Revius Club de Cine – MCU Edition: Doctor Strange

Esta semana en nuestro Club de Cine, la magia hace su debut oficial en el MCU de la mano de Doctor Strange, dirigida por Scott Derrickson, y protagonizada por Benedict Cumberbatch, Chiwetel Ejiofor, Mads Mikkelsen, Tilda Swinton, Rachel McAdams y Benedict Wong.

La Fórmula Marvel contraataca.

Hemos mencionado desde nuestro comentario de Iron Man, que dicha cinta sentó las bases de lo que sería la llamada “fórmula Marvel”, una guía a la que casi todas las cintas del estudio se han adaptado en mayor o menor medida. Y no bien las cintas más recientes, especialmente durante la fase 3, han intentado desmarcarse un poco de la fórmula e innovar con sus temáticas, narrativas, diseño de producción y demases (con resultados mayormente positivos, especialmente en el caso de Thor: Ragnarok y Black Panther), el tan exitoso formato se ha negado a desaparecer completamente. El más claro ejemplo de esto es lo que ocurre con Doctor Strange, la cual sigue al pie de la letra la fórmula, siendo la película que más se asemeja a la primera Iron Man en prácticamente todo: un protagonista increíblemente arrogante (Benedict Cumberbatch, en un divisivo casting, especialmente con la campaña online que había por Oded Fehr, y con la revelación de que Oscar Isaac era uno de los candidatos del estudio), que deslumbra en su campo de desempeño pero que sufre un percance que lo deja dañado, le impide ejercer completamente sus actividades y lo lleva a un punto bajo, del cual sale luego de recibir un baño de humildad tras una serie de enseñanzas impartidas por un particular mentor (en este caso la Ancient One de Tilda Swinton, otra decisión no exenta de polémica debido al “blanqueo” del personaje y a la decisión de cambiar la locación del Tibet por Nepal, con tal de ganarse el favor del gobierno chino y poder estrenar la película ahí), por lo cual el protagonista se alzará con un renovado propósito y habilidades nuevas a tiempo para enfrentar a un antagonista que tiene lazos con él o con su mentor.

La película funciona porque la fórmula ya está archiprovada por lo cual no había mayor riesgo en ceñirse a ella, y por lo cual la cinta pudo desplegar esfuerzos de innovación en otros aspectos (audiovisualmente es una de las cintas más espectaculares de Marvel), y también cuenta con el plus de que Cumberbatch está tan acostumbrado a interpretar personajes en el mismo molde de su “Sherlock”, que para esta versión de Stephen Strange, resulta un casting adecuado (pese a los “what ifs” que otros actores habrían tenido en plasmar sus versiones del personaje). Pero al mismo tiempo, la sensación de “más de lo mismo” fue algo que Doctor Strange nunca se pudo sacudir, lo que repercutió en su “modesta” recaudación de poco más de 600 millones en la taquilla -para el estándar de Marvel de pasar los 1000 millones de dólares por cinta-, y en lo casi olvidada que ha resultado para la audiencia en general.

 

Otra película, otro villano descartable.

A estas alturas el problema de Marvel con sus antagonistas es uno más que documentado, y Doctor Strange, como fiel reflejo de la fórmula del estudio, no es la excepción. El Kaecilius de Mads Mikkelsen es otro enemigo genérico y unidimensional, pobremente definido y sin un mayor impacto en el MCU.

Y no bien la película intenta innovar con el divertido duelo final con Dormammu (interpretado también por Cumberbatch), y planta las semillas para el giro que Mordo tendrá en la eventual secuela -aún no confirmada-, lo cierto es que es otro acápite donde el filme queda al debe.

 

Marvel’s DOCTOR STRANGE. Doctor Stephen Strange (Benedict Cumberbatch). Photo Credit: Jay Maidment. ©2016 Marvel. All Rights Reserved.

Audiovisualmente impecable.

