Arrow S06E18: Fundamentals

Photo: Shane Harvey/The CW — © 2018 The CW Network, LLC. All Rights Reserved.

Si Oliver pensaba que había tocado fondo la semana pasada luego de la partida de Digg, ciertamente no esperaba el golpe que el capítulo de esta semana le tenía preparado, todo mediante un descenso a lo más profundo de su psiquis, lo que sumado al retorno -en forma de alucinación- de un personaje fan favourite como lo es Prometheus, le entregó un golpe de aquellos a Oliver, lo que eventualmente terminaría en la destitución de Ollie como alcalde de Star City.

Otro elemento que ayudó mucho a este episodio fue la decisión de comenzar in media res, para luego presentar gran parte de la trama como un flashback extendido que daba lugar a las escenas que dieron partida al capítulo, las que obviamente impactan si se trata de ver a Oliver, vistiendo el traje de “The Hood” de la primera temporada, atacando el cuartel general de la policía de Star City para dar con el paradero de Díaz. No es algo extremadamente novedoso ni mucho menos, pero es un truco que “Arrow” no había utilizado hace bastante, y que funciona, más cuando genera semejante interés para la trama (ayuda mucho también que la escena fuera una gran escena de acción, ayudada por la ingeniosa mano del director Ben Bray, quien sacó provecho al nuevo cuartel de policía como set).

Hablando del episodio en sí, quizás lo más impactante -desde un punto de vista publicitario- era el retorno de Josh Segarra como Adrian Chase/Prometheus. Y no bien el impacto se perdió un poco por la absurda decisión de la producción de spoilear el retorno de Segarra en los créditos al inicio del capítulo, no logró arruinar la aparición del villano del año pasado y la forma en que ahora, casi como un fantasma, continúa espantando y asustando a Oliver incluso desde el más allá. Segarra sigue deleitando con su intensidad y carisma, y las cicatrices en su cabeza producto del balazo con el que se quitó la vida fueron un gran, y grotesco, toque.

Y claro, además de elogiar todo el daño que Díaz le ha causado a Oliver, la presencia de Prometheus ciertamente le sirvió como un recordatorio a nuestro protagonista del estado en que están las cosas, así como permitirle cuestionarse todo el avance que ha conseguido como persona a costas de cumplir la misión que como vigilante/superhéroe se impuso hace ya 6 años, siguiendo los cuestionamientos que le hicieran todos los renunciados integrantes del ahora inexistente Team Arrow.

En este sentido, “Fundamentals” se siente muy hermano de “Kapiushon”, uno de los mejores capítulos de la temporada pasada -y que llegó casi a esta misma altura del ciclo-, especialmente en cuanto a la forma en que ambos se proponen destilar a Oliver hasta su esencia y confrontarlo con fuertes verdades respecto a sus inicios y la forma en que ha evolucionado con el pasar de los años hasta llegar a donde se encuentra ahora. De más está decir que Stephen Amell brilla esta semana igual como lo hiciera en el otro capítulo referenciado, considerando no sólo que a ratos tenía que fingir estar drogado gracias al vertigo que lo tuvo alucinando todo el capítulo, pero también en algunas escenas potentes como aquella donde es confrontado por su yo de la primera temporada, y dice mucho del crecimiento de Amell como actor en cuanto a la forma en que lo vimos interpretar dos facetas tan distintas y diametralmente opuestas de Oliver, al punto que pareciera que fueran 2 personas distintas.

En general la exploración de Ollie como personaje desde todo punto de vista fue algo tan potente y que funcionó tan bien en este capítulo, que incluso permite pasar un poco por alto aquellas cosas que no funcionaron, como por ejemplo, el anticlimático drama político respecto a la destitución de Oliver como alcalde. Y más allá de demostrarnos que Díaz también tiene comprados a hombres en el Concejo Municipal de Star City, lo cierto es que la trama no cuajó mucho -creo que dice mucho del interés de la producción en ella el hecho de que todo el climax y la destitución misma le fueron informados a Quentin (ahora el nuevo alcalde) por teléfono, mientras que Oliver sólo lo vio por tv-, lo que sumado a la anunciada resolución de la trama misma (qué esperaba Oliver que iba a pasar realmente luego de despedir a la capitana de la policía, y al fiscal de distrito, por muy corruptos que fueran si no tenía pruebas legalmente viciadas para hacerlas valer en un debido proceso), fue un tanto frustrante. Será interesante el ver si murió definitivamente la carrera política de Oliver, desperdiciando mucho potencial narrativo si la serie lo hubiera utilizado como correspondía, o si acaso la situación eventualmente se revertirá y Oliver volverá a ser alcalde.

Para ir concluyendo la reseña, y aprovechando el marco que nos provee la notoria mejoría de la serie las últimas semanas, ciertamente da para pensar si acaso la reducción del foco narrativo a básicamente Oliver y su círculo cercano, como en las primeras temporadas, es el elemento clave para explicar el alza de calidad en esta temporada. Al menos es difícil discutirle al resultado, especialmente cuando la serie se había vuelto un show coral más que uno centrado en un grupo específico y reducido de personajes, aún más cuando la relación de la serie con algunos de éstos es distinta que la de otros (porque seamos honestos, ¿alguien realmente ha extrañado al nuevo team las últimas semanas, fuera de sus brevísimas apariciones?).

“Fundamentals” es otro muy buen episodio que mantiene la racha de la serie, ha medida que ha ido mejorando su calidad de cara al último tramo de una temporada bastante irregular. Esperemos que se mantenga esta notoria alza, y el show continúe bien encaminado de cara a su final de ciclo.

Notas al cierre:

  • Considerando la idea de plagar la psiquis de Oliver de personajes que aún lo atormentan, no hubiera estado mal haber visto a Tommy Merlyn o a Samantha Clayton.
  • Oliver básicamente despidió a Felicity del, ahora inexistente, Team Arrow. Se entiende la intención de separar las 2 mitades de su vida y continuar con su enfoque back to basics para derrotar a Díaz, pero por ahí no parece la más inteligente de las ideas considerando cuanto del éxito de toda la operación a lo largo de los años pasa por la pericia técnica de la blonda hacker. Sabemos que eventualmente Felicity volverá a su rol de Overwatch, pero igual… food for thought.
  • “Drugs are bad”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s