Las mejores películas del 2018 (hasta ahora)

El 2018 ha comenzado de forma impresionante en materia de cine. Revius se encarga de que no te pierdas lo mejor del año, y aquí les ofrecemos nuestra selección de destacados que han pasado por salas nacionales durante el 2018, o que ha estado disponible para ver durante el año en curso.

El orden es alfabético.

A QUIET PLACE

El debut de John Krasinski como director lo llevó a él y su pareja, Emily Blunt, a protagonizar este relato en tono horror/thriller de una familia que debe sobrevivir a la invasión de unas criaturas brutalmente poderosas, pero ciegas. La idea central del filme es convivir en silencio, pero no solo en el hecho de no hacer ruido, sino de aquel vacío en el alma de esta familia cuando la tragedia los invade. La película se ve hermosa, es una gran experiencia en salas, y es un potente primer film para la carrera del otrora Jim Harper, que ya se encumbra en nuestros rankings de lo que va del año, y que promete hacer de Krasinski uno de los buenos nombres a la hora de proyectar sus siguientes proyectos, porque seguramente no faltarán estudios que quieran trabajar con él.

ANDRE THE GIANT

HBO produjo en conjunto con WWE este documental celebrando al hombre tras el mito: desde la infancia de André Roussimoff, pasando por sus inicios en el mundo de la lucha libre profesional, y cómo fue para él crecer con acromegalia, que lo hizo obtener una talla enorme a corta edad. El documental no solo narra su carrera en el ring, que involucra sus excursiones internacionales, su estadía en WWF, y su lucha contra Hulk Hogan en el que es uno de los momentos más recordados de Wrestlemania; el documental se centra en desmitificar a un hombre que vivía en constante dolor físico y emocional, y cómo su rol en “The Princess Bride” era la imagen que él quería que perdurara de su corto paso por este planeta. Un recomendado para fans o no de la lucha libre.

ANNIHILATION

La película que sucedió a Ex-Machina en la filmografía de Alex Garland tuvo varios problemas de producción, que la llevaron a ser parte de un extraño acuerdo de distribución, donde la mayoría de territorios internacionales la recibieron en Netflix, semanas después de su estreno en pantallas de cine en Estados Unidos. En general esas noticias auguran un mal producto final, pero Annihilation es, probablemente, la mejor película de ciencia ficción de lo que va de 2018. Natalie Portman encabeza un grupo de mujeres que se adentra a un sector llamado “The Shimmer”, donde la gente que ingresaba no salía con vida, salvo su pareja interpretada por Oscar Isaac. La película se centra en los demonios con los que conviven sus protagonistas, y deja varias interesantes preguntas a la audiencia. Su fotografía es preciosa, y lamentamos no poderla ver en salas de cine, como corresponde con este tipo de proyectos.

AVENGERS: INFINITY WAR

Los Hermanos Russo debían hacerse cargo de la saga “Avengers”, tras un gran paso a cargo de las películas de Capitán América, y vaya que respondieron de buena manera: con la amenaza de Thanos por fin haciéndose realidad, la película revitaliza todo lo que entendemos como MCU, con la idea de que podemos perder a nuestros héroes a merced de una imparable amenaza. Con un paso por varios planetas, distintos tonos dependiendo de los personajes que les tocaba interactuar, y con un par que sobresale con respecto al resto, Avengers: Infinity War es una película demasiado especial a la hora de evaluarla, porque es un tercer acto colectivo no solo de la historia contada en 18 películas anteriores, sino de lo que se fue construyendo también en esas escenas post-crédito que muchas veces no quisimos quedarnos a ver. Es una película que marcará el año, y que también le enseñará a otros estudios a crear un climax con años de anticipación.

BLACK PANTHER

Una película que rompió varios records de taquilla durante su duradera estadía en salas, todo gracias a un trabajo integral a cargo de Ryan Coogler, su equipo de trabajo y elenco para ofrecernos una experiencia distinta y refrescante, con tonos africanos y de representación de un pueblo muy dejado de lado por el género de adaptaciones de comics. En Black Panther conocemos los primeros días de reinado de T’Challa, y la amenaza no solo a su reinado, sino a la propia Wakanda que supone la aparición de Killmonger, que vendría no solo a destruir a la avanzada nación africana, sino los cimientos emocionales de la vida del rey. Como decíamos, una de las mejores películas de Marvel, y que promete hacer de Black Panther una de las sagas importantes del futuro de su universo cinemático.

