Arrow S06E23: Life Sentence

No cabe duda que la sexta temporada de “Arrow” fue un ciclo increíblemente irregular. Un sólido inicio de temporada -hasta el mid-season finale– vino acompañado de un segmento intermedio de cuestionable calidad (al punto que nos llegamos a cuestionar si valía la pena que la serie volviera para otro ciclo), el cual fue repuntando a medida que nos acercábamos al final de temporada. Y como suele pasar con “Arrow”, de pronto la apreciación misma de las temporadas, como pasó con la tercera y la cuarta, suelen ir de la mano un poco con lo que ocurre en su respectivo final.

En este punto, vale la pena decir que “Life Sentence” ciertamente es un buen capítulo que está a la altura de las circunstancias, pero que deja en el aire la apreciación de la temporada a lo que cada uno considere correcto. Por nuestra parte, es imposible no sacudirse la irregularidad misma, pero las cosas al menos terminaron de buena forma, lo que nos deja cautelosamente optimistas de cara a una séptima temporada que no sólo comenzará con otro cambio al status quo de la serie, pero que también recibirá una bocanada de aire fresco producto del cambio de showrunners.

Y así volvemos a este final de temporada en particular, un episodio atípico en cuanto a lo que la serie nos tenía acostumbrados. No hay un final necesariamente bombástico, ni donde la existencia misma de Star City está en juego. No, “Life Sentence” tiene una resolución atípica que va de la mano de la asistencia que el FBI le brinda a Oliver y cía. para acabar con Díaz y la corrupción que está consumiendo Star City como un cáncer; el tandem Team Arrow – FBI – A.R.G.U.S. es suficiente para acabar con la operación de Díaz de golpe, y de forma rápida y eficiente. Por lo cual las “apuestas” del episodio concluyen relativamente rápido, ya que la acción queda entonces relegada a dar con el paradero del personaje de Kirk Acevedo, así como con el de Laurel-2.

Lo atípico de la estructura del capítulo finalmente es algo que beneficia a la serie, y que se siente bastante adecuado a lo fuera de lo común que fue Díaz como villano, para bien y para mal. Quizás lo más destacado en torno al personaje es ver la forma en que reacciona al verse cada vez más arrinconado y carente de poder tras un golpe decisivo que nunca vio venir.

Y claro, el detalle particular en torno a Díaz es que su futuro queda en el aire, ya que se logra escapar del Team Arrow luego de que Oliver se aprontaba a atraparlo, por lo que en lo que es otra situación novedosa, Díaz vivirá para atormentar a nuestros héroes en la séptima temporada, marcando la primera instancia en que un villano de la serie ha evadido la justicia de alguna forma u otra, y además ha vivido para contarlo en la siguiente temporada. Y no bien algunos cuestionarán el por qué la serie no hizo esto con algún otro villano quizás más prominente, lo cierto es que es interesante tomar prestada una página de otras series que han optado por construir antagonistas a lo largo de temporadas, como hizo “Legends of Tomorrow” al, justamente, rescatar a Damien Darhk.

El final temporal de Díaz podrá haber sido anticlimático para algunos, pero trae la promesa de algo mejor y más interesante ahora que no sólo lo conocemos y sabemos de qué es capaz, pero también de la interesante mención respecto a sus nuevos asociados: los Longbow Hunters, lo que no sólo hace referencia a una de las más conocidas y celebradas historias de Green Arrow, pero también a un grupo de villanos que enfrentó a Oliver en los comics recientemente, el cual además de ser liderado por Díaz, contaba entre sus miembros al Conde Vertigo, Brick, Red Dart, Killer Moth y una asociación con Clock King (3 de los cuales ya han aparecido en la serie).

La rápida caída de Díaz también fue interesante porque le permitió a la serie poner el foco en el “tour de despedida” que Oliver estuvo emprendiendo a lo largo de todo el capítulo. Estos momentos más personales no sólo permitieron que nuestro héroe recompusiera las relaciones con René, Dinah o John, por nombrar algunos, pero también nos permitieron conocer la extensión del acuerdo de Oliver con el FBI: a cambio de ayuda e inmunidad para todos sus asociados, Oliver decidió confesar que él era Green Arrow y entregarse a las autoridades federales. No bien el arco de Oliver durante toda la temporada no fue el más elegante, finalmente, el sacrificio de entregarse para salvaguardar a Felicity, William y a todos sus compañeros, es un buen corolario del viaje y crecimiento que Oliver ha emprendido durante todos estos años (harto ayuda lo muy bien actuadas que estuvieron las escenas en general).

