“Your Name”, la gran película del 2017 que probablemente no has visto

Comentamos una de las películas que encabeza nuestros rankings de lo mejor del año.

“Kimi no na wa”, título original del último filme de Makoto Shinkai, cuenta con dos barreras de entrada a la hora de hablar de ella: primero, es un animé, que para muchos le quita peso a la hora de ponerla en la misma balanza que otros estrenos comerciales occidentales, pero no para nosotros; segundo: es muy complicado hablar de su trama sin spoilers.

Lo que podemos decir de “Your Name”, sin miedo a arruinar la experiencia de verla sin saber mucho, es que es una película de fantasía/ciencia ficción sobre dos personajes que cambian cuerpos. En el primer acto, Mitsuha y Taki deben lidiar con el extraño suceso que les ocurre, donde la muchacha acostumbrada a la vida rural, debe asumir el diario vivir de un muchacho de secundaria en Tokio, y viceversa. Con el correr de los minutos no solo se vuelven muy buenos en vivir la vida del otro, sino que logran buena afinidad con los cercanos de su contraparte, llegando a influenciar positivamente en sus vidas paralelas.

Entre todo este embrollo, Mitsuha debe asumir su rol como heredera de una familia con alta tradición espiritual, que en la víspera de un festival local la lleva a realizar distintas ofrendas a los dioses. La venida de dicha celebración coincide con el avistamiento de un cometa por los cielos de Japón, algo que es clave en medio de la trama de la película.

Antes de entrarnos en la porción de spoilers, vale decir esto: los méritos de Your Name están en su increíble trabajo integral. De partida, la animación es preciosa, el uso de colores y efectos de luces encandila y hace olvidar por completo que estamos viendo una película animada. La banda sonora de Radwimps, en especial los temas “Date” y “Sparkle”, es espectacular. La historia no solo es interesante, es fiel con la identidad del director, no sin dejar de ser universal. La forma en que ambos personajes se vuelven interesantes es un mérito completo del guión, que además sabe utilizar cada momento para hacer que la película cambie rápidamente de intensidad y tono, y especialmente su tercer acto se vuelva, probablemente, de los mejores que haya visto. La película logra algo tan extraño al contrastar lo que se sintió en los primeros 30 minutos de la cinta, y en los últimos 30, una sensación de haber visto dos películas totalmente distintas, hiladas por el sentido de hacer a Mitsuha y Taki personajes inolvidables.

De aquí en más, spoilers.

Creo que lo más memorable de “Your Name” es la numerosa cantidad de sensaciones por las que se pasa mientras la vemos. De la comedia de sus primeros minutos, a la desesperanza que sentimos al saber que Mitsuha no solo se comunica con Taki en el espacio, sino que en el tiempo, con el oscuro toque de que la muchacha y todo su pueblo fue destruido por un fragmento del cometa. Y luego, la esperanza. El viaje de Taki para recuperarla, y el amor que se forma entre ambos en el camino. La escena que ambos comparten en la cima del volcán donde Taki depositara y bebe el kuchikamizake de Mitsuha, es sin dudas la mejor escena que he visto este año.

Desde el comienzo la película abraza la idea de contarse como esos sueños de los que uno espera nunca despertar. De abrir con un tramo de alegría, y desde ahí, despertar en la profunda frustración. La diferencia acá es que Taki sabe que hay algo de verdad en lo que vivió, pero las reglas del viaje en el espacio/tiempo hacen que el muchacho no pueda recordar detalles clave de su experiencia, partiendo por el nombre de Mitsuha. La simbología y uso del listón que teje Mitsuha, y el kuchikamizake, permiten a Taki mantener la conexión con ella, cumpliendo con una profecía perdida en la familia de la joven que permitiría salvar las vidas de los habitantes del pueblo.

Tuve la oportunidad de ver Your Name con público, gracias a una naciente intención de Cinemark Chile de proyectar más animé en un país que consume mucho material venido de Japón, y debo decir que durante los últimos 40 minutos de película el público conecta con la historia como pocas veces pasa en el cine. No solo el momento en que Taki le escribe “Te amo” en la mano a Mitsuha, para desaparecer en el atardecer, sino que la tensión que se vive en la incertidumbre de si el plan funciona, así como esos últimos 5 minutos de frustración en torno a saber del destino de los personajes, hacen que la experiencia de haber vivido Your Name en sala se equipare a Mad Max: Fury Road, en el sentido de la presencia de una audiencia aporta a lo que propone la película. Y así como en 2015, donde Fury Road fue la película del año, me aventuro a decir que Your Name es la película del año. Hasta ahora.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s