Justice League (2017)

JUSTICE LEAGUE

País: USA
Año: 2017
Género: Acción, Superhéroes
Duración: 121 minutos



Elenco: Ben Affleck, Gal Gadot, Henry Cavill, Ezra Miller,
Jason Momoa, Ray Fisher, Jeremy Irons, Amy Adams, Diane Lane,
Ciarán Hinds, Connie Nielsen, Amber Heard, J.K. Simmons,
Jesse Eisenberg, Joe Manganiello.

Director: Zack Snyder 
Guión: Zack Snyder, Chris Terrio, Joss Whedon
Música: Danny Elfman

Es complejo hablar de “Justice League”, lo más nuevo en el universo fílmico de DC Comics -y el esperado debut en la pantalla grande del más importante equipo de superhéroes de la narrativa gráfica-, sin hacer mención a la cantidad de problemas a los que se enfrentó la producción. Partiendo por la mayormente negativa recepción crítica de “Batman v. Superman” y “Suicide Squad”, y la posterior aclamación y éxito de “Wonder Woman”, los ejecutivos de WB/DC, y específicamente Jon Berg y Geoff Johns, los ahora supervisores del universo fílmico, debían tomar decisiones importantes. El tono sombrío, oscuro y marcadamente más serio que había propuesto Zack Snyder desde “Man of Steel” había sido el gancho que el estudio había tomado para hacer frente a Marvel y tratar de alcanzar el éxito de la subsidiaria de Disney; y no bien el rédito económico siempre estuvo garantizado, éste nunca fue el que el estudio esperaba. Si a esto sumamos el momento bisagra que implicó “Wonder Woman”, una de las mejores películas de superhéroes de la historia, y la gran cantidad de dinero que ingresó a las arcas de Warner, entonces estaba claro que había que hacer cambios a la fórmula, tratando de devolverle el humor y el color a un universo que se había mostrado intencional y moralmente gris.

Y no bien desde sus primeros adelantos, se notaba que “Justice League” era un giro en la decisión correcta, la producción enfrentaría otro golpe significativo, luego de la salida de Zack Snyder en el proceso de producción producto del lamentable suicidio de su hija, lo que llevó a WB a contactar a Joss Whedon, el director de “The Avengers” y que se encuentra preparando una cinta sobre Batgirl, para que se hiciera cargo de la edición de la cinta, además de encabezar los reshoots destinados a aligerar aún más la película.

Estando entonces ante una película que es decisivamente producto de 2 visiones direccionales contrapuestas, es razonable que existían inconvenientes que eran esperarables, como suele ocurrir en estos casos. Por lo mismo, la interrogante en el aire apuntaba a determinar si “Justice League” no sólo estaría a la altura de lo que los fans esperan, pero también si podría continuar la reivindicación que el universo fílmico de DC espera tener ante los ojos masivos, más considerando las circunstancias que dieron lugar a su nacimiento.

Y lo cierto es que, al menos en principio, la película logra parte de su cometido. No, no está a la altura de “Wonder Woman” -y en ese sentido, es razonable que muchos se puedan desilusionar-, pero estando conscientes de su carácter de película de transición que busca poner término a una etapa oscura, y traer una nueva plagada de esperanza (tanto en la narrativa, como fuera de ella), la película funciona como la corrección de curso que Warner esperaba. Obviamente no está exenta de problemas, los cuales abundan, sin embargo, el balance al final debería ser positivo no sólo porque estamos ante una película extremadamente entretenida, sino también porque aquellas cosas que sí funcionan, lo hacen muy bien, lo que debería dejar a varios contentos, especialmente a los más fanáticos. 

La trama de la cinta es una muy débil y genérica, lo que funciona tanto como una excusa para reunir a nuestros héroes, como un intento por desligarse de los pecados cometidos previamente. El catalizador de todo esto es Steppenwolf (voz de Ciarán Hinds), uno de los generales de Apokolips que se encuentra desterrado de su mundo luego de que, hace 5000 años, una poderosa alianza de humanos, amazonas y atlantes (con ayuda de dioses y héroes, en una escena cargada de easter eggs) lo derrotaran en sus intentos de conquistar la Tierra y reclamarla para Darkseid. Steppenwolf ha regresado debido al clima de inseguridad y miedo que se siente en todo el mundo luego de la muerte de Superman (Henry Cavill), por lo cual envía a sus legiones de parademons para dar con el paradero de las 3 mother boxes que abandonó en el pasado, que actúan básicamente como mcguffins de infinito poder que el poco definido villano debe encontrar, para tratar de recuperar su lugar entre los Nuevos Dioses mediante la conquista de nuestro planeta.

