Revius Club de Cine – MCU Edition: Avengers: Age of Ultron

A medida que nos acercamos a Infinity War, y que nuestro Club de Cine se comienza a despedir de la fase 2 del MCU, nos corresponde comentar Avengers: Age of Ultron, la segunda reunión de los héroes más poderosos de la Tierra, dirigida y escrita por Joss Whedon, y protagonizada por Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Mark Ruffalo, Jeremy Renner, Aaron Taylor-Johnson, Elizabeth Olsen, James Spader, Cobie Smulders y Samuel L. Jackson.

 

El precio del desgaste

A estas alturas del 2015, el MCU ya era un leviatán sin igual en la historia del cine, y Age of Ultron prometía ser otro evento de aquellos, que además servía para seguir plantando semillas de cara al conflicto con Thanos en Infinity War. Es justamente por esto que Disney confió en Joss Whedon para que les entregara las llaves del éxito una vez más. Sin embargo, los conflictos se sucedieron desde el principio, partiendo por la idea del director de hacer un filme más pequeño y personal, en contraste a la necesidad de Marvel de igual o superar el nivel de espectáculo de la primera cinta. Los problemas no pararon, no sólo por la negociación contractual de Robert Downey Jr. (cuyo contrato terminó con Iron Man 3), pero también por los conflictos entre director y estudio, los que se sucedieron hasta la post-edición, debido a la incorporación de las escenas en la granja de Hawkeye, así como a las alucinaciones de Thor que pretendían conectar esta cinta con la amenaza de Thanos.

Y no bien estos conflictos no son tan notorios en la ejecución como ocurre, por ejemplo, con Thor: The Dark World, sí se sienten los efectos, particularmente el desvío con la familia de Hawkeye que pese a aportar, se siente, verdaderamente, como otra película; mientras que las escenas de Thor y Selvig verdaderamente no aportan nada que la audiencia a esas alturas no supiera gracias a otras cintas. Para qué decir de la inclusión de la trama romántica entre Hulk y Black Widow, un engendro sin pies de cabeza que es tan malo que lo mejor que salió de ello fue la forma en que se burlaron constantemente en Thor: Ragnarok.

Finalmente, los conflictos derivan en una película que, no bien es buena, no se siente a la altura de la anterior y que no ha envejecido muy bien narrativamente (la reacción al verla de nuevo para esta instancia ciertamente fue más negativa que cuando recién salió). Whedon también terminó tan agotado y con su capital narrativo disminuido que dejó la producción de Agents of S.H.I.E.L.D. y el MCU en general, y no volvería a acercarse al cine de superhéroes hasta que WB lo llamó para reemplazar a Zack Snyder en Justice League.

 

Rostros nuevos y villano mayormente olvidables.

Dentro de los múltiples ganchos con los que contaba esta película, estaba el debut de múltiples personajes, entre los que se incluía el debut de 2 icónicos vengadores como lo son Scarlet Witch (Elizabeth Olsen) y Quicksilver (Aaron Taylor-Johnson), con la particularidad de tratarse de personajes cuyos derechos estaban compartidos con Fox -conocidos son también los rumores que hablaban de que Whedon quería incorporar a Captain Marvel y a Spider-Man, sin lograr conseguirlo-.

Sin embargo, y en un giro inesperado, Quicksilver moriría en esta película (se dice que como parte del arreglo con Fox para que cada estudio se quedara mayormente con un personaje), y a estas alturas su participación es casi una nota al pie de página del MCU. Y no bien Wanda Maximoff ha tenido mejor suerte en cuanto a su supervivencia, lo cierto es que la dirección del universo fílmico está tan interesada en otros personajes, que es poco y nada lo que se ha hecho con Scarlet Witch, más allá de introducir -sin mayor profundidad- su relación con Vision.

Y ya que estamos hablando del rol de Paul Bettany, su introducción como Vision -dejando de lado su rol como la voz de J.A.R.V.I.S.- viene de la mano de Ultron (inspirado casting de James Spader para la voz del personaje). Lamentablemente muchas cosas del tan hypeado villano decepcionaron, más allá del cambio en su origen, entregándoselo ahora a Tony Stark y a Bruce Banner en lugar de a Hank Pym -como constaba en los planes originales de Edgar Wright para Ant-Man-; ya que como ya era costumbre a estas alturas, lo básico y unidimensional del villano y sus motivaciones entregaron otro débil némesis para el MCU, aunque uno que en base al carisma de su caracterización, igualmente salió a flote.

 

La sombra de cosas por venir.