CALL ME BY YOUR NAME

La película de Luca Guadagnino, con Timothée Chalamet y Armie Hammer en los protagónicos, fue una de las películas más hermosas nominadas al más reciente Oscar. El despertar sexual de Ellio fue narrado de forma hermosa por un guión que abrazó al personaje, y no lo demonizó como muchas veces pasa con la homosexualidad en el cine. La fotografía, las canciones de Sufjan Stevens, la performance de Chalamet (que seguramente pasará a la historia como una de las mejores no premiadas por la Academia, además de su incursión con los duraznos), y una escena entre padre e hijo que conmociona a cualquiera, son las grandes armas de Call Me By Your Name para estar en nuestra lista de lo mejor del año.

LA DIRECTIVA

El documental chileno sobre un grupo de árbitros de futbol amateur, que intentan mantener su institucionalidad para rejuvenecer su padrón de cara al futuro, es un testamento de una época que pareciera extinguirse. Una mezcla entre el lado humano de una dirigencia, y el lado político de ésta: a qué está dispuesto un personero para mantenerse en el poder, y desde dónde trabaja para eso, y como decíamos, lo humano y lo político se muestra de la mano, haciendo que servir almuerzo a un colega pueda ser tanto un acto de camaradería, como un paso más para la reelección del dirigente. El trabajo de Lorena Giachino ya había estado en nuestra lista de lo mejor de cine chileno el año pasado, pero fue en 2018 que tuvo su corrida comercial, y merecía la pena volver a destacarlo.

THE DISASTER ARTIST

La historia de Tommy Wiseau y Greg Sestero, y su loco intento por hacerse un nombre en Hollywood cuando las oportunidades para ambos escaseaban. Tommy, un sujeto tan interesante como extraño, aspira a convertirse en el nuevo James Dean, y para ello no iba a esperar una ocasión que sabía que no llegaría y decide financiar su propia película donde él escribiría, dirigiría y protagonizaría dicho emprendimiento: THE ROOM, catalogada actualmente como “la Citizen Kane de las películas malas”. Si bien mucho de “The Disaster Artist” radica en recordar y recrear pasajes de la pésima película, que hacen que sea una experiencia entretenidísima, el fondo de la historia explora la relación de dos amigos que comparten una pasión, y si bien hubo disputas entre ambos, al final ese lazo siguió vivo hasta el día de estreno de la película, donde los dos cumplieron con su meta de ser inmortalizados en la historia de Hollywood y del cine, solo que no de la forma que lo planearon.

GAME NIGHT

Quizás la gran sorpresa de la temporada, y es que las comedias en el cine comercial siempre tienen una mochila pesada de fracasos y proyectos mediocres. No es el caso de la película de los directores John Francis Daley y Jonathan M. Goldstein, que hicieron de una lúdica dinámica entre varios personajes divertidos, y sostenido en un veterano como Jason Bateman, y una sorprendente Rachel McAdams, la mejor comedia mainstream que hemos visto en muchos años. La película cambia de ritmo entre la acción, el humor, y la investigación que tienen que realizar los participantes de la noche de juegos, y a través de esos momentos los conocemos en profundidad, y varios de sus problemas que son más adultos de los que pensáramos al ver la película. Además, “Game Night” tiene a un tremendo secundario de comedia en Jesse Plemons. Da risa solo recordar su trabajo en varias escenas.

LADY BIRD

Christine “Lady Bird” McPherson, una estudiante de último año de secundaria, y buscando una oportunidad en las universidades de la costa este, protagoniza una potente historia adolescente, donde no solo los clásicos romances y amistades nutren su trama como película de género, también explora sus relaciones familiares, en especial con su madre, y con su ciudad. La idea de pertenecer, en una edad en la que las persones intentan dejar de pertenecer, es el gran triunfo de Greta Gerwig en Lady Bird, que contase con Saoirse Ronan y Laurie Metcalf para desarrollar en pantalla sus dos personajes angulares, y que llevaron a las 3 a ser reconocidas en los últimos premios de la Academia.

