Lo mejor en la TV el 2017 según el staff de Revius

Para mantener la novedad en nuestro contenido de fin de año, en esta oportunidad decidimos hacer una mesa redonda con parte del staff de la página, donde quienes participaron nos entregaron sus opiniones respecto a lo que ellos consideraron lo mejor que nos dejó el 2017 en materia de TV.

Clau

Mejor episodio: “Thanksgiving” de Master of None

“Master of none” sorprendió gratamente en 2015 con su primera temporada, por lo cual tenía la compleja misión de mantener el nivel. La crítica está dividida sobre ese punto pero no hay dudas sobre cuál ha sido el mejor episodio, “Thanksgiving”: En menos de una hora nos muestra el desarrollo de la amistad de Dev y Denise y la salida del closet de esta última, todo en torno a la cena de acción de gracias. Vale mencionar que fue galardonado como el mejor guión de comedia en los Emmys de este año.

The Handmaid’s Tale

En 2017 se dio un fenómeno particular, gran parte de las series alabadas por la crítica y los sindicatos son protagonizadas por mujeres. Y quizás más relevante aún, están narradas desde una perspectiva femenina. En este movimiento “The Handmaid’s Tale” se convirtió en la cara más visible, con una distopia que se gatilla en un contexto sociopolítico no muy distinto del actual, con opresión hacia las mujeres, división de clases y que tiene a la excepcional Elisabeth Moss como su protagonista.

The Sinner

Pocas veces ha sido tan evidente la importancia de un buen guión y dirección en el desempeño de un elenco, es así como Jessica Biel de manera inesperada brinda una de las mejores actuaciones del año. “The Sinner” es una miniserie que se inicia con una escena brutal y que no suelta al espectador hasta su octavo capítulo y final. La curiosidad hace imposible dejar la serie y cada capítulo se encarga de alimentar el deseo por conocer lo que realmente le ocurrió a su protagonista.

Gemalli

Mejor episodio: “Thanksgiving” de Master of None

En una segunda temporada que consolida a esta serie como parte de lo mejor de este 2017, “Thanksgiving” viene a demostrar el tremendo corazón, realismo y sensibilidad que la serie de Yang y Ansari intentan entregar.

Mejores adaptaciones: American Gods y Legion

Por una parte tenemos la maravillosa -y hasta mejorada- versión de la visión de Gaiman en cuanto a los dioses nuevos y antiguos en Estados Unidos, con una calidad visual hermosa.

Por otra parte, en cuanto a “Legion” respecta, cuesta encontrar las palabras que la puedan describir de manera acertada. Actualmente, es una experiencia única en la televisión, y las libertades que Noah Hawley se toma con el material de origen hacen que brille de principio a fin. Aubrey Plaza fue, por lejos, la MVP.

Mejor serie animada: Trollhunters

El sólo hecho de que esta serie esté basada en el trabajo de Daniel Kraus y el tremendo Guillermo del Toro debería ser razón suficiente para ubicarla entre lo mejor del año en TV.

Mejor temporada: La segunda temporada de Master of None

A pesar de las opiniones divididas, esta segunda temporada se siente tan o más honesta que la primera. Se toma lujos narrativos que le juegan a la perfección, y logra robarse nuestra atención con un Dev cada vez más real. Comentario aparte, Alessandra Mastronardi es perfecta.

Marco

Mejores Retornos: Samurai Jack & Duck Tales

En una industria marcada por la nostalgia de antaño, dos de los mejores retornos del año -y de las mejores series animadas- vinieron de la mano de “Samurai Jack” y de “Duck Tales”; la primera, concretando el ansiado final que Tartakovsky nos debía hace años (acompañado de hermosa animación, narrativa más madura y uno de los mejores personajes televisivos del año en la figura de Ashi, la hija de Aku); mientras que la segunda demostró una forma ideal de apegarse a la tradición y a una fórmula, modernizándola acorde los tiempos, pero sin perder el encanto original (en gran medida gracias a un tremendo elenco de voces encabezado por David Tennant como Scrooge).

