John Williams – Star Wars: The Last Jedi (2017)



Cuando “The Last Jedi” (en adelante “TLJ”) encontró tantas reacciones encontradas en sus primeros días en cartelera, acudí a un amigo preguntándole qué opinaba. Como acérrimo fanático de Star Wars, su opinión no era favorable (una que a día de hoy, sigo sin compartir), pero si había algo en lo que inmediatamente coincidimos, fue en el notable trabajo de John Williams. La posibilidad de escuchar un trabajo tan pulido como los que acostumbra Williams, en el contexto de una gran sala y con sonido envolvente, es una experiencia en sí misma. Y si luego, al revisar el detalle, te das cuenta que es mejor que su inmediata antecesora (“The Force Awakens” -en adelante “TFA”-), puedes incluso construir argumentos para decir que estás ante una de las mejores bandas sonoras -o quizás la mejor- de toda la franquicia.

¿Qué hace que TLJ sea tan notable? Sin dudas, los vínculos internos con los trabajos del propio Williams en Star Wars. TLJ mezcla perfectamente lo tradicional de la primera trilogía, lo nuevo propio desde la toma de control de Disney, pero aprovechando la oportunidad de otorgar siempre nuevos temas musicales de acuerdo a la evolución de la historia. Lo importante es que estos 3 elementos (lo tradicional, lo reciente y lo nuevo) mezclan a la perfección y se respetan. De una u otra manera, un espectador nuevo de Star Wars (como serán gran parte de los niños nacidos luego de la segunda trilogía o muy jóvenes para entonces) podría no advertir los mensajes musicales que Williams presenta, lo que desde un punto de vista es problemático por el rol que en Star Wars cumple la música, pero por otro lado es una gran virtud pues habla de lo trascedente y precursora que fue la música de Williams allá en 1977, la cual suena tan vigente incluso 40 años después. Williams, o al menos el Williams de Star Wars, hace vivir la película a través de la música, y al mismo tiempo, en TLJ, te invita a un viaje musical por las últimas 4 décadas.

Es en base a lo anterior, hemos dividido la reseña de la banda sonora de TLJ en 3 secciones. Considerando la gran deuda pendiente que tenemos con analizar las bandas sonoras de esta franquicia, no nos detendremos tanto en la música “Star Wars Tradicional”, sino haciendo breves menciones. Lo extenso se lo llevará el trabajo que viene desde TFA, y en especial, lo nuevo de TLJ.

1. Respecto a la tradición

La incorporación de la música de Star Wars es totalmente obvia desde los títulos, por lo que no nos detendremos ahí, sino en aquella que en particular hace referencia a la construcción del personaje de Luke. Por ahí leí una entrevista a Rian Johnson, si mal no recuerdo, donde se hacía referencia al hecho que el destino de Luke no podría ser otro en TLJ, y en consecuencia, la música aporta en la reconstrucción del personaje (volviendo a incorporarlo tras su breve aparición en TFA) para luego destruirlo pero con un sentido. De esta manera, cuando Williams acude a la música del pasado, no lo hace solamente para tener complicidad del telespectador, sino lo hace porque es estrictamente necesario.

La primera prueba de ello es “The Sacred Jedi Texts”, con la destrucción de ellos en presencia de la aparición de Joda, avalando de cierta manera el cuestionamiento al monopolio jedi. Pero es todavía mas clara la referencia al pasado en “Peace and Purpose”, en la despedida de Luke haciendo referencia al tema de la fuerza y mirando el “Binary Sunset”. Es cierto. Luke debe ser sino el peor, uno de los peores maestros jedi, pero al menos, en TLJ, tomó la decisión correcta. Por eso, remitiéndonos a su pasado tanto visual como musicalmente, Luke puede despedirse en paz y habiendo cumplido un propósito.2. Potenciar los temas presentados en TFA

Dado que en TLJ desaparece, al menos físicamente, la figura de Luke, y en la vida real despedimos tristemente a Carrie Fisher, fundamental es que musicalmente se pase el bastón a las nuevas generaciones. Hablamos de los temas musicales de Kylo Ren y Rey (aunque este no se muestre en plenitud hasta “Finale”). Los temas musicales de ambos, tan ambiguo el primero y tan definido el segundo, pasan transversalmente por la película de manera más o menos directa. Las diferencias intrínsecas entre ambos, no obstante, por momentos se diluyen, pues como sabrán, por momentos TLJ juega con el sector de la fuerza que cada uno de los nuevos personajes principales (los principales en serio) representan.

