Supergirl S03E16: Two Minds

Photo: Dean Buscher/The CW — © 2018 The CW Network, LLC. All rights reserved.

  • Tras 2 episodios relativamente autocontenidos, esta semana “Supergirl” por fin decidió hacer avanzar la trama principal de la única forma que a estas alturas era posible: mediante la introducción de Pestilence, quien para el final del capítulo ya se ha reunido con Purity y Reign (“rescatando” a Sam del tratamiento de Lena). En el intermedio, también hay un choque entre Kara e Imra respecto a las éticas superheroicas -y que obviamente tiene un elemento extra considerando todo lo ocurrido con Mon-El-, así como otro material en el cual participan todos los personajes. En general es un buen episodio con sólidas tramas, pero que funcionan mejor de forma individual que en su conjunto, y aún así, se siente como que la mayoría se quedan cortas al final.
  • Quizás la trama más importante del capítulo fue el debate entre Kara e Imra respecto a si era correcto o no matar a Pestilence para acabar con su amenaza y evitar que en el futuro se transforme en Blight. Es una discusión importante y en la que ambos personajes tienen argumentos convincentes respecto a lo que se debería hacer en el caso en cuestión; sin embargo, es lamentable que la serie no sepa bien qué hacer con la trama, más allá de hacer que ambas heroínas repitan ad eternum sus argumentos mientras nadie más aporta a la discusión. Y no bien Imra tiene sus motivos secretos que se revelan en el episodio -la muerte de su hermana a manos de Blight-, lo cierto es que la decisión de que alguno de los legionarios tenga un secreto o información que deciden ocultar hasta casi el final es algo que “Supergirl” ya ha hecho varias veces esta temporada, por lo cual se sintió algo redundante.
  • Algo similar ocurre con la trama entre Lena y Sam, la cual funciona bien con la dicotomía entre ambas, así como entre Sam y Reign, jugando con una trama estilo Jekyll y Mr. Hyde, ya que no bien Reign funciona, aparentemente, como una identidad separada de Sam; al mismo tiempo, la parte World Killer es una especie de reflejo oscuro de las más oscuras pesadillas de Sam, especialmente en lo que respecta a Ruby. Es una idea interesante y que nos habría gustado que la serie hubiera profundizado más, en lugar de enfocarse por ej., en la minucia del procedimiento que estaba utilizando Lena.
  • Y a propósito de Lena, también hubo desarrollos interesantes respecto a ella, sobre todo en la manera en que la serie sacó a relucir en los últimos capítulos sus aspectos más “Luthor”, sin necesariamente pintarla ni convertirla en villana. Y es que pese a ser la única buena en la familia, Lena comparte la desconfianza con la autoridad y la arrogancia que el apellido lleva aparejado, por lo cual, no bien sus intenciones de ayudar a su amiga siempre fueron buenas, la decisión de no informar nada de lo que estaba ocurriendo a Supergirl, o a cualquier tipo de autoridad, pudo haber terminado costando más de lo Lena esperaba.
  • Pasando a la gran revelación de la semana, la presencia de Pestilence y la revelación de que se trataba de la recién introducida Dra. Grace Parker (Angela Zhou), también sufre de los problemas del capítulo en cuanto a su ejecución. No tanto en cuanto a Pestilence en sí -que realiza suficiente impacto como Grace y como World Killer para ser instantáneamente memorable-, pero en la promesa no cumplida de la trama respecto a una epidemia que está asolando National City. La serie habría hecho bien en haber profundizado esa trama (en lugar de plantear inmediatamente la existencia de una cura gracias a la Legión), así como haber mostrado sus efectos más allá de apenas 2 personajes -con independencia de que se trate de unos tan relevantes como Winn y Alex-.
  • Quizás lo más importante de Pestilence -y de las demás World Killers, o al menos de Reign- es el hecho de que, pese a su rol antagónico, la idea central es una perversión o un espejo oscuro de lo que Kara podría ser de no tener claro su centro moral y su ética, y es justamente eso lo que hace que este trío de villanas se perfilen de forma tan interesante, ya que más allá de su apariencia, sus poderes o su objetivo final, es la filosofía detrás de sus acciones y la contraposición con Supergirl, lo que termina elevándolas por sobre la media.
  • Es necesario decir que, pese a ser una villana, es difícil no tener simpatía con Pestilence cuando se prepara para acabar con los ejecutivos de una compañía de seguros.
  • Brainiac-5 como “humano” pareciera ser sólo una excusa para no someter a Jesse Rath a lo que asumimos debe ser una larga sesión de maquillaje.
  • Pese a lo buena de la actuación de Jeremy Jordan, el monólogo en la conversación con James se sintió un poco ajeno a lo demás, ya que los lamentos de potencial desperdiciado y de futuros sin materializar salió muy de la nada, a menos que sea una intención por parte de la serie de plantar desde ya una posible trama a futuro.
  • Voluntario o no, hay algo un tanto problemático en que la serie perfile a una actriz latina, una afroamericana y una asiática como oponentes y “espejos oscuros” del personaje caucásico, más considerando que pese a todo lo bueno que tiene “Supergirl”, uno de sus puntos al debe ha sido la diversidad racial de su elenco, especialmente en lo que a actrices se refiere (y eso sin mencionar los conflictos que ya desataron en su momento los castings de Floriana Lima -actriz italoamericana como un personaje latino- y de Amy Jackson -actriz caucásica con historial de hacer “brownface” en su paso por Bollywood-, al punto que se hicieron llamados a boicotear la serie).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s