Arrow S06E19: The Dragon

Cuando una serie que lleva ya tanto tiempo al aire se atreve a salir con un formato novedoso para un capítulo, usualmente se siente algo bienvenido. Claro, todo depende de la ejecución, pero en general salirse un poco de los parámetros establecidos para contar una historia distinta y que complemente a la temporada siempre se sentirá algo bienvenido, tal como ocurrió con “Arrow” esta semana, con un episodio que cuenta con mínimas participaciones de Oliver y cía., optando en lugar por centrarse en Ricardo Díaz, con una trama que explora sus planes y motivaciones actuales, y que mediante algunos flashbacks nos muestra su atormentada infancia.

Emparejando a Díaz con Laurel-2 como compañera de viaje, “The Dragon” es episodio que baja las revoluciones de la serie, dándonos una pausa para conocer mejor al villano de este ciclo, de paso generando una sensación de construcción de mundo, tanto en nuestro vistazo a Blüdhaven y los criminales que controlan la ciudad, como a Díaz en sí, algo más que necesario considerando lo poco explorado del villano y sus motivaciones.

Y no bien hay una leve inconsistencia en cuanto al tono del capítulo, lo cierto es que no sólo es otra buena entrega en esta racha que ha amarrado la serie y que ha elevado la calidad de esta temporada, pero que también nos permite entender en un nivel emocional las motivaciones detrás del villano que, pese a los problemas de caracterización, ha sido muy bien interpretado por Kirk Acevedo con esa intensidad que lo caracteriza.

 

Pictured: Kirk Acevedo as Ricardo Diaz — Photo: Dean Buscher/The CW — © 2018 The CW Network, LLC. All rights reserved.

Antes de pasar a hablar de Díaz propiamente tal, despachemos sumariamente la breve trama secundaria de este capítulo, centrada en el reencuentro de Felicity y Curtis para trabajar en Helix, así como las preocupaciones de la primera ahora que Oliver ha vuelto a ser un lobo solitario. Lo cierto es que no hay mucho que decir, es una trama breve que funciona bien, tanto en lo relativo a la preocupación de Felicity (mayormente centrada en que Oliver no sea capaz de cuidarse solo), como en el romper las barreras que distanciaron a la gente y volver a ver no sólo todas las cosas que tiene en común con Curtis, pero también el como las personas pueden acercarse cuando dejan de lado sus diferencias. No es una trama revolucionaria ni mucho menos, pero parece un paso en la dirección correcta, especialmente para cuando la serie eventualmente decida volver a armar al Team Arrow, que a estas alturas es más una cuestión de tiempo que otra cosa (sabemos que la idea de lobo solitario no durará mucho, considerando que uno de los puntos que la serie más ha reforzado con el paso de los años es que Oliver necesita estar rodeado de personas para ser mejor).

Pero pasando ahora sí a Diaz y Laurel-2, vale la pena elogiar el foco que la historia pone en ambos, al punto de que casi pareciera un show de dos personas, pese a que hay muchos otros personajes interactuando en ella, como es el caso de Cartier Jr. (un perfectamente casteado Ashton Holmes), quien con poco que hacer en el episodio logra decir mucho, ya que todo en él -habla, cara, vestimenta, actitud- nos demuestra que estamos ante un chico mimado, vale decir, el contrapunto perfecto a Díaz y su historia de pobreza, bullying y orfanatos.

Es la simpleza narrativa en la caracterización, sumada a las actuaciones de Kirk Acevedo y de Katie Cassidy, lo que permite elevar el episodio ya que, lo sumariamente delineados de Díaz y Laurel-2 es suficiente, en contraste con todo el ambiente donde se desenvuelven, como para elevar a los personajes casi como si los conociéramos de toda la vida. Claro, también ayuda -especialmente a Black Siren- el hecho de que, pese a lo que está en juego, el estar ante un episodio bastante medido y, hasta cierto punto, aterrizado, lo que ciertamente genera un ambiente de mesura y de tensa calma que eleva la intensidad de ambos intérpretes, particularmente en lo que respecta a lo metódico, frío y calculador de Díaz.

En este punto también llama la atención el hecho que la serie decidiera cerrar con algo que se siente, al mismo tiempo, apropiado y contradictorio, como lo es Díaz hallando a quien lo atormentara en el orfanato, para poner en marcha una parte más de su venganza, prendiéndole fuego a la persona que lo hiciera sentir como un perdedor en su infancia. Es apropiado porque es un reflejo de lo metódico que puede ser Díaz en cuanto a perseguir sus objetivos, en este caso su venganza, así como para eliminar ciertas distracciones que puedan interferir en su plan actual de dominación; pero también es contradictorio porque es una decisión que se siente visceral y sentimental, y un tanto egocéntrica, casi traicionando lo meticuloso de un hombre que se mostró durante todo el capítulo (y la serie en general) como un brillante genio táctico, como quedó demostrado luego de la escena donde es baleado por alguien que se muestra como su opuesto.

Quizás la serie trató de demostrar que Díaz si tiene un punto débil, y que esa impulsividad reprimida tras años de cuidadosa planificación terminarán siendo lo que llevará a Oliver y cía. a derrotarlo (en cuyo caso, todo esto funcionará mejor en retrospectiva), pero considerando que aún no tenemos la imagen completa para analizar, es imposible no sentir cierta ambivalencia ante lo que ese momento final significa para Díaz, más allá de mostrar algo de shock value para la audiencia.

Aún así, y pese a estos inconvenientes menores, lo cierto es que “The Dragon” es otro muy buen capítulo en este tramo final de la temporada, el cual logra impregnar a los antagonistas de mayor profundidad y, producto de aquello, peligrosidad, particularmente en lograr vendernos a Díaz como el villano que la serie ha venido suponiendo que es desde que se revelara que él era la mente maestra detrás de Cayden James. Sólo el tiempo dirá si el resultado final será exitoso o no, pero al menos por el momento, es difícil quejarse.

Notas al cierre:

  • Cuesta no sacarse de la mente la idea de que este capítulo fue pensado para ahorrar presupuesto para el remanente de la temporada, mas es difícil discutir con los resultados, así que hay que anotarlo como un triunfo.
  • No deja de ser extraño que, a estas alturas, se siga ahondando por parte de los integrantes del otro Team, en que Oliver es casi un monstruo por lo que le hizo a René, y es que no bien es efectivo que lo envió al hospital y todo lo demás, más considerando no sólo que Oliver logró que la situación no empeorara y le costara la vida a René, todo en una pelea que fue iniciada por el nuevo equipo en el primer lugar.
  • El tener a Laurel-2 alejada de Quentin por un episodio fue un verdadero alivio.

Pictured: Katie Cassidy as Laurel/Black Siren — Photo: Dean Buscher/The CW — © 2018 The CW Network, LLC. All rights reserved.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s