La Directiva (2017)





La Directiva.
Año: 2017.
Directora: Lorena Giachino.
Producción: Paola Castillo.
Dirección de fotografía: Pablo Valdés, Eduardo Cruz Coke.
Montaje: Javiera Velozo, Lorena Giachino.
Música: Camilo Salinas.
Sonido: Roberto Espinoza.
País: Chile.
Duración: 70 minutos.

En esos absurdos propios de nuestro mundo cultural, Lorena Giachino (“El Gran Circo Pobre de Timoteo”) anunció durante esta semana que Errante Producciones obtuvo recursos del Fondo Audiovisual para difundir “La Directiva”. Lo anterior es al menos curioso si consideramos que la nueva cinta de la documentalista nacional estuvo en el último festival de Valdivia con una destacada participación, obteniendo además el premio al mejor largometraje nacional en el FIDOCS de noviembre recién pasado. En un país donde la cultura se entiende como emprendimientos individuales que deben rogar el apoyo de privados, incluso “lo bueno” ve sus puertas cerradas una y otra vez. En Chile, Lorena Giachino y la notable Paola Castillo en producción, deben “rogar” para que “La Directiva” sea justamente difundida.

Bajo este oscuro panorama, la Sala K, ubicada en Condell con Santa Isabel, se vuelve cada día una luz de esperanza. Pese a dejar de ser la sala ancla del último FiiS, la sala que forma parte de la red independiente se esfuerza una y otra vez con traer tanto cine alternativo, como las últimas producciones nacionales. No lo hacen de una manera neutra, sino precisamente encarnando el reclamo que anunciamos en el párrafo anterior. Lo suyo es un reclamo político, lleno de contenido, una respuesta al llamado de auxilio que hay que cuidar. Por eso, y tal como reconoció equipo, simbólicamente quisieron proyectar “La Directiva” antes de la segunda vuelta presidencial que durante esta jornada se desarrolla en nuestra país. Lo anterior no sólo porque proyectarla es en sí un acto político, sino porque “La Directiva”, y como bien advirtió el anfitrión, es una película donde el fútbol es lo anecdótico y lo que por momentos dirige el relato, pero cuyo eje principal es la política, sea mediante la justa lucha de poderes, sea a raíz de apernarse en el poder, sea a través de no escucharse. Incorporándose en el cotidiano de la Asociación de Árbitros de Fútbol Amateur, “La Directiva” es el seguimiento de los nuevos líderes de esta agrupación que lucha contra el tiempo y el olvido, que en un período de 2 años viven su surgimiento, su aclamación y su caída. 

Don José Castro espera silencioso la votación. Cual sistema presidencial, una primera vuelta lo muestra con un empate técnico con su competidor. En la segunda vuelta, el destino de los árbitros amateur vive en los 2 votos que escapan del duopolio y se fueron por una tercera alternativa. Las 2 fuerzas que tienen controlada hace años la Asociación vuelven a enfrentarse, y un nuevo líder parece surgir por aclamación popular. De palabras fuertes, José Castro puede ser lo mejor o lo peor que puede llegar a la presidencia. Lo suyo es ir directo y al grano. Es cierto que abusa por momentos de lugares comunes y frases cliché, pero por personalidad no se queda. En Castro, el cielo y el infierno podrían estar a un paso. Pero una vez que la batalla política pasa, Giachino captura al verdadero hombre tras el político impetuoso. Carismático pero ante todo atento, Castro es una persona de verdaderas intenciones y con ganas de resucitar su alicaída agrupación. De una u otra forma, Castro es en carne propia, aquella Asociación que se resiste a morir por amor al arte y pasión al deporte. Es el reflejo de aquel espacio físico que no ha respondido al paso del tiempo, pero que con buenas intenciones y trabajo, busca recuperar los años perdidos y reincorporar en sus filas a todos quienes han partido. Por eso, si bien “La Directiva” es un documental político, lo es en sus mecánicas y en sus luchas de poder, pero no es ni pretende ser una fotografía de Chile. Quienes compiten de frente, una vez pasada la elección, vuelven la camaradería el ingrediente principal. Las diferencias pasan a segundo plano, y lo que se dice 5 minutos atrás, con ímpetu y muchas veces sin respeto, pasa a ser una anécdota entre quienes comparten ideales todavía más grandes. Por supuesto hay espacio para los aprovechadores y sinvergüenzas, pero la gran mayoría de los presentes son gente honrada y de trabajo. Un amateurismo que se extraña. Un amateurismo bien entendido, y no como aquel que buscaba vender panfletos de Sampaoli. Un amateurismo que desinteresamente dedica lo mejor de la vida a hacer surgir el deporte que tanto amamos, y que permite construir relaciones cordiales y de respeto entre pares. Castro, pese a todos sus defectos, e incluso con toda su bondad, vino a mostrar que esto trasciende lo personal y se trata de servir y no ser servido.

Una de las cosas que más conmueve en “La Directiva”es la sede social. A pesar de las precarias condiciones, el lugar es un templo, donde conviven a la vez presente y un potente pasado. Giachino en esta oportunidad opta por grabar sus salones desde distintos ángulos, generando en el telespectador intriga sobre el verdadero tamaño y proporciones del establecimiento. Cuánto no vemos es la clave, precisamente porque en sus murallas descansa el gran activo de los árbitros amateur. Quizás no han desaparecido precisamente por tener todavía un lugar de encuentro, aún cuando han sido relegados al total olvido. De cierta forma, el trabajo de Giachino me recordó lo que pasaba en la vecindad del Chavo, donde el barrio (acá la sede) es un verdadero personaje que debemos ir descubriendo, como por ejemplo, cuando muy de vez en cuando los habitantes de la vecindad se trasladaban a los otros sectores, donde sabe quién cuánta gente vivía, volviendo a la vecindad (y en “La Directiva” a la sede social) la clave sobre la cual se construye todo el relato. En esto, Giachino sigue mostrando su maestría, llevando a nuestros ojos aquellos cuerpos intermedios que tanto definen a la sociedad chilena. Todos conocemos un José Castro, que dedica partes importantes de su jornada diaria a un proyecto que a los ojos de un millenial no tiene futuro alguno, pero que en su contenido y configuración, ha sido tan importante para definir lo que es Chile hoy. “La Directiva” pudo tener una nueva función a sala abierta gracias a la Sala K, donde pudimos confirmar en primera persona lo político del nuevo proyecto de Giachino y la importancia de que proyectos como el suyo tengan luego circulación nacional. Político en un sentido distinto al que esta misma jornada nos expondrán vergonzosamente nuestro líderes, e importante en cuanto rescata lo mejor de ser chileno, y lo mejor de amar lo que se hace. 

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s