Revius at Night: Moana / Space Jam / Jue Ji

En esta nueva edición de “Revius at Night”, hablaremos de 3 cintas animadas, todas de distinta factura, tono y tipos de animación, lo que nos permite, en parte, ver la versatilidad que el medio presenta para contar historias.

MOANA (2016). Tras el éxito -transformado en fenómeno cultural- de “Frozen” (que no, aún no se acaba), existía expectación respecto a cuál sería la próxima princesa Disney en agraciar la pantalla grande. La respuesta llegaría de la mano de Moana (con voz de Auli’i Cravalho), la aventurera princesa de esta hermosa cinta que además de destacar por su animación, también lo hace por su música, la que pese a no contar con un single que escucharamos ad infinitum como “Let It Go“, sí cuenta con el talento de Opetaia Foa’i, Mark Mancina y Lin-Manuel Miranda, quienes fueron encargados de lograr el milagro de lograr que el amigo Dwayne “The Rock” Johnson pudiera cantar un tema pegajoso como lo es “You’re Welcome”.

Quizás lo más novedoso de “Moana” como película es su tono marcadamente feminista, que viene dado principalmente por algo tan simple como lo es el entregarle a su protagonista el arco que el cine, lamentablemente, ha reservado tradicionalmente a los personajes masculinos, así como el no entregarle un interés romántico innecesario, ni mucho menos convertirla en una damisela en peligro desprovista de agencia. Es entonces en su genial protagonista, su animación y música, donde descansan las fortalezas de esta película, logrando eclipsar algunos de sus puntos bajos como lo es la sustancia misma de la trama (increíblemente simple), o algunas deficiencias en cuanto al elenco secundario, o bien a las acusaciones de apropiación cultural que han caído sobre Disney desde su estreno. Aún así, es imposible sacarse la sensación de que “Moana” merecía más, tanto en su impacto cultural (parece disco rayado, pero esta película es infinitas veces mejor que “Frozen”), como en su paso por el circuito de premios (no, no es mejor que Kubo and the Two Strings”, pero es ciertamente superior a la sobrevalorada “Zootopia”, que ganaría el Oscar dicho año).

 

SPACE JAM (1996). Hay pocas películas que se sienten tan producto de su época como lo es “Space Jam”. Nacida luego de un conocido comercial de Nike donde Michael Jordan jugaba basketball con Bugs Bunny; posteriormente WB capitalizó el zeitgeist cultural tanto de este anuncio televisivo como del bullado retiro y posterior etapa de baseballista de Jordan, al anunciar esta cinta producida por Ivan Reitman y dirigida por Joe Pytka (mayormente conocido por su labor en comerciales y videos musicales).

La trama centrada en el conflicto entre los Looney Tunes y un grupo de alienígenas conocidos como “Monstars” -y que es resuelta en un partido de basketball-, finalmente sólo es una excusa tanto para que WB reviviera a sus célebres personajes en plena época de renacimiento animado en los 90’s, así como para utilizar el status de ícono deportivo y cultural de “Air” Jordan, así como otros elementos eminentemente noventeros -como la presencia de Wayne “Newman” Knight, y otros más eternos como Bill Murray haciendo de sí mismo (en un momento que se siente pivotal en cuanto al status icónico de Murray tanto fuera como dentro de la pantalla). No bien los críticos en su época no gustaron mucho de la cinta, ésta se volvió un emblema fílmico de la generación que crecimos en los 90’s, llevándonos a pasar por alto cualquier problema que ésta pudiera tener (y sí, los tiene). Porque a veces MJ, Bill Murray y los Looney Tunes jugando basket es más que suficiente.

Desde ya auguramos que cualquier posible remake o secuela, especialmente si es protagonizada por LeBron James, está destinada al fracaso.

 

JUE JI (2016). Conocida en occidente como “L.O.R.D: Legend of Ravaging Dynasties”, esta cinta animada proveniente de China se nutre de la misma técnica de animación y captura de movimiento utilizada en filmes como “El Expreso Polar” o “Beowulf”, lo que les debe decir mucho considerando que dicha tecnología aún no ha llegado a un nivel completamente correcto en lo que a películas respecta (por eso normalmente se reserva a videojuegos, o como complemento al live action).

Respecto a la cinta en sí, esta producción que convoca a varios de los nombres más populares del cine chino actual (como Fan Bingbing, Kris Wu y Cheney Chen) es una extraña mezcla de mitología china y nórdica que, siendo honestos, se sentiría más a gusto en un videojuego que en una película. Y no bien tiene un sentido de diseño y estética envidiable, la película es una extraña maraña (já) de influencias, tramas que se entremezclan y confunden con traiciones sobre traiciones, todo lo cual no se ve subsanado por la animación, muy rígida a ratos. Y no bien siempre estamos dispuestos a más Fan Bingbing, lo cierto es que esta película es una que es mejor evitar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s