Es una trama bastante simple, y que descansa sobre un villano bastante genérico que no aporta mucho a ésta (y da la sensación que Whedon la depuró hasta su más simple esencia); sin embargo, es la excusa para que Batman (un notoriamente desganado Ben Affleck) y Wonder Woman (Gal Gadot, la MVP del universo de DC) pongan en marcha sus planes para reclutar un equipo que pueda defender al planeta de la amenaza que se avecina. Claro, si logran convencer primero a Barry Allen/The Flash (Ezra Miller, la gran revelación de la cinta), Arthur Curry/Aquaman (Jason Momoa) y Victor Stone/Cyborg (Ray Fisher, con una sólida labor, aunque es el más débil del elenco principal -por culpa del material más que del actor-).

Este último punto importa porque son estos personajes, las relaciones entre ellos y la química del elenco, lo que termina elevando a “Justice League”, y es donde más se nota el trabajo de Whedon (pese a que la película es bastante uniforme, es fácil notar quién dirigió qué en secuencias específicas) y su característico humor y diálogo. Claro, la cinta pasa muy rápido sobre las motivaciones e historias de cada uno de sus nuevos personajes (una mezcla entre asumir que el público conoce sus historias, y esperar generar suficiente expectación para enganchar a la gente para esperar las futuras películas centradas en cada héroe de forma individual), por lo cual esa aparente falta de motivación e información puede ser un problema, específicamente cuando, con excepción de Flash, tanto Aquaman como Cyborg no son personajes completamente formados. Aún así, la película está al tanto de que sus personajes son su mayor fortaleza, y en este sentido, logra convencernos con su tono transicional, de que se vienen grandes cosas para estos héroes (aunque cuánta paciencia habrá que tener para esperar, dependerá ya de cada uno).

Otro gran triunfo en la cinta es el retorno de Superman (un “spoiler” que no debería sorprender a nadie), especialmente porque su aparición gatilla un cambio más optimista en la narrativa, haciendo eco de lo que la película debe lograr en el mundo real. Claro, también ayuda el hecho de que ésta película tiene a Superman actuando como se supone que debería -tomó 3 películas, pero por fin Henry Cavill puede hacerle justicia al verdadero espíritu del personaje-.

Pasando a los aspectos técnicos, hay que decir que la película es bastante irregular, lo que sorprende bastante para un blockbuster con el presupuesto de éste. Hay escenas, como tras la resurrección de Superman donde la pantalla verde se hace demasiado evidente; a la vez que existe un CGI que es bastante fluctuante, teniendo puntos muy bajos en algunas escenas donde tanto Cyborg como el mismo Superman se ven perjudicados (a veces es demasiado notorio el trabajo digital hecho para borrar el bigote que Henry Cavill tenía durante los reshoots y que no podía afeitarse debido a su trabajo en la próxima entrega de “Mission Imposible”).

Otro aspecto al debe se relaciona con cierto trabajo de cámaras, especialmente respecto a los personajes femeninos, lo que se siente un notorio paso hacia atrás tras la labor increíble de Patty Jenkins en “Wonder Woman” donde no se sexualizó innecesariamente a los personajes.

Respecto a la banda sonora, la labor de Danny Elfman es sólida y correcta, más considerando que tuvo que llegar casi de emergencia para reemplazar al renunciado Junkie XL. Aún así, dice mucho que los momentos más icónicos, musicalmente hablando, sean aquellos donde la cinta reutilizó tanto el tema de Batman compuesto por el mismo Elfman para las cintas de Tim Burton, como el clásico tema de Superman de John Williams.

En definitiva, “Justice League” es una película imperfecta, pero que entretiene mucho (las 2 horas se pasan volando), y que cumple mayormente su objetivo de corregir el curso del universo fílmico de DC. Su trama y villano podrán ser simples y genéricos, pero sus personajes principales son su mayor capital, lo que nos deja optimistas de cara al futuro de la franquicia, más considerando que las próximas cintas versarán sobre muchos de éstos, mientras que otros como Superman por fin se ven reivindicados en pantalla. A la hora de balances, creemos que es favorable.

Les recordamos también el quedarse hasta el final de los créditos, porque hay 2 escenas en éstos, cargadas de fan service, y una de las cuales deja claro hacia donde apuntará el futuro de la franquicia.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s