MOLLY’S GAME

El debut como director del guionista Aaron Sorkin cuenta la historia de la esquiadora devenida en promotora de juegos clandestinos de poker Molly Bloom, narrando varios momentos importantes de su vida que la llevaron del deporte a la glamorosa y tenebrosa vida nocturna en Los Angeles y New York. Con una excelente Jessica Chastain a cargo del protagónico, la película explora en un personaje complejo, que fue moldeada a pulso por su padre (Kevin Costner), figura clave en su vida, y que finalmente la ambición y competitividad que no pudo desarrollar durante su carrera en los campos nevados la llevó a interactuar con personajes tan pintorescos como peligrosos alrededor de las mesas de poker. Si bien Sorkin no anota un sólido éxito en la silla de director, principalmente por lo difícil que es manejar sus guiones llenos de diálogos que pueden cansar al espectador, Molly’s Game es una película muy buena y entretenida que sirve para demostrar por qué Chastain es una de las principales actrices protagónicas que tenemos en Hollywood.

PHANTOM THREAD

La más reciente película de Paul Thomas Anderson, y su nueva colaboración con Daniel Day-Lewis tras There Will Be Blood, cuenta la historia de un diseñador de vestuario en el Londres de los 50’s. Su metódica vida tendrá un giro cuando Alma, su más reciente asistente, decide no ser parte del círculo vicioso en el que el diseñador desechaba a sus musas cuando éstas no estaban de acuerdo con él. La película, preciosamente filmada como es habitual en la carrera del director, explora lo que entendemos como el “amor romántico”, esa idea de interdependencia con otro ser humano, y cómo ese juego de debilidad de una persona sobre otra puede incluso generarse artificialmente. Quizás no esperábamos, tras The Master e Inherent Vice, una historia tan cercana en cuanto a sus preguntas y respuestas, pero no por ello no está en lo más alto de nuestro top del año.

THE POST

En un año donde Steven Spielberg estrenó dos películas, muy distintas una de la otra, se las ingenia para estar en nuestro top del año. La historia de Katharine Graham, que recientemente se hacía cargo del Washington Post y estaba a cargo de su privatización, y cómo tuvo que reaccionar cuando información clasificada del departamento de defensa estadounidense no solo llegó a su puerta, sino que acusaba que varias administraciones sabían que Vietman era una guerra perdida, a la que muchos jóvenes fueron enviados a morir. Con una estelar Meryl Streep, que muestra esa aura de estrella tantas veces perdida en proyectos de baja calidad, Spielberg “se pone al día” con contar una historia femenina en una filmografía en general alejada de aquellas sensibilidades, y además habla del valor de la verdad en los tiempos de la postverdad. Una película que estuvo con mucha justicia en la conversación de los últimos Oscars.

THE SHAPE OF WATER

La más reciente “mejor película” en los Oscars es la consagración de una carrera para Guillermo del Toro, que ha hecho de la fantasía su terreno, y que la ha usado para hablar de temas serios e importantes. The Shape of Water podría ser resumida como una “carta de amor” a muchas cosas, como al cine, a una época, y al amor mismo. La relación entre Elisa y la criatura, al son de las canciones que Alexandre Desplat compuso para la película, es el corazón de una historia donde el thriller, el romance y la ciencia ficción se unen para componer una película a prueba de todos, que atrapa por alguna de aquellas aristas, y no deja indiferente al espectador.

THREE BILLBOARDS OUTSIDE EBBING, MISSOURI

Una colección de interpretaciones sobresalientes, donde Frances McDormand y Sam Rockwell cuajaron estatuillas, adornan una historia tan oscura como divertida. Personajes complejos, poco redimibles, donde no hay héroes ni villanos, y las escalas de grises brillan en medio de un ecosistema pequeño, donde la idea de justicia se ve tan lejana, y las ansias de hacerla con las propias manos se vuelve un impulso irresistible. Hay mucho que se podría decir de Three Billboards al entrar en terreno de spoilers, pero no viene al caso: que esto sea una invitación para experimentar una película que no cree en las nociones clásicas del bien y el mal, y deja el juicio de valor al espectador.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s