Arrow S06E02: Tribute

Tras un season premiere sólido pero decepcionante, resultaba interesante ver qué ocurriría con este segundo episodio, particularmente porque -considerando que el anterior trataba directamente con lo ocurrido en el final pasado-, estábamos ante una nueva oportunidad de darle un verdadero inicio a la temporada y ver en qué ámbitos la serie trataría de innovar y diferenciarse de sus temporadas anteriores.

Y no bien éste episodio había trascendido en redes sociales debido a la mención explícita a un tal Bruce Wayne -así como a su hogar en Gotham City-, más que dicha referencia, la verdadera fortaleza de este capítulo está dada por el inicio propiamente tal de las tramas de esta temporada, así como de un interesante cambio en las dinámicas de al serie producto justamente del cliffhanger anterior respecto a la filtración de la identidad de Oliver como Green Arrow.

Claro, considerando que Stephen Amell es la estrella del show, cuesta creer que su renuncia al manto de Green Arrow y la entrega del mismo a Diggle sean algo que vaya a durar mucho (las fotos de la filmación, por ejemplo, del crossover, ya muestran a Amell de nuevo en el traje del “arquero esmeralda”); pero aún así, es una premisa interesante de explorar, no sólo por una bajísima posibilidad de que estos cambios pudieran durar -uno nunca sabe-, pero también por la forma en que el show busca explorar diferentes alternativas y pasos para sus personajes, lo que se vuelve necesario para refrescar la narrativa tras 6 temporadas y más de 100 capítulos. Y bajo ese panorama, lo cierto es que ver a los personajes tratar de tener algún semblante de vida normal entre la acción heroica no suena una mala idea.

Un buen ejemplo de estos cambios y posibilidades está dado a lo largo de todo el arco de Felicity y Curtis en este episodio, el cual inicia con una interrogante un poco inocente, pero que se presta para una discusión interesante: ¿De qué viven nuestros personajes? Puede parecer algo extra y casi irrelevante, pero considerando el foco de la serie en la acción y los problemas y dilemas de los personajes, dicha faceta se dejó de lado con el tiempo; es por esto que tener una respuesta variada a esto (René trabaja para la municipalidad, Dinah es policía, Diggle vive del sueldo de Lyla como directora de A.R.G.U.S., Curtis está haciendo trabajo freelance debido a que no aceptó compensación económica en el divorcio con Paul, y Felicity vive de lo que le queda de la indemnización de Palmer Tech) es importante no sólo para reforzar la credibilidad en la serie, pero también porque pasa a formar parte de la trama misma del episodio -y de la serie de ahora en adelante-, ahora que sabemos que Felicity y Curtis se han asociado para ganar dinero gracias al algoritmo que diseñaron para probar que la foto de Oliver estaba trucada y a la labor realizada para tratar de dar con Anatoly y sus rehenes markovianos.

De nuevo, puede parecer un cambio menor y casi inofensivo, pero no deja de ser importante porque está demostrando que la serie está dispuesta a realizar modificaciones en esta temporada, y si bien no están a la altura de lo que se podía desprender del final de la temporada anterior, al menos si se siente una sucesora del espíritu de querer probar algo distinto. No, probablemente Diggle no será Green Arrow por el resto de la serie, y no, de pronto el show no se volverá un programa respecto a la vida laboral ordinaria de los personajes; mas estas menciones sirven para reforzar un aura de realismo que se había extraviado un poco en las últimas temporadas, y claro, como una forma de experimentar que, por lo demás, fue bastante entretenida, sea que sólo será por este episodio, o por un tramo de la temporada.

Todo lo que hemos mencionado contribuyó a que “Tribute” fuera un muy buen episodio, que divide su tiempo en lo familiar de forma autoreferente (las menciones a las veces que Oliver ha sido “descubierto” son tantas, al punto que todos ya tienen una rutina respecto a qué hacer al respecto), lo exploratorio – la ya mencionada trama de Felicity y Curtis, adornada con un gran diálogo por parte de los 2 nerds residentes del bunker-, y lo novedoso, donde destaca no sólo la exploración de la relación padre-hijo entre Oliver y William, pero también lo que está ocurriendo con Diggle y las, hasta ahora, desconocidas secuelas de lo que pasó en Lian Yu. Esto último es relevante no sólo porque sacan al personaje de David Ramsey de su zona de confort -de paso, dándole más (merecido) tiempo en pantalla-, pero además profundizan el drama, considerando que éste acepta la oferta de Oliver de ser su sucesor como Green Arrow, pese a que su maestría con el arco no está al mismo nivel, y a que está sufriendo problemas que sólo Dinah conoce (y todo esto sin mencionar que Diggle también tiene un hijo, por lo cual será otra contrapartida interesante con Oliver, así como algo que seguramente levantará sus propios problemas y dilemas morales).

