Arrow S06E20: Shifting Allegiances

  • Tras un mes de muy buenos episodios donde “Arrow” se había dedicado a depurar su narrativa y enfocarse en un grupo más reducido de personajes, de pronto pareciera que la serie va a recaer en viejos hábitos gracias a “Shifting Allegiances”, un buen capítulo que, aún así, levantó un par de advertencias cortesía de una narrativa más dispersa producto justamente del retorno de varios personajes.
  • No bien, como dijimos, estamos ante un buen episodio, lo cierto es que hay problemas radicados, por ejemplo, en el retorno de René tras más de un mes de ausencia. Honestamente, era poco lo que se había extrañado la presencia de Wild Dog en la serie, por lo cual es inevitable sentir algo de redundancia en su retorno a la serie, especialmente cuando su nuevo arco narrativo es básicamente el mismo por el cual pasó Diggle al comienzo de la temporada.
  • A propósito de Diggle, este capítulo fue la primera vez que lo vimos ya funcionando completamente como agente de A.R.G.U.S., y la verdad es que el rol le sienta bien, ya que no sólo permite reforzar los puntos hechos por el personaje en torno a la necesidad de crecer y desarrollarse fuera de la sombra de Oliver -y sin requerir el manto de Green Arrow-, pero además porque es justamente el personaje de David Ramsey lo que permite elevar completamente la trama del equipo de René, Dinah y Curtis, quienes no dudaron en ofrecerle un lugar en el equipo -lo que se sintió un poco extraño, ya que fuera de la sentida disculpa de Diggle por todo lo ocurrido entre ellos, de verdad que la actitud del nuevo equipo fue casi como si nada hubiera pasado, lo que no hace más que reforzar lo que hemos dicho hace tiempo: la trama del quiebre entre los 2 equipos fue una completamente innecesaria, porque el razonamiento mismo se cae a pedazos si se le da muchas vueltas-.
  • Siguiendo con Digg y el nuevo equipo, y considerando que en estas postrimerías de la temporada es cuando la serie usualmente deja entrever ciertas tramas del año siguiente, da para pensar si acaso Digg trabajará más frecuentemente con el otro equipo o, incluso, si acaso René, Dinah y Curtis podrían pasar a formar parte de las filas de A.R.G.U.S. No sería una trama extraña, y sería una forma más novedosa de continuar con el conflicto entre ambos equipos, si acaso la serie quiere continuar con esa decisión. También tendría sentido no sólo como una forma de “legitimar” el vigilantismo en Star City -y los efectos que podría tener en las demás series-, pero también generar un conflicto con Oliver, especialmente ahora que la trama lo dejó en una posición de enfrentar a un sistema corrupto que lo busca enjuiciar por ser un vigilante.
  • A propósito de Oliver, es necesario mencionar que su trama esta semana, centrada en Anatoly y Díaz, fue por lejos lo más fuerte de este episodio. Por un lado, el sorpresivo foco en Anatoly estuvo muy bien logrado, especialmente en la forma en que su pseudo-redención dejó abierta una ventana para que Oliver pueda eventualmente salir del entuerto en que se encuentra; y por otro lado, también funcionó para entregar el mensaje fuerte y claro respecto a cómo Díaz es un villano distinto a los demás que la serie ha presentado. En efecto, Díaz no tiene una conexión mayor con Oliver, ni le guarda rencor por algún hecho en el pasado; no, Díaz quiere el poder absoluto, y en sus planes, Oliver y Green Arrow son una gran molestia de la cual tiene que deshacerse, y ante ese panorama, Díaz no tomará riesgos innecesarios -es por eso, por ejemplo, que decide hacer trampa en su pelea “honorable” con Oliver, luego de que éste último, era que no, estuviera a punto de vencerlo-. En este sentido, Díaz funciona como un buen contrapunto a Oliver, y básicamente es la antítesis del estilo más heroico de Oliver y su funcionamiento, ya que pese a lo laxas de las “reglas”, Oliver sigue teniendo un código de conducta, algo de lo cual carece Díaz -como bien nos recuerda Laurel-2 al mencionar la escena donde Díaz quemó vivo a su bully de infancia la semana pasada-.
  • Siguiendo con la pelea entre ambos, es necesario decir que la secuencia fue bastante inusual para los estándares de la serie: sin música, sin mayor teatralidad, y completamente brutal. No bien algunas tomas de la cámara no funcionaron tan bien, lo cierto es que se agradece la intención de probar algo nuevo en la materia.
  • Finalmente, hablemos de Laurel-2. Hemos criticado durante toda la temporada su trama y esta semana no será la excepción. Más allá de una nueva traición hacia Quentin -que hace que éste se de cuenta un poco -por fin!- de que no está frente a su hija-, los intentos de la serie por seguir esbozando una posible redención son bastante extraños, más considerando que en el capítulo anterior nos habían dejado bastante claro que Laurel-2 está muy a bordo con los planes de Díaz. Semejante indecisión narrativa, sumado a lo problemática en sí de la trama a lo largo de toda la temporada, de verdad nos tiene llegando a un punto donde la serie se arriesga a perdernos en torno al interés en esa trama.
  • A fin de cuentas, “Shifting Allegiances” es un episodio más bajo de lo que la serie nos venía entregando últimamente, pero aún así es un buen episodio que presenta desarrollos interesantes de cara a la recta final de la serie y al final de temporada en unas semanas más.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s