Star Wars: The Last Jedi (2017)

                                            STAR WARS: THE LAST JEDI

País: USA
Año: 2017
Género: Acción / Aventura / Ciencia Ficción
Duración: 152 minutos


Elenco: Daisy Ridley, John Boyega, Oscar Isaac, Adam Driver,
Mark Hamill, Carrie Fisher, Lupita Nyong'o, Gwendoline Christie, 
Anthony Daniels, Andy Serkis, Domhnall Gleeson, Billie Lourd, 
Benicio del Toro, Laura Dern, Kelly Marie Tran, Joonas Suotamo  

Director: Rian Johnson 
Guión: Rian Johnson
Música: John Williams
Dirección de fotografía: Steve Yedlin

Transcurridos 2 años desde el estreno de “The Force Awakens”, las circunstancias que rodean el estreno de ambas películas son diametralmente opuestas. El Episodio 7 contaba con una vara que se encontraba bajísima luego de las precuelas, por lo cual la grata sorpresa que significó la película obviamente nos dejó a todos tranquilos con su calidad, no bien con el pasar del tiempo y cada nueva vista a la película, es imposible el sacudirse la sensación de que estamos presenciando casi un remix de “A New Hope”, debido a las múltiples similitudes en las cintas -lo que resultaba razonable e inteligente para aquel momento, mal que mal, qué mejor forma para reencantar a la fanaticada y al público masivo que con un formato conocido-.

Sin embargo, tras 2 exitosas películas y un nuevo universo expandido plagado de novelas, comics, juegos y una serie de tv, el panorama es distinto, los parámetros para medir el éxito también, así como las expectativas del público ante lo que significa esta esperada nueva cinta. ¿Sería acaso “The Last Jedi” una versión “modernizada” de “The Empire Strikes Back”?

Y no bien el Episodio 8 guarda ciertas similitudes con el 5 (ataque de walkers a una base rebelde, una protagonista en busca de un maestro que se muestra renuente a enseñarle, la dispersión del elenco principal, un tono levemente más oscuro), lo cierto es que las semejanzas terminan ahí. “The Last Jedi” se alza como su propia bestia digna no sólo de toda la historia y el pedigree que implica “Star Wars”, pero también como un punto de inflexión para el futuro de la saga, luego de 2 películas tan nutridas de su pasado como lo fueron “The Force Awakens” y Rogue One”, marcando todo un triunfo para Disney y Lucasfilm, pero sobre todo para el director Rian Johnson, reforzando la confianza puesta en él no sólo para esta cinta, pero para la nueva trilogía ajena a la saga Skywalker que se le encargara.

“The Last Jedi” es una película increíblemente ambiciosa, hasta para los estándares de un blockbuster como éste. Y más importante aún, está a la altura de dicha ambición. Es una remezcla de variadas influencias de la misma forma en que “A New Hope” se nutrió de todo, desde seriales de los años 50’s, spaghetti westerns y películas de samurais; “The Last Jedi” juega con piezas de toda la historia de “Star Wars”, constantemente llevándolas a lugares inesperados, dejando a la audiencia constantemente sorprendida: cada vez que uno cree que la película apunta hacia una dirección, hay un giro imprevisto -y razonable- que nos lleva hacia otro lado; cada vez que pensamos que la película no tendría las agallas de tomar el riesgo de hacer ciertas cosas, termina haciéndolas, dejándonos gratamente sorprendidos ante la audacia de Johnson y cía.

Claro, la ambición puede llevar a una cinta muy lejos, pero si las piezas que la componen no están a la altura, es fácil quedarse corto. Afortunadamente para nosotros, todo en “The Last Jedi” está a la altura de las circunstancias: actuaciones, efectos, guión, música, fotografía y dirección.

En cuanto a los personajes y actuaciones, tanto la Rey de Daisy Ridley como el Kylo Ren de Adam Driver han mejorado sustancialmente de lo que ya eran sólidas actuaciones en “The Force Awakens”, especialmente en el caso de Driver, que no sólo vende mejor el conflicto sobre el hijo de Han y Leia, pero que también adopta una particular perspectiva casi nihilista en la evolución de su caracterización. Y a propósito de evolución, Mark Hamill también aporta lo suyo en el retorno de un Luke Skywalker huraño, renuente y derrotado tras su fracaso con su sobrino y su academia jedi, pero que al mismo tiempo mantiene ese particular carisma que el mismo Hamill ha cultivado con los años.

Oscar Isaac y John Boyega también están de regreso y en gran forma: el primero, exudando carisma en el arco narrativo que nunca tuvo en el Episodio 7, mientras que el segundo se embarca en su propia misión personal de autodescubrimiento en nombre de la Resistencia acompañado de BB-8 (aún el personaje más tierno y simpático, pese a la amenaza de los porgs y los zorros de cristal) y de Rose Tico, encarnada por una inmediatamente querible Kelly Marie Tran, parte de un trío de importantes personajes debutantes, junto a “DJ” de Benicio del Toro (un deleite pese a su breve tiempo en pantalla), y a la carismática vicealmirante Holdo de Laura Dern, una de las MVP de la película, gracias a una performance que sorprende constantemente.

Y también está, claro, Leia. Sin lugar a dudas la presencia de Carrie Fisher marca algunas de las escenas más emocionales de la película, especialmente por la muerte de la querida actriz luego de terminada la filmación, lo que no sólo realza el impacto emotivo de sus apariciones, pero a ratos incluso tiene escenas que parecen casi proféticas de lo que sería el devenir de su actriz y su impacto en la vida real. En una película que garantiza variados momentos de emoción hasta las lágrimas, la gran mayoría de los cuales están, de alguna forma u otra, relacionados con Leia. No sabemos si veremos más de Leia en el futuro, en lo que filmes respecta (y al menos lo que ha dicho Disney al respecto da para pensar que no será así), en cuyo caso, “The Last Jedi” opera tanto como un apropiado tributo -la película está dedicada a la memoria de Fisher-, como un cierre para la heroína más importante de la historia del cine.

Ahora bien, “The Last Jedi” no está exenta de algunas complicaciones: existen ciertos pasajes en el acto central de la película que no avanzan al ritmo que uno esperaría, incluyendo la expedición de Finn y Rose a Canto Bight, el planeta casino que debuta en esta cinta. También el destino de un par de personajes seguramente no dejará conformes a parte de la audiencia, no bien a nosotros nos pareció todo bastante correcto -y muchas veces inesperadas- en su ejecución. Sin embargo, la suma de las partes al final es tan grande y funciona tan bien que los pocos problemas existentes en la película son pasados por alto casi inmediatamente, ya que el ritmo vertiginoso (especialmente en el tercer acto, que es rival de todos los demás en la saga en cuanto a espectacularidad) no lo permite, y también porque hay tantas grandes y hermosas escenas (el ojo de Johnson y su cinematógrafo, Steve Yedlin, relucen constantemente), tantos giros inesperados que recompensan a la trama y la audiencia, y tantos momentos emocionales durante la duración del metraje, que la avalancha emocional es tal que al final de las más de 2 horas y medias de duración, uno queda clamando por más, pese a que estamos ante la película más extensa de la saga.

Finalmente, las aspiraciones de “The Last Jedi” son tales y tan grandes, que un paso en falso o un giro mal ejecutado podrían haber terminado afectando a la cinta -y la saga- casi al nivel de las decisiones más cuestionables de las precuelas; en lugar de eso, Rian Johnson y compañía surcan el espacio en una cinta que cumple todo y más de lo que se propuso hacer, especialmente en cuanto a continuar el paso del testimonio de una antigua generación de leyendas, a una de jóvenes héroes y villanos con perspectivas distintas no sólo respecto de lo que significa la fuerza, pero también de lo que se debe hacer con el estado de la galaxia tras estas cintas, gracias a la forma en que se plantean ciertos conflictos morales, éticos, religiosos y políticos. La película nos deja con un tono de esperanza, no sólo en la narrativa, pero en el futuro de la saga, especialmente la nueva trilogía de Johnson (mientras que el retornado J.J. Abrams no tiene una labor fácil de cara al Episodio 9).

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s