Mejor Serie: American Gods

Tomando una obra tan querida -y difícil de adaptar- como lo es el icónico libro de Neil Gaiman, Starz y el -actualmente renunciado- equipo de producción de la serie lograron a la perfección la tarea de plasmar en la pantalla el conflicto entre los dioses antiguos liderados por Odin (un genial Ian McShane), y aquellos de la modernidad, en una de las series que se sintió, desde todo punto de vista, como una de las más políticamente relevantes del año.

Mejores Despedidas: Regular Show & Orphan Black

En un año en el cual muchas series dijeron adiós, dos destacaron por sobre el resto: en el caso de “Regular Show”, uno de los show insignia de Cartoon Network se despidió de forma bombástica, con una emotiva y autoreferente batalla por el futuro del universo, y un epílogo al ritmo de “Heroes” de David Bowie; en el caso de “Orphan Black”, la serie que lanzó a la fama a Tatiana Maslany regaló una genial última temporada, no exenta de llantos, pero también arreglándosela para darle a cada clon un final que se sintió adecuado a sus respectivos viajes. Además, ambos shows entregaron lo que podemos definir como “finales felices”, algo más que necesario en un turbulento 2017.

Mejor Evento Televisivo: Crisis on Earth-X

La tradición del crossover anual del Arrowverse continuó este año en lo que fue una verdadera película de más de 2 horas dividida en 4 partes, que no sólo sacó a relucir lo mejor del exitoso universo televisivo que DC Comics y The CW han creado (brillando la acción, el humor y la puja por una televisión más inclusiva y diversa), pero que también hizo ver mal a los esfuerzos que DC y WB han puesto en la pantalla grande, con un presupuesto infinitas veces mayor.

Mejor Escena: la introducción de Mr. Nancy (American Gods)

En una serie cargada de potentes secuencias e interpretaciones, dice mucho que la mejor de ellas fue aquel monólogo con el cual Mr. Nancy (Orlando Jones), aka, el dios “trickster” Anansi, hace sentir su presencia atemporal en un barco esclavista comentando a sus malobrados ocupantes de lo que les espera a ellos y sus futuras generaciones en un país como EE.UU. tan marcado por la segregación e injusticia racial, así como entregar una potencial chispa bajo la cual canalizar su ira para lograr, algún día, algún tipo de cambio que equipare el campo de juego.

“Angry gets shit done”, efectivamente.

Consuelo

Mejor Serie: The Crown

¿Quién iba a creer que la reina de Inglaterra se iba a transformar en un ícono pop digno de ser retratado en una serie de muchos (sí, muchos) millones de dólares? El fenómeno generado por “The Crown” ha traspasado generaciones y posiciones políticas para mostrarnos a una Reina Isabel mucho más cercana y humana a la vez. Le damos gracias a Claire Foy por su maravillosa interpretación, que hizo emocionarnos hasta la lágrimas y que convenció hasta el más pro-república que ser la monarca del Reino Unido no es fácil.

Mejor Historia: The Handmaid’s Tale

Sin duda la consagración de Elisabeth Moss más allá de “Mad Men”, en una serie que es imposible maratonear. Es tan fuerte y aterradoramente cercana que muy poca gente pudo ver más de dos episodios seguidos. Represión de género y abuso de poder llevados a una escala brutal de violencia de la cual no se ve una salida.

Mejor Episodio: “You Get What You Need” de Big Little Lies

Adrenalínico, complejo y revelador. Así es el final de temporada de la serie que lo ganó todo en los Emmys de su categoría. Jean-Marc Vallée dirige el season final con ritmo, precisión y hermosa fotografía. A diferencia de muchas series y películas, esta producción tuvo mucho más que un poderoso elenco para consagrarse como una de las mejores (mini)series del 2017.  