Uno de los grandes ganchos de Doctor Strange venía dado por la introducción de la magia y de diversas dimensiones al MCU, y en este apartado la película no destiñó. Todo lo contrario, sus escenas de acción plagadas de planos dimensionales y saltos entre ellos mientras se plegan sobre sí mismos no sólo nos recordó algunos de los mejores momentos visuales de “Inception”, pero además tomó esta fundación para construir algo distintivo y llamativo, donde la única molestia fue que nos habría gustado ver mucho más.

Pero fuera de esto, la cinta también se las ingenia con varias secuencias interesantes, como los diversos viajes de Strange por la ya mencionadas dimensiones paralelas, así como el genial montaje con el loop infinito en la confrontación entre Strange y Dormammu, donde se demostró que si la cinta se hubiera dedicado a innovar un poco más en seguir tan al pie de la letra la fórmula Marvel, el resultado podría haber sido mucho más memorable.

 

It’s not about you.

A riesgo de parecer disco rayado, pero la adhesión de la cinta a la fórmula Marvel es algo que obviamente repercute en el arco mismo de Stephen Strange como personaje. Siguiendo el precedente sentado por tantas cintas de Marvel, el objetivo de la historia de origen del protagonista es llevarlo desde su posición de privilegio y arrogancia hasta un punto donde, tras caer a lo más fondo que podría hacerlo, logra volver a levantarse gracias a un renovado propósito que va de la mano de un baño de humildad que era lo necesario no sólo para enmendar su vida, pero para convertirse en un héroe.

Doctor Strange es un fiel reflejo de este arco, ya que Stephen Strange inicia la cinta como el mejor neurocirujano del mundo, rodeado de riquezas producto de su éxito, pero ensimismado en su arrogancia, lo que lo tiene viviendo una burbuja de su propia creación, incapaz de crear relaciones relevantes ni siquiera con su ex-pareja Christine (una Rachel McAdams que se contenta con sólo estar en la película). Es entonces que llega el fatídico accidente y la pérdida de sus habilidades para realizar cirugías, lo que a la vez lleva a Strange a perder toda su fortuna buscando remediar su predicamento. Es esto lo que lo llevaría eventualmente a Kamar-Taj y descubrir la magia, mediante lo cual no sólo canalizaría la fuerza mística de diversas dimensiones, pero a tener su redención personal y recibir ese baño de humildad que le permitiría alzarse a la altura de la ocasión y transformarse en un héroe. No es nada original ni mucho menos, pero como demuestra el éxito de la fórmula, funciona.

 

Connections: Tie-ins del MCU

Fuera de la introducción de sus personajes principales -y el cameo de Thor en los créditos-, y algunos secundarios con raíces en los comics (como Nicodemus West o el maestro Hamir), también hay algunas otras conexiones más sutiles -la Avengers Tower en Nueva York, o el potencial paciente para ser tratado por Strange (un coronel de la Fuerza Aérea con la espalda rota, o sea, James Rhodes tras los hechos de Captain America: Civil War)-.

Y claro, también está la gran cantidad de artefactos místicos del MCU, partiendo por el ojo de Agamotto que contiene una de las Infinity Stones, y otros tantos extraídos de los comics como la vara de Watoomb o el Báculo de Uno utilizado por la maestra del santuario de Hong Kong (lo que generó todo un problema de continuidad ya que un comic complementario identificaba a este personaje como Tina Minoru, madre de Nico Minoru; un hecho que la serie televisiva Marvel’s Runaways, que forma parte del MCU, decidió ignorar creando otra versión de Tina Minoru y otro báculo, en un retcon del cual no se ha generado aún una explicación oficial que pudiera unificar ambas versiones del personaje -lo que situaría a Runaways en un futuro del MCU, y no en el presente como pareciera indicar la serie-).

Finalmente, mencionar que la dimensión oscura es una adaptación casi textual de los diseños que el gran Steve Ditko hiciera en los comics originales de Doctor Strange, lo que es un buen homenaje al co-creador del personaje.

 

Who is that Stan Lee?

El hombre en el bus leyendo “The Doors of Perception” de Aldus Huxley, una interesante conexión temática con la película.

 

Esto es todo por ahora, y desde ya los dejamos invitados para la próxima semana, donde será el turno de comentar Guardians of the Galaxy Vol.2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s