Supergirl S03E23: Battles Lost and Won

 

  • Como dijimos a propósito de los episodios anteriores, la forma increíblemente acelerada con que “Supergirl” estaba quemando sus tramas nos dejaba una sensación de que la producción sólo quería que el presente ciclo llegara a su fin. Tras haber visto el final de temporada, no podemos decir sino “dicho y hecho”, ya que “Battles Lost and Won” invierte una parte menor de su duración en cerrar el arco de esta temporada, mientras que todo lo demás es comenzar a introducir tramas y sentar un nuevo status quo de cara al cuarto ciclo, en lo que es un reflejo de este tramo final de la temporada, mas al mismo tiempo, es algo que se siente un tanto bienvenido como un cambio de aire necesario para dejar atrás todo aquello que no funcionó este año.
  • A propósito de otras cosas bienvenidas, podemos comenzar la reseña hablando de lo bien que funcionan las escenas de acción esta semana, lo que ciertamente vale la pena destacar ya que es un apartado donde “Supergirl” ha tenido problemas en el pasado, tanto por el tema de los efectos especiales, como en la coreografía de peleas.
  • Otro punto que funciona muy bien esta semana es la despedida entre J’onn y M’yrnn, elevado mayormente por la gran actuación de Carl Lumby y de David Harewood, todo mientras el padre del Detective Marciano utiliza lo último de sus poderes tanto para detener la terraformación de la Tierra, como para entregarle a su hijo una última memoria: un tierno recuerdo que ha pasado de generación en generación desde el primer marciano verde. Es un gran detalle, y uno que nos hace desear de que la serie hubiera invertido mejor su tiempo en desarrollar más esta trama.
  • Pasando ahora a un momento un tanto divisivo y que no funcionó tan bien como la producción probablemente cree que lo hizo, está el gran momento de Kara en el episodio, al decidir regresar en el tiempo (en algo que se siente un homenaje a la primera “Superman”, aunque sin algo tan absurdo como girar alrededor de la Tierra para invertir su rotación). Claro, por un lado hay un componente emocional importante respecto al vislumbrar las muertes de Sam, Alura y Mon-El, y como esto afecta a Kara para tomar la decisión; pero al mismo tiempo, e incluso si dejáramos fuera todo el sin sentido que va de la mano con la explicación de cómo funciona el viaje en el tiempo que realizó Kara, hay todo un problema en torno a la relevancia de Kara en la trama misma, algo que han experimentado prácticamente todas las series del “Arrowverse” con el cambio de ser shows sobre un superhéroe, a tener un elenco de héroes a su disposición, y la forma en que el protagonista mismo se pierde en el mar de personajes, disminuyendo su relevancia.
  • El punto final que establecimos en el párrafo anterior es algo que en general afecta a todas las tramas, incluso aquellas que habríamos agradecido en circunstancias normales. Así, obviamente que aplaudimos la decisión de no mantener a Mon-El alrededor y enviarlo de vuelta al futuro (la producción dijo que la idea era tener un final tipo “Casablanca”), pero al final del día, y pese a que el resultado nos agrada, todo fue tan anclimático que no sólo desentona en este episodio, pero además palidece respecto a la otra despedida que pasó en el final de temporada precedente. Es de esperar que, sin Mon-El, ahora la serie sepa bien cómo recalibrar a Kara y sus arcos de cara a la cuarta temporada, y no hacerla depender de un interés romántico para ser interesante.
  • Mon-El se va de vuelta al futuro (y sin planes de traerlo de vuelta, según la producción), pero su partida no es la única, ya que sin contar a Imra -y su presencia casi inexistente en este capítulo-, también se llevan consigo a Winn, en una inesperada decisión, motivada en la historia debido a los cambios en la línea de tiempo luego de acabar con la amenaza de Blight: ahora en el futuro, el clásico villano de Superman, Brainiac, ha resurgido y ha comenzado un proceso para destruir toda la inteligencia artificial, lo que significa no sólo que necesitan a Winn para combatirlo y reconstruir la tecnología en el siglo XXXI, pero también implica que Brainiac-5 se quedará en el presente para protegerlo de ser destruido por su antecesor. Es un cambio interesante en el elenco (Jeremy Jordan se mantendrá en la serie, pero ya no en el cast regular), y que sin lugar a dudas fue el punto más emotivo del capítulo, lo que habla mucho de la evolución de Winn y, al mismo tiempo, habla muy mal de las prioridades del show, considerando que todas las demás despedidas (incluyendo la de Alura y Kara) no estuvieron al mismo nivel, demostrando así, una vez más, la increíble inconsistencia en la serie.
  • Hasta ahora hemos hablado de muchas cosas que la serie quema rápidamente, y eso que aún no mencionamos la visión de Sam de su madre y lo instrumental que resulta para destruir definitivamente a Reign; la decisión de James de anunciar públicamente que es Guardian, pese a que hace un par de episodios había optado por no hacerlo (esto sumado al alza en relevancia de Eve Teschmacher trabajando con Lena nos hace pensar que CatCo como trama y locación quedarán atrás la próxima temporada); la renuncia de J’onn a ser la cabeza del D.E.O. ya que no sólo ahora se dedicará a ser un superhéroe y viajar por el mundo, pero también aprovecha de dejar a Alex a cargo de todo (justo cuando ésta se aprontaba a renunciar para dedicarse a intentar ser madre); e incluso, los efectos secundarios del viaje en el tiempo de Kara, generando un doppelganger que se aparece en Siberia, haciendo eco tanto de la llegada de Kara a la Tierra en los comics de Supergirl durante la era de “The New 52”, como a la clásica historia “Superman: Red Son”. Son muchas cosas, y como dijimos, la serie se interesa en hacerlas circular lo más rápido posible, con tal de quemar rápido esta temporada y preparar lo que será la próxima.
  • Y así es como llegamos a la hora de los balances, y de verdad que es complejo sacar una conclusión, considerando lo bien que partió la temporada y lo sólida que se mantuvo durante su duración; mas la forma en que concluyó todo durante el tramo final fue algo tan malo que es difícil no tenerlo en consideración al sacar el balance de la temporada. “Supergirl” aún cuenta con nuestro apoyo y de verdad que nunca nos cansaremos de aplaudir su lugar e importancia en la cultura pop; pero al mismo tiempo, es difícil mantenