Arrow S06E08: Crisis on Earth-X, Part 2

Al igual de lo que mencionamos al hablar de la primera parte de este crossover, esta segunda porción de “Crisis on Earth-X” funciona bajo la misma estructura, a saber, este evento es básicamente una película dividida en 4 partes donde las tramas individuales de cada show son puestas en servicio de la narrativa general. Para el caso de “Arrow” esto significa, fuera del papel protagónico de Oliver y Felicity, que las demás tramas de la temporada se ven dejadas casi completamente de lado, al mismo tiempo que sus demás personajes tienen breves apariciones en esta segunda parte.

Por lo mismo, y como sostuvimos en la reseña de “Supergirl”, es complejo analizar estos episodios como capítulos de sus respectivas series, porque son más bien partes en un todo orgánico, que piezas en el engranaje de sus respectivas temporadas. Esto no significa que sus tramas no salieran a colación, pero obviamente en menor medida, con todo lo que esto significa.

Lo anterior significa que esta segunda parte tiene una tarea interesante, ya que no sólo debe continuar desarrollando la trama iniciada en “Supergirl”, pero también debe hacerse cargo del desarrollo de personaje de todas las series -con énfasis en “Arrow”-, a la vez que debe dejar suficientes cosas en el aire para que “The Flash” y “Legends” se hagan cargo. Y claro, para condimentar todo lo anterior, es necesaria una gran dosis de espectáculo y grandilocuencia para igualar lo hecho en la primera parte, y seguir manteniendo el crossover a la altura de las expectativas. En este sentido, esta segunda parte cumple con todo lo anterior, aunque no sin uno que otro leve problema.

Partiendo la reseña por lo más relacionado con “Arrow”, es imposible no comenzar por la revelación de que Prometheus de Tierra-X era Tommy Merlyn (Colin Donnell). Hace mucho tiempo que varios esperaban algún tipo de retorno del actor a la serie desde que su personaje muriera en la primera temporada, y dejando de lado la versión digital que vimos en el crossover del año pasado, no eran pocos los que querían que Prometheus de Tierra-1 hubiera sido Tommy en lugar de Chase. Por eso, la importancia en la presencia de esta versión nazi de Merlyn que, fuera del fan service y el factor shock para todos, principalmente Oliver, radica justamente en el contenido emocional que tiene su presencia y sus revelaciones respecto al plan de los invasores de Tierra-X (el mundo 53 del multiverso, un lugar tan oscuro y despreciado -porque nazis-, al punto que su existencia muchas veces es omitida del multiverso conocido).

Luego del suicidio vía cianuro de Merlyn, resulta claro que los invasores nazi están aquí para conquistar la Tierra. Pero aquel objetivo no es el único -no bien es la prioridad, por ejemplo, para Thawne por una cuestión de venganza-; no, hay algo más: Overgirl se está muriendo producto de un exceso de absorción de radiación solar, por lo cual los nazis necesitan de un macguffin conocido como “Prisma”, que les permitirá simular la energía de un sol rojo para poder sacarle el corazón a Supergirl y trasplantarlo a su doppelganger malvada.

Pese a estos componentes más personales y a la miríada de rostros conocidos, lo cierto es que aún así la motivación de los nazis es bastante simple (más allá del hecho de que son nazis, con todo lo negativo que eso implica). Claro, hay un punto que se está haciendo respecto al debate entre naturaleza vs crianza, y a lo que dijimos en la reseña anterior, sobre contrastar la esperanza y el amor de un mundo, contra el odio y la violencia de otro. Ahí donde Dark Arrow, Overgirl y cía ven una notoria debilidad en las conexiones humanas que sus opuestos han forjado (pese a que los mismos Kara y Oliver de Tierra-X están casados); nosotros, y nuestros héroes, vemos su gran fortaleza. Esto se hace más obvio al analizarlo bajo el contexto de lo que ha ocurrido estas temporadas, tanto en “Supergirl” como en “Arrow”, donde los temas generales justamente se han referido a estos vínculos en la vida de Oliver y Kara, donde el primero ha aprendido a abrirse más y acercarse a la gente gracias a la presencia de William en su vida y a la renuncia temporal de ser Green Arrow; mientras que la segunda, no bien ha mantenido su apego hacia su grupo cercano, sí ha experimentado un cierto cierre emocional producto de todo lo ocurrido con Mon-El, que ha derivado en que el personaje de Melissa Benoist le dedique más tiempo a ser Supergirl que a ser Kara Danvers.

