, Alex Zito, 
Juan Pablo García, Fernanda del Nido.
Elenco: Marcelo Alonso, 
Fotografía: Sergio Armstrong.
Compositor: Ignacio Pérez Marín.
País: Chile, Argentina, España.
Duración: 78 minutos.

En un hermoso fundo del sur de nuestro continente vive Miguel (Marcelo Alonso), un carismático líder de una secta donde vive rodeado de hermosas personas, muchos de ellos hijos, y quien ha logrado, a costa de años de sacrificio, vivir una vida con paz y armonía lejos de las tentaciones del mundo externo. En base a la obediencia y autarquía, estamos ante un verdadero paraíso de puertas cerradas pero bajo un cielo abierto. Aprovechando la belleza de la naturaleza, Miguel engaña a sus seguidores haciéndoles creer que no debe haber mucho fuera de su hogar. Pero la tranquilidad que se ve por fuera contrasta, sin embargo, con el miedo que tiene Miguel a ese enemigo común a todos los hombres: el tiempo. Ya llegando a los 50, el líder entiende que debe existir alguien que proteja su legado. Alguien puro, criado y formado por él. La pieza maestra o cúlmine de un plan que viene tejiendo hace tiempo, representado en Tamara (Sara Caballero), una hermosa niña que está pasando a la adolescencia y quien espera, sea la madre del heredero. Tami es reconocida por todos dentro de la comunidad como la protegida, puesto que se ha ganado por su belleza pero que también debe luchar para proteger. Miguel le ha dicho claramente que en la vida nada es seguro, y que por el contrario, debe demostrar ser digna del rol honorario que le toca cumplir. Para ello, incluso, deberá vencer la tentación. Por primera vez Miguel permitirá a alguien de su grupo abandonar el hogar, y convivir en el mundo exterior. Tamara es incorporada a un colegio donde rápidamente se integra, pero que a la vez, le permite conocer una concepción distinta de la vida respecto a aquella bajo la cual ha sido formada. En un escenario más simple todavía, el colegio y sus integrantes representan todo lo que Miguel ha reprimido durante años a su protegida: el deseo, la provocación, la mentira, etc., todo en el contexto de quien abandona la niñez para siempre y pasa a ser una adolescente.

La película de Rivas descansa sin dudas en el gran personaje de Miguel. Es, por todos lados, un líder pefecto y muy seductor. La misma directora también coquetea con el personaje de Alonso, sea mediante la fotografía de Sergio Armstrong que seduce al telespectador (volviendo paradisíaca la secta y cercano a su líder), sino también mediante los potentes diálogos en los cuales muchas veces, Miguel tiene razón. Creo que la escena más fuerte en este sentido es la que se produce como consecuencia de la visita de la asustada profesora (María Gracia Omegna) a la casa de Tamara, pues algunas victorias -la mayoría diríamos- se construyen en base a la ignorancia de Tamara (como “advertirle” los cambios físicos y psicológicos que vivirá), pero otras son victorias de fondo, como demostrar lo frágil que es la confianza y cómo la gente de afuera, representada por la profesora, no tiene problemas en romperla (aunque en este caso, por un buen motivo). 

Siguiendo esta línea, Rivas también es clara en mostrarnos lo fácil que es construir este tipo de grupos. Toda mezcla en este tipo de recetas incluye una serie de revelaciones divinas (que vienen a ser las escrituras), un líder carismático como Miguel, y un grupo de personas atrapadas psicológicamente dentro de barreras no siempre físicas (como este caso). Un verdadero castillo perfecto pero con débiles cimientos, ya que en “Princesita” basta la natural inquietud de la juventud para derribarlo. No deja de ser simbólico que sea la atracción hacia un niño de la escuela lo que derribe a un verdadero Dios, y a partir de ese momento, se representen en Tamara todos aquellos pasos para salir del trance en el cual se encuentra: sentir ajeno el cuerpo de quien antes sentía como propio, cuestionar la obligación que nadie se acerque al grupo, dejar de gozar ser la elegida, etc. Basta, como señala la historia cristiana, una pequeña mordida a la manzana del Edén.

Pero la gran virtud de Rivas es tocar un tema tan complicado con el constante abuso sexual y psicológico de una menor de edad, de una forma que incomode al telespectador pero no le den ganas de abandonar la sala. Acá es muy sabia la decisión de narrar la historia de Tamara pero con una narradora adulta, lo que da cierta perspectiva a los hechos. En este juego que impide mantenerse indiferente frente al abuso, el público toma una postura, pero tal como los discípulos de Miguel, es seducido de tal forma que muchas veces pierde perspectiva. Así, por ejemplo, no dejas de admirar la belleza de Tamara, olvidando por momentos que es menor de edad. “Princesita” busca incomodar y lo logra con creces, aunque sólo cuando abandonas el trance, reflejado en su escena final, es que dicha incomodidad pasa a ser reproche. Sólo sin Miguel es que dejas de ser verdaderamente indiferente. 

En cuanto a los temas técnicos, “Princesita” es virtuosa en todos los sentidos. Presentada hace unas semanas en el Festival Interncional de Cine de Toronto y pasando antes por San Sebastián, “Princesita” es una película internacional en todo el sentido de la palabra. En esto se nota la mano de los hermanos Larraín que están tras la producción del relato. Rivas y su equipo entregan una cinta de muchos colores, de cuidada estética, donde todo se erotiza y cada capa se logra destacar hasta extremos. Creemos que existía muchas formas de hacer películas de sextas, y esta era la menos esperada. Una donde el público cae en la seducción del líder y por momentos quiere ser cómplice. Una donde sólo un final abrupto puede permitir abrir (verdaderamente), los ojos.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s