De todas formas, acá me gustaría centrar el análisis en el rol que cumple el tema de la Rebelión, presentado por Williams en TFA, a lo largo de la trama en TLJ. Porque la gran problemática en el lado “bueno” de la fuerza en TLJ, es la transición desde una rebelión más o menos masiva, hasta una rebelión de símbolos. Ese camino es abordado a la perfección por Williams, pues el tema musical de la rebelión es preponderante en un comienzo potenciando la figura de Poe Dameron en el primer enfrentamiento espacial (“Main Title and Escape”), luego en “The Supremacy” con quizás mas claridad, para finalmente desparecer por completo en “The Battle of Crait”. Como podrán imaginar, el tema que sigue musicalmente es “The Spark”, cerrando la transición desde una lucha desigual pero directa hacia una simbólica cuyo eje musical está dentro de las virtudes nuevas del trabajo de Williams.

3. Temas nuevos propios de TLJ

De entrada, parece increíble alabar “temas nuevos” en Star Wars cuando Williams ha estado ya en 8 películas de las franquicias, con excepción de la tolerable participación de Michael Giacchino en “Rogue One”. Pareciera que, como muchas veces se asegura en el fútbol, todo podría estar ya inventado, y por el contrario, lo nuevo en verdad se esconde en una reconstrucción del pasado con ciertos tintes nuevos que le dan frescura (idea sobre la que volveremos respecto de un tema específico). Pero en TLJ hay mucho material que recién sale a la luz, y lo hace con colores propios. Lo importante es que este material nuevo ni es atmosférico ni es decorativo. Es, por el contrario, protagonista quizás con la excepción de la innecesaria historia de Rose y Finn y su correlato musical, lo que nos permite suponer que tendrán un rol fundamental a futuro en el Episodio IX.

El primero de estos elementos nuevos destacables es un tema que identifico como el del entrenamiento jedi (pueden escucharlo al final de “Ahch-To Island” por ejemplo o a partir del minuto de “The Rebellion is Reborn”.  Mucho se ha discutido si este es un tema de la relación entre Luke y Rey, o un tema nuevo alguno de ellos. Yo soy de esta postura, pues creo que le pertenece (y esperemos le siga perteneciendo) a Rey en un futuro, reflejando su constante relación con la fuerza. Lo anterior me parece evidente por la forma en que integra el tema de Rey de TFA, y además, con el claro nexo instrumental que se da entre el tema de Rey y este nuevo tema musical en “The Rebellion is Reborn” (ver 1:20).

El segundo tema virtuoso es “The Spark”, que tiene su remisión al pasado en la despedida-reencuentro de Leia y Luke, pero que cobra toda su potencia mientras Luke cruza el umbral al desolado campo de batalla, transformándose en un símbolo para la Resistencia: la chispa que encenderá la rebelión.  Esta idea es perfectamente abordada en el diálogo Kylo Ren – Luke, que recogemos a continuación:

-Kylo Ren: The Resistance is dead! The war is over! And when I kill you, I will have killed the last Jedi!

 

– Luke: Amazing. Every word of what you just said is wrong. The rebellion is reborn today. The war is just beginning. And I will not be the last Jedi.

Como ya hemos comentado, musicalmente, al menos en TLJ, es el fin del tema musical de la Rebelión, y esperamos, la construcción de una propio a futuro. Con una Rebelión diezmada, es fundamental la lucha real versus la simbólica. No olvidemos que, al igual que “Dunkirk”, TLJ se trata de como la Resistencia transforma una increíble derrota militar en su mejor victoria política, y siendo de esperar que esa victoria tarde o temprano se capitalice, la música necesariamente deberá ser “The Spark”.

Para finalizar, toca hablar de “Canto Bight”. Con este tema, cobra sentido la afirmación anterior, en cuanto muchas veces no hay nada nuevo musicalmente hablando, sino temas anteriores que se metieron a una juguera. “Canto Bight” es un verdadero remake de clásico de la cantina, que si bien musicalmente impresiona tanto como en lo visual (en especial con los toques de jazz hacia la segunda parte que son totalmente notables), lo cierto es que mirado con perspectiva, parece el apoyo de Williams en una de sus composiciones favoritas, en vez de un nuevo tema.

Como pocos, TLJ es un disco que debemos sentarnos a escuchar y dejar correr. Desde “The Battle of Crait”, pasando por la comentada “The Spark”, a “The Last Jedi” y terminando en “Peace and Purpose” (dándole esta última todo el significado a la película), vivimos una segunda parte que en lo musical, puede tener pocos trabajos a su altura. Un disco que nos deja esperando el cierre de esta trilogía, tanto visual como musicalmente, una vez que las piezas ya están puestas sobre el tablero.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s