Maq

Mejor serie con elenco all-star: Big Little Lies

Qué duda cabe que 2017 fue el año de las historias contadas desde el punto de vista femenino, y HBO aportó con este drama criminal con un elenco plagado de estrellas: Reese Witherspoon, Nicole Kidman, Laura Dern, Shailene Woodley, Alexander Skarsgård, Adam Scott y Zoë Kravitz. Dirigido por un sólido Jean-Marc Vallée (“Dallas Buyers Club”, “Café de Flore”, “Wild”), la serie contó las historias de sus protagonistas sin edulcorantes: violencia intrafamiliar, las secuelas de la violación, bullying, infidelidad, temas tratados de forma adulta que le valieron nominaciones tanto al show como a sus principales rostros. Una de las mejores del año.

Mejor serie sobre la crisis de los 30: Master of None

Ya se ha dicho por mis compañeros lo brutal y hermoso de “Thanksgiving”, el capítulo que se lleva todos los premios esta temporada, pero vale la pena destacar el resto de la temporada. En su segundo ciclo, Aziz Ansari hace que Dev lidie con las dudas vocacionales y el desamparo de la soltería en la edad donde el resto pareciera haber encausado su vida junto a una pareja, lo que nos lleva a las historias que marcan al personaje: su relación con el miserable Chef Jeff, y principalmente con Francesca. Ambas historias demuestran al final de la temporada que Dev ha crecido, aunque él no lo note.

Mejor despido: Netflix a Kevin Spacey

Si ya era chocante ver las acusaciones en su contra por las víctimas que alzaron la voz este año, lo de Kevin Spacey pasó de triste a vergonzoso. Usando su “salida del closet” para desviar la atención de las acusaciones de acoso sexual en su contra, finalmente Netflix tomó la decisión correcta y sacó al protagonista de “House of Cards” de la temporada final de la serie, donde deberán justificar su ausencia del show fuera de pantalla. Una merecida sanción para uno de los villanos del 2017.

Mejor escena: La Terapia de Celeste – Big Little Lies

Varias escenas de “Big Little Lies” podrían estar aquí, pero la que más me marcó fue la que comparte el personaje de Nicole Kidman con su terapéuta. Luego de que asumiera por primera vez ser la víctima de la relación, algo ya chocante tras ver la cantidad de daño que recibió durante la temporada, la profesional, entre sugeriendo y mandando, le pide a Celeste que prepare no solo a sus hijos para abandonar a su padre, sino las pruebas para el futuro juicio por tuición de los menores. Es la primera vez que Celeste asume que su fachada de felicidad está perdida por la podredumbre de la realidad de su vida sentimental.

Camilo

 

El Salto de Calidad de Agents of SHIELD

La 4° temporada de la serie es, a mi juicio, la mejor hasta ahora. Dividida en tres arcos narrativos (o “pods”) el cuarto ciclo de “AoS” lo deja todo en la cancha y nos regala momentos espectaculares (como las apariciones de Ghost Rider) y otros para no creer (como esa escena entre Fitz y Agnes en el“pod” final). Pero el mayor regalo de todos es “Self Control”, el capítulo 15 del ciclo, que cierra el segundo arco y da inicio al tercero. Una joya en construcción y mantención de tensión narrativa, una suerte de homenaje a “The Thing” de Carpenter, y -además- una exhibición del tremendo talento de Iain de Caestecker y Elizabeth Henstridge. El mejor capítulo de la temporada y, muy probablemente, de la serie.

La recuperación de Mr. Robot

“Mr. Robot” vuelve con todo en su tercer año. Mezclando la paranoia conspirativa que permeó parte de la primera temporada con la expansión de su mundo (y el foco en otros personajes) que significó la segunda, el ciclo más reciente se siente sin puntos bajos. Es más, la actual temporada nos regala una serie de capítulos que fácilmente podrían estar entre los mejores del show: “Runtime Error”, “Kill Process” y “Don’t Delete Me”. El primero, filmado a la usanza de una toma única y que, con todo, sigue a personajes distintos durante su metraje; el segundo, meticulosa y eficientemente tenso y horroroso, culminando en un engañoso y efímero triunfo que es reemplazado por la realización de lo inimaginable; el tercero, tonalmente melancólico y casi elegíaco mientras Elliot contempla suicidarse en uno de sus momentos más oscuros. Potencia, belleza, tristeza y crítica social en una gran temporada.

Mindhunter, y el regreso de Fincher a la pantalla chica

David Fincher es uno de los directores de cine más reconocidos y aclamados actualmente, y su labor en cintas como “Seven”, “Zodiac”, “The Social Network” y “Gone Girl” lo consagran como un cineasta que se mueve fácilmente entre los elementos más desadaptados y perturbadores de la sociedad, con un experto ojo clínico para mostrar lo bello y lo morboso, lo cautivante y lo repulsivo en dichos contextos. “Mindhunter” no es la excepción: basada en un libro que detalla los primeros usos de la “perfilación criminal” en el FBI durante fines de los 70s, es terreno fértil para que la estética de Fincher florezca en la pantalla chica. Si bien Fincher solo dirige 4 de los 10 capítulos del show (su otro crédito oficial es productor ejecutivo), al parecer estuvo mucho más involucrado, siendo básicamente el showrunner, lo que se nota en la forma cómo la serie trata la oscura fascinación de su protagonista (interpretado por Jonathan Groff) con los asesinos seriales que debe entrevistar para su investigación y en el perverso humor que se encuentra presente en la temporada. Lo mejor de la serie: Holt McCallany como Bill Tench, el compañero de Holden, y Cameron Britton como el asesino serial Ed Kemper.

Better Call Saul, o una infravalorada tragedia entre dos hermanos

“BCS” es un show que está lejos de tener el impacto mediático de “Breaking Bad”, con un tono mucho más pausado y con cosas en juego menores que la vida o muerte de gente inmiscuida en el narcotráfico. Lo que aquí hay es un drama con mucho humor negro, una obra de cierta lentitud que prefiere demostrar el poder de pequeños instantes que de momentos grandilocuentes, y la amargura del conocimiento de destinos inevitables: sabemos lo que le sucederá a Saul y a Mike, por lo que no importa cuánto intenten, no podrán escapar al destino. Anclada por las soberbias actuaciones de Bob Odenkirk, Rhea Seehorn, Jonathan Banks, Michael McKean y la esperada aparición de Giancarlo Esposito como Gus Fring, el tercer ciclo continúa con la división de tramas de Jimmy/Saul y Mike, siendo tanto precuela de “Breaking Bad” como una obra que se sostiene por mérito propio. De particular alabanza es lo sucedido entre los hermanos McGill: una trama que aumenta en intensidad, alcanzando un clímax en el 5° episodio, con una sobresaliente actuación de McKean y un desgarrador final de temporada.

Legion, o cómo romper los límites de las series sobre superhéroes

De los shows basados en comics, ninguno es tan distinto como “Legion” respecto de todos los demás. Desarrollada por Noah Hawley (showrunner de “Fargo”), con actuaciones de Dan Stevens, Rachel Keller, Aubrey Plaza, Jean Smart y Jemaine Clement, “Legion”“basada” en el personaje homónimo de Marvel- no se preocupa por seguir convenciones narrativas o estructurales. El primer capítulo es un vistazo a lo inhóspito y perturbador de la mente de un narrador no fiable, donde el espectador está igual o más perdido que el protagonista, sumido en un laberinto de sucesos que pueden o no ocurrir. Hawley se enfoca menos en mantener consistencia en el canon o ser fiel a la fuente, y más en contar una historia que sea territorio inexplorado, desde una óptica novedosa. Con una cinematografía genial y una realmente inspirada Aubrey Plaza, la temporada debut se encarga de maravillarnos incluso cuando la trama principal no sea lo más fuerte, brillando al mostrar el deterioro de su protagonista y dejando al espectador ansioso por desentrañar el puzzle que la serie presenta.

Las referencias a Pink Floyd también ayudan con el disfrute.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s