La Isla de los Pingüinos (2017)




La Isla de los Pinguinos.
Año: 2017.
Director: Guille Söhrens.
Guión: Javiera Moraga, Javier Muñoz, Guille Söhrens.
Producción: Edu Gana, Ana Belén Asfura.
Elenco: Lucas Espinoza, Rallen Montenegro, Juan Cano,
Paulina Moreno, Germán Diaz.
Fotografía: Gustavo Uribe, Pablo Ramírez.
Sonido: Gabriel Garrido.
Música: Andrés Valdebenito.
País: Chile.
Duración: 105 minutos.

Guille Söhrens apareció en nuestro radar hacer 2 años en SANFIC, con una notable película que pasó desapercibida para muchos. “El Último Lonco” contaba la historia de un retraído conserje que por las noches personificaba, en aquel circense mundillo que es la lucha libre nacional, a una leyenda de los rings: el último Lonco. Junto a los conflictos propios de su vida fuera de las luces, el personaje principal lidiaba además con una lucha generacional, pues luego de casi 20 años combatiendo para sus fanáticos, la llegada de nuevas generaciones amenazaba su reinado y también su legado. Precisamente la idea de nuevas generaciones se repite en la nueva cinta de Söhrens, quien esta vez decide construir su historia a partir de un hecho por todos conocidos, la revolución pingüina del año 2016, donde un grupo de jóvenes, una nueva generación, buscaba instalarse en el debate público nacional cuestionando un modelo educacional ideado en dictadura y que tras 15 años de democracia, se encontraba más vigente que nunca.

El Liceo Pedro Torres era un establecimiento particular subvencionado con una fuerte carga política. Liderados por Laura (Rallen Montenegro) y el comandante Paredes (Juan Cano), buscaban ser el primer colegio no-público que optaba por la toma como forma de manifestación. Ambos representaban distintos liderazgos. Mientras Laura reflejaba la construcción de un líder desde las bases, Paredes, en cambio, participaba en las Juventudes Comunistas desde hace años y buscaba, a través de la toma, posicionarse dentro de su partido. Como presidenta y vicepresidente del Centro de Alumnos respectivamente, fueron capaces de convencer a una parte del estudiantado que en específico en el Pedro Torres, reflejaba la variedad de la sociedad chilena. En la toma participaba el Guatón (autonombrado la parte ideológica de la toma), Javi Frutas (la típica guapa pero desinformada estudiante), los punketas, los hermosos (aquellos que iban a la toma sólo para poder dormir con la polola, etc). Pero entre todas las figuras, quien menos se esperaba que asistiera era Martín (Lucas Espinoza), otro retraído personaje que gozaba de hacer películas artesanales pero que pocos conocían. Calladamente, el personaje de Martín va tomando forma en la película pero también la toma para sus compañeros, en especial para Laura, quien parece olvidar que hace muchos años fueron amigos en un Constitución que se observa muy lejano, volviéndose un elemento fundamental de la toma. Siendo este el equipo, Laura y compañía intentarán mantener a flote la toma, cuando parecen recibir balas desde todos lados, tanto por el desgaste propio del movimiento, como por fuerzas externas que buscan, a través de la violencia, perpetrar un modelo que ha exprimido hasta la última gota a los jóvenes chilenos. Hablamos, especialmente, de los sostenedores.

Como toda película, “La Isla de los Pingüinos” tiene cosas que nos gustaron y cosas que no. Dentro de sus virtudes, está tomar este hito importante en la historia reciente nacional, con el que todo el público se identifica. Es imposible, para quienes participaron del movimiento, no verse reflejado en alguno de los personajes de la toma, ni poder ponerle “cara” a algunos amigos con los otros. Todos tienen su representación, y ello explica, en gran parte, la notable acogida que tuvo en FICValdivia. El Guatón, Paredes, Laura, no son desconocidos para el público. Son mas bien, personajes que no necesitan presentación. En este mismo sentido, otro punto alto es que, pese a la multiplicidad de personajes (podemos hablar fácilmente de 5 o 6 principales), la película logra que el público pueda interiorizarlos y acogerlos. La línea de discursos de cada uno es una con la que es fácil conectarse, sea porque te identificas con el resultado que sale desde sus bocas, sea porque algunos hacen un viaje emocional propio de la intensidad de la adolescencia, con el que es fácil sentir empatía. Paredes y Javi Frutas representan distintas caras de la misma moneda en este sentido. Finalmente, “La Isla de los Pingüinos” es también un rescate de las figuras de “rol” (no protagónicas) en los movimientos sociales. En el Pedro Torres todos tienen una misión que cumplir, y su aporte se entiende valioso. Esto enfrentando estereotipos y prejuicios propios de nuestra sociedad, y en especial, de nuestros jóvenes.

Dentro de lo débil, creemos que la apuesta por transformarlo en una especie de comedia norteamericana es algo cuestionable. Si bien el dicurso o relato es propio, las dinámicas que se dan dentro de la toma parece una verdadera extensión de clásicos como “The Breakfast Club”. En este sentido, el componente universal de la historia (problemáticas propias de la adolescencia o el tránsito a la definición de personalidades) son presentados de una forma que termina por comerse el componente nacional del relato. Esta herramienta, que sin dudas los beneficiará en cuanto tener acogida en públicos internacionales, hace que para el público chileno parezca que algo no está pegando bien. Otro punto débil es la forma en que se presenta la problemática con el sostenedor (en una “negociación” que sobraba), o el desenlace del personaje de Paredes, quien termina siendo excluido por ser el que militaba. Si bien es cierto que, en la figura del primo de Paredes vocero del Instituto Nacional, se presenta una crítica fuerte a la política partidista que busca tomarse el discurso de los colegios, lo cierto es que el auge y caída de Paredes se ve, desde fuera, un poco apresurado. Con todo, pese a estas observaciones más o menos justas que podemos realizar al segundo proyecto de Söhrens, lo cierto es que en el público de FICValdivia, “La Isla de los Pingüinos” tuvo una interesantísima acogida, por lo que es tarea de cada uno formarse una propia opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s