Entre todo el drama que tienen Diggle y Oliver, y las demás labores del episodio, quizás la que más se siente perdida entre la trama es Dinah. La semana pasada habíamos mencionado que parecía que la serie la está posicionando en un rol como la “mamá” del grupo, y eso ciertamente se vio reflejado esta semana en cuanto a sus interacciones con Diggle. Y pese a lo bien que funciona Juliana Harkavy en esa función, resulta evidente que le falta algo al personaje, no sabemos si por la ausencia de Black Siren en este episodio -y la obvia rivalidad entre ambas- o si acaso es otra cosa (tampoco ayuda mucho que algunas de las reacciones de Dinah hacia Digg fueran diametralmente opuestas a la comprensión exhibida hacia Quentin la semana pasada).

Pese a esto, el balance es mucho más positivo que negativo, ya que este episodio no sólo se sintió como el verdadero inicio de la temporada -de paso despejando las dudas que dejó el capítulo anterior-, pero además capitalizando algunas de las promesas sobre cambio que la serie había enunciado, todo gracias a una mezcla casi perfecta entre drama, acción y humor (básicamente los elementos que han hecho que el “Arrowverse” sea tan exitoso como lo ha sido). Si a esto sumamos la introducción de nuevos personajes como la agente del FBI Samandra Watson (Sydelle Noel), o el retorno de algunos clásicos como Anatoly, entonces el resultado es un muy buen capítulo que muestra promesa de cara a lo que esta sexta temporada nos pueda entregar.

Notas al cierre:

  • Hablemos ahora de lo que más ruido hizo en la previa: Bruce Wayne. Convengamos que ya sabíamos que en este universo el personaje existía (recordemos la fusión entre Wayne Enterprises y Queen Industries en el diario del futuro de la primera temporada de “The Flash”), y las menciones al rincón de Batman del universo DC han abundado (no sólo villanos como Ra’s al Ghul, pero el cameo de Harley Quinn o las visitas a Blüdhaven, la ciudad hermana de Gotham). Aún así, la mención expresa de uno de los 3 personajes más importantes de DC no sólo es una especie de premio, pero también una muestra más de que el uso de personajes se está relajando luego de la reestructuración experimentada luego de los fracasos críticos de “Batman v. Superman” y “Suicide Squad”. DC/WB quieren potenciar todos sus personajes, y ya han demostrado no tener problemas en hacer convivir distintas versiones de los mismos roles: lo vemos con 2 versiones distintas de Flash -y específicamente de Barry Allen- (Grant Gustin y Ezra Miller), con 2 Superman distintos (Henry Cavill y Tyler Hoechlin), 2 Deathstrokes (Manu Bennett y Joe Manganiello), incluso 2 Bruce Waynes si somos específicos (Ben Affleck y David Mazouz), y con varios personajes más. Pero ahí donde antes parecía que la TV servía como laboratorio para dar lugar a la pantalla grande (como ocurre con el Suicide Squad de “Arrow” y la posterior muerte de casi todos los personajes para dar lugar a sus versiones fílmicas, como pasó con Deadshot y Amanda Waller), ahora se nos da a entender que los inconvenientes ya no serían a tal escala. No, no apostaríamos a que veremos a Batman pronto en alguna de las series que componen este universo televisivo, pero ahora por primera vez, tampoco descartamos que algún día no ocurra.
  • Este episodio no tuvo ningún flashback.
  • Pese a que la foto resultó estar trucada, no podemos si no aventurarnos a creer que quien lo hizo fue el personaje de Michael Emerson.
  • No lo habíamos mencionado, pero el nuevo traje de Black Canary está basado en el traje que utilizó en los comics durante la primera parte del período de The New 52.
  • El capítulo terminó tan interesado en lo que ocurría con Oliver y la revelación pública de que la foto estaba trucada, que la muerte de uno de los inversionistas de Markovia ni siquiera se mencionó.
  • La intro cambió y ahora se asemeja más a la de “Legends of Tomorrow”, mostrando los logos de todos los héroes que son parte del “Team Arrow”.
  • Pese al quiebre entre Curtis y Paul la temporada pasada, no recuerdo que se hubiera mencionado expresamente antes de este episodio que se habían divorciado.

Photo: Robert Falconer/The CW — © 2017 The CW Network, LLC. All Rights Reserved.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s