Revius Club de Cine – MCU Edition: The Incredible Hulk

Segunda semana de esta versión del Club de Cine, segunda película de Marvel Studios que corresponde comentar. En esta oportunidad seguimos en el año 2008 para hacernos cargo de la cinta más olvidada del MCU, por diversos motivos que comentaremos durante la reseña. Nos referimos a The Incredible Hulk, dirigida por Louis Leterrier (Transporter, Now You See Me), y protagonizada por Edward Norton, Liv Tyler, Tim Roth y William Hurt.

Cinta atípica.

En la primera edición de este Club de Cine, mencionamos la forma en que la estructura y tono de Iron Man habían logrado transformarse en una verdadera fórmula que sería seguida, en mayor o menor medida, por Marvel Studios hasta la fecha, lo que entre otra cosas, le permitió diferenciarse de las propuestas más oscuras y aterrizadas que proliferaban producto de la influencia de la trilogía de Batman de Christopher Nolan (recordar que The Dark Knight es del mismo año que Iron Man y The Incredible Hulk).

Pues bien, considerando la filmación casi en paralelo con Iron Man, resulta interesante el evidenciar como Hulk no sigue la misma fórmula. Los motivos son muchos, ya que además de lo anterior, también destaca lo reciente que estaba en la memoria la desastrosa Hulk de Ang Lee, así como los 70 minutos extra que se le quitaron a TIH, incluyendo casi todo su primer acto (es por eso que la nueva historia de origen de Banner y su accidente aparecen en un montaje introductorio, intercaladas con imágenes referenciando a Stark Industries y a S.H.I.E.L.D.). Y no bien The Incredible Hulk se beneficia de la falta de historia de origen, esto dota a la cinta de una estructura atípica, prácticamente carente de primer acto, lo que genera que sea difícil el tomarle el ritmo. Si a esto sumamos las notorias diferencias entre las 2 mitades restantes de la película, y es comprensible tanto lo atípica de la estructura, como los problemas de mucha gente por engancharse con este filme.

 

Demasiado seria por su propio bien.

Esto no significa que la película no cuente con ciertas dosis de humor, pero si la comparamos con Iron Man o con algunas de las cintas posteriores de Marvel, resulta claro que no existe un balance entre los tonos de la película (de nuevo, el ejemplo de las 2 mitades de la cinta resulta evidente). Esto también sirve para explicar, en parte, el por qué el Banner de Mark Ruffalo ha sido tan bien recibido luego de The Avengers: porque mantiene un particular sentido del humor (muy auto despreciativo) que permite a la audiencia congeniar más con él y sus problemas -de paso, haciéndolo más cercano a su contraparte de los comics-. En contrapartida, Norton (que se autodefine como un actor serio, y quien trabajó en el guión de la cinta) se notaba mucho más compenetrado con la parte dramática de la historia, por lo cual la cinta termina perdiendo ese balance entre drama y comedia que usualmente prima en las cintas de Marvel.

Personajes Olvidables: casi todos.

Ahora bien, esto no es tanto culpa de la película per se, sino que por diseño de Marvel Studios. Sabidos son los conflictos por los derechos de Hulk (Marvel tiene los derechos fílmicos, pero Universal tiene los de distribución, por lo tanto, Marvel no puede hacer una película individual de Hulk sin la ayuda de Universal; mas si puede hacerlo si Hulk es parte de un equipo de una cinta de otro personaje -como en Thor: Ragnarok), por lo cual, sumado a la deteriorada relación entre Marvel -primero bajo el alero de Paramount, y luego de Disney- con Universal, han hecho imposible otra cinta solitaria del personaje.

Ante esta situación, los más perjudicados fueron sus personajes secundarios, especialmente luego de que esta cinta funcionaba como historia de origen para varios de estos (entre ellos, el Doc Samson de Ty Burrell, y el Samuel “Leader” Sterns de Tim Blake Nelson). Claro, tampoco ayuda mucho lo unidimensionales que eran el Emil Blonsky de Tim Roth y la Betty Ross de Liv Tyler, que no bien cumplían la labor esperada para esta cinta, pero que no trascendieron más allá. Ante todo lo anterior, resulta aún más curioso considerar que el único personaje y actor que se ha repetido el plato ha sido William Hurt, quien volvió a interpretar al general “Thunderbolt” Ross en Captain America: Civil War.

 

Stop. Please. Me… angry… very bad.

Edward Norton es un excelente actor, pero a veces cuesta separar realmente al intérprete del personaje en cuestión, y The Incredible Hulk no es la excepción. No sólo a veces se confunden en cuanto a personalidades, pero esto termina también afectando el desarrollo de la cinta. No es que Norton de una mala interpretación ni mucho menos, ya que su Banner funciona bien en la película; o más bien, la cinta completa está armada en torno a su interpretación particular del científico y su verde alter ego, y ante tan fuerte personalidad e interpretación (derivada del trabajo de Norton reescribiendo el guión), es razonable que otros elementos se pierdan.

Aún así, y en retrospectiva, es interesante tener este vistazo a lo que pudo ser, considerando cómo fue cambiando el universo fílmico de Marvel de esta etapa formativa, a lo que es en la actualidad, desde todo punto de vista. Cuesta imaginarse a Mark Ruffalo en esta misma cinta, o en una similar, y conseguir resultados parecidos.

Connection: tie-ins del MCU

Uff, por donde partir. Pese a ser un naciente universo fílmico, hay mucho de dónde elegir, partiendo por las ya mencionadas referencias a Stark Industries y a S.H.I.E.L.D. (incluyendo de nombre a Nick Fury) en el montaje inicial.

Quizás lo más interesante esté dado por el hecho de que los experimentos de radiación que transformaron a Banner en Hulk eran parte de intentos por parte de Ross de recrear el suero de súper soldado que había transformado a Steve Rogers en el Capitán América en los años 40s, y cuya fórmula se había perdido luego de la muerte del Doctor Erskine (como veremos en The First Avenger). Son variantes de este suero, mezclados con la sangre de Banner, lo que transforman a Blonsky en Abomination, y a Sterns en Leader (aunque el resultado final de este último punto quizás nunca lo veremos).

Y claro, también está la escena post-créditos, con la conversación entre Tony Stark y Ross respecto al equipo que el primero estaba reclutando. Ha pasado tanta agua bajo el puente que cuesta un poco recordar la clase de entusiasmo que generó el 2008 la sóla idea de ver la formación de este universo con la promesa de que los Vengadores venían en camino (cuando las escenas después de los créditos eran casi un secreto, y no una tradición).

Respecto a algunas otras referencias, importante destacar los constantes guiños a la serie televisiva de Hulk -fuente de inspiración tanto para Leterrier como para Norton-. De ahí entonces no sólo que Banner esté viendo en un televisor la serie The Courtship of Eddie’s Father (protagonizada por Bill Bixby), sino también que el guardia de seguridad en la universidad esté interpretado por Lou Ferrigno (quien ha prestado su voz para ser Hulk en más de una película).

Who is that Stan Lee? El consumidor de bebida de guaraná hecha en Brasil que bebe la botella contaminada por sangre de Banner, lo que le da súper fuerza y permite a Ross dar con el paradero de su fugitivo.

 

Esperamos continúen disfrutando de esta propuesta, y además de invitarlos a proponer ideas para futuras entregas, los dejamos desde ya invitados para comentar con nosotros Iron Man 2 el viernes de la próxima semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s