Pese a su carácter como evento fílmico y secuela de una de las películas más taquilleras de la historia -así como el fenómeno fílmico más importante de la década-, es imposible sacudirse la sensación de que Age of Ultron era más un teaser de más de 2 horas de lo que sería el futuro del MCU, más que otra cosa (bastante ayuda que se había perdido ese factor novedad que tanto había ayudado a la primera Avengers).

Así, más allá de la introducción de nuevos personajes, la película profundiza la trama de las Infinity Stones que ya venía presente gracias a Guardians of the Galaxy (mucho ayuda también la escena post-créditos con una nueva aparición de Thanos, ahora ya encarnado por Josh Brolin).

Como si esto fuera poco, la película también planta las semillas de conflicto entre Iron Man y el Capitán América, las que germinarían en Civil War producto de la firma del Acuerdo de Sokovia, justamente a propósito de la actuación de los Vengadores en el conflicto con Ultron.

Además, la película también contó con la introducción al MCU de Ulysses Klaue (Andy Serkis), así como nuevas menciones del vibranium y de Wakanda, lo que derivaría en Black Panther.

Y claro, también están todas las piezas de las cuales se haría cargo Thor: Ragnarok, partiendo por la desaparición de Hulk al final de la cinta, así como el viaje del personaje de Chris Hemsworth para recabar información en torno a la misteriosa figura que está poniendo eventos en marcha y buscando hacerse con el poder de las Infinity Stones.

Todo esto puede apreciarse como muestra del tejido conector del MCU, pero al mismo tiempo, es difícil no sacudirse la sensación de que, pese a estar todo conectado en el gran esquema, Age of Ultron está más preocupada de sembrar tramas que de resolver su propia narrativa.

 

The city is flying and we’re fighting an army of robots. And I have a bow and arrow. Nothing makes sense.

Algo de lo que vale la pena hablar en esta película es el, para muchos, divisivo arco de Hawkeye, partiendo por la revelación de que Clint Barton tenía una esposa e hijos, los cuales vivían en una granja casi desconectados del mundo por su protección. Es una revelación que a muchos no cayó bien por dos motivos: primero, porque muchos esperaban una posible relación amorosa entre Clint y Natasha como en los comics, en lugar de que el personaje de Jeremy Renner tuviera familia (como en el universo Ultimate) y de la desastrosa relación de Nat con Hulk; y segundo, porque el respiro que los personajes tienen en la granja Barton se siente bastante extraño en la película.

Y no bien el ritmo de la cinta se ve alterado por este desvío, lo cierto es que Hawkeye como personaje se ve fortalecido por esta profundidad narrativa, misma de la cual carecía en sus apariciones anteriores, especialmente en la primera Avengers donde el arquero pasó gran parte del metraje bajo el control de Loki. Hawkeye sale con una caracterización nueva, y lo más importante, con una misión de vida que lo acompañaría en sus futuras apariciones. Aparte que más Linda Cardellini siempre es bueno.

 

 

Connections: tie-ins del MCU

Fuera de todo lo que ya hemos mencionado (Pietro y Wanda, los Barton, Infinity Stones, la creación de Vision relacionada con Ultron, etc.), vale destacar que el arco mismo de Ultron y su evolución hace eco de múltiples apariciones del personaje en los comics (incluyendo la capa roja de su primera aparición).

El mal utilizado Baron von Strucker trae de vuelta a HYDRA post-Winter Soldier, y también cuenta como referencia su reciclaje de tecnología chitauri. De la misma forma lo hace la doctora Helen Cho, quien es la madre de Amadeus Cho, conocido personaje de los comics.

Los flashbacks de Black Widow provocados por Scarlet Witch, es nuestro primer vistazo al programa Red Room, aquel donde se formó Natasha Romanoff, y que cuentan con un interesante cameo de Julie Delpy como la mujer a cargo del programa.

Finalmente, una de las mejores referencias es cuando aparece la armadura Hulkbuster de Iron Man, no sólo por la aparición de tan emblemático traje, pero también por el apodo que le da Tony: Veronica. El juego está dado por la ex-novia de Bruce, Betty, y obviamente por Betty y Verónica, los icónicos personajes de Archie Comics que están en un triángulo romántico infinito con Archie.

 

Who is that Stan Lee?

Uno de los veteranos de la Segunda Guerra que va a la fiesta en la Avengers Tower (es un simpático detalle que Steve se junte con gente que experimentó lo mismo que él).

 

Nos despedimos por esta oportunidad y los dejamos invitados para la próxima semana, donde corresponde cerrar la fase 2 con Ant-Man.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s