Como si lo anterior no fuera suficiente, también está todo el drama sentimental entre Oliver y Felicity producto de la decisión de ésta última de no querer casarse, debido a que no quiere perder lo que tienen actualmente, esto debido a que la vez pasada que se iban a casar terminó siendo atacada por Damien Darhk (que la dejó temporalmente paralizada), en lo que fue el primer paso del quiebre de una relación que ambos se demoraron años en reparar. Es comprensible la reticencia de Felicity, y no bien Oliver finalmente respeta su decisión de no casarse, está más que claro que no será lo último que veremos de esta trama. Mal que mal, parte del crossover está empeñado en mostrarnos como nuestros héroes ven sus relaciones y conexiones humanas estiradas hasta el posible punto de quiebre: no son sólo Oliver y Felicity, o el matrimonio de Iris y Barry, pero también lo vemos en lo que ocurre con Stein y Jefferson, en una Alex que se divide entre la culpa por su encuentro con Sara, y sus lamentos respecto a haber hecho lo incorrecto respecto a Maggie, y así sucesivamente. Considerando la decisión de la producción de enfatizar que las conexiones de nuestros héroes son su mayor fortaleza, entonces tiene sentido poner dichas conexiones a prueba, con tal de que salgan fortalecidas al final de todo esto.

Photo: Jack Rowand/The CW — © 2017 The CW Network, LLC. All Rights Reserved

Teniendo en cuenta que estamos en un crossover de esta magnitud, el espectáculo visual también debía estar a la altura de las circunstancias. Y no bien ninguna de las secuencias estuvo a la altura del duelo en la iglesia del capítulo anterior, sí vale la pena destacar tanto la escena de Oliver, Kara y Barry en el rescate al edificio, como el duelo en la bodega, que contó no sólo con el debut de la versión de Tierra-X de Metallo, pero que también tuvo un momento tan innecesario, pero tan bien ejecutado, que terminó sumando, y mucho, a la escena. Nos referimos obviamente al momento donde toda la acción de la batalla se refleja en los ojos de Oliver.

Finalmente, los villanos ganan la noche, y con el Team Arrow + Heatwave y Killer Frost incapacitados en S.T.A.R. Labs, los nazis proceden a llevarse al resto del equipo a la Tierra-X, donde son internados en un campo de concentración, mientras Kara no parece estar por ninguna parte.

Hasta ahora, “Crisis on Earth-X” ha cumplido las expectativas; y no bien no ha estado exento de algunos problemas, el puro factor espectáculo y diversión ha logrado subsanar esas deficiencias y sacar adelante todo el asunto. Ahora queda esperar que la segunda mitad, dividida entre “The Flash” y “Legends of Tomorrow” esté a la altura de las circunstancias.

Notas al cierre:

  • Quizás la mayor incógnita del episodio vino dada en aquel momento donde Oliver reveló tener flechas con puntas de kryptonita. Fuera de emular a Batman respecto a su plan de contingencia por si alguna vez les tocaba enfrentar a Kara, quizás la mayor interrogante está dada respecto al dónde consiguió Oliver el material para fabricarlas. La respuesta más obvia debería venir de la explicación dada por Wells, donde revela que todos los universos tienen su propia versión de Kryptón. Sin embargo, considerando que la kryptonita proviene del mismo planeta, la única forma de conseguirla es que el Kryptón de Tierra-1 hubiera explotado, lo que obviamente levanta una serie de preguntas, partiendo por la más obvia ¿Dónde están entonces Superman y Supergirl de Tierra-1? Dejando de lado otras posibles explicaciones, esperamos que el crossover explique esto de alguna forma.
  • Pese al one-liner y a la espectacular entrada de Mister Terrific, Black Canary y Wild Dog, lo cierto es que el resto del Team Arrow se sintió poco aprovechado en este episodio. A ver si se reivindican más adelante, en la esperada confrontación entre todos los héroes en contra de las fuerzas nazi.
  • La escena donde Kara y Barry deben esperar la llegada de Oliver producto de su falta de súper velocidad es uno de los puntos más altos del episodio.
  • La empresa que había fabricado el prisma llevaba por nombre “Dayton Optical Systems”, una referencia a Steve Dayton, aka, Mento, personaje que alguna vez formó parte de la Doom Patrol.
  • Emily Bett Rickards tuvo un aire de melancolía durante toda esta primera parte que se siente apropiado, no sólo por lo que ocurre con Oliver, pero también porque Felicity es judía, por lo tanto, tiene sentido verla así de afectada ante la idea del retorno de los nazis.
  • “OK, we’re all a little emotional. Here’s what I suggest: I will stop vibrating my hand, you stop breaking my wrist, and you… be 10% less brooding.”
  • “Can’t make an omelette with invulnerable eggs”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s