El otro gran punto del capítulo -y que también formó parte del “tour de despedida”– es lo que ocurre con Quentin. Obviamente la muerte de personaje se sintió forzada y como algo evidentemente mandatado desde arriba producto de la decisión de Paul Blackthorne de abandonar la serie tras 6 temporadas (en la segunda pérdida de actores emblemáticos que sufre la serie este año tras la partida de Willa Holland). Aún así, fue una despedida digna, y que tuvo escenas emocionalmente potentes, como la despedida entre Quentin y Oliver, o la reacción de Sara (hola Caity Lotz!) al enterarse que su padre ha muerto.

Otros personajes que tuvieron su momento en el reflector esta semana fueron Laurel-2 y Anatoly, pero en un episodio que tenía tantas cosas por hacer, ambos quedaron un poco al debe. En el caso de Laurel-2, podemos desprender que este episodio marcará su giro definitivo al bien luego de una temporada marcada por la peor trama de todo el ciclo, y al menos queremos creer que sus interacciones con Sara en este final son suficientes para indicarnos su camino. En el caso de Anatoly, el mafioso ruso fue instrumental para marcar la caída final de Díaz, pero luego de cumplir su rol, pasó a un segundo o tercer plano; nos habría gustado ver algo más al respecto, pero damos por hecho que lo veremos la próxima temporada (quizás en compañía de Oliver en prisión).

Porque sí, al final del episodio, Oliver no sólo confiesa públicamente ser Green Arrow (y The Hood, exculpando a Roy y a Tommy de paso), pero es llevado por el FBI a una prisión de máxima seguridad, donde deberá pasar el resto de su vida -o, al menos, el período hasta la próxima temporada-. Es una jugada interesante, no sólo porque vuelve a cambiar el status quo (esperemos que de forma más permanente, o al menos longeva, que la resolución de la explosión de Lian Yu), pero porque también hace eco a “SUPERMAX”, una película que hace años se estaba desarrollando, en la cual Oliver Queen se encontraría encerrado en una prisión de máxima seguridad, rodeado de variados súper villanos de DC, por lo cual su objetivo no sólo era sobrevivir, pero también escapar luego de una revuelta. Y no bien no sabemos si sólo será un homenaje o veremos una adaptación de ese guión (sería interesante traer de vuelta a varios rostros conocidos, y a uno que otro nuevo, de la gran galería de villanos de DC), lo cierto es que es uno más en una lista de cambios que, como hemos visto, se preparan para la séptima temporada, donde la serie no sólo llegará a los 150 capítulos, pero donde además deberá enfrentar el doble desafío de, no sólo continuar innovando tras 7 años, pero también en dejar atrás el mal sabor de boca que nos dejó gran parte de esta irregular temporada.

Hasta entonces, les agradecemos a todos por habernos acompañado otro año comentando las aventuras de Oliver y cía., así como damos gracias por su paciencia en los momentos donde más nos costó sacar adelante la tarea. Y desde ya, obviamente, los dejamos invitados para acompañarnos cuando la serie retorne más adelante este año para su séptima temporada.

Notas al cierre:

  • ¿Cómo saber que Caity Lotz es la MVP suprema del “Arrowverse”? Estuvo apenas un par de minutos en pantalla y dejó la mayor impresión de todos.
  • No deja de ser curioso que Oliver se saltó a Curtis y a William del “tour de despedida”.
  • El mayor anuncio de cara a la próxima temporada vino dado por la revelación de que el crossover del “Arrowverse” llevará a los diversos personajes a Gotham City, donde se encontrarán con Batwoman, en lo que marca el debut live action de Kate Kane. Son pocos los detalles que se saben hasta ahora, pero es un anuncio lo suficientemente importante, bombástico e interesante para tenernos desde ya con ansias de ver el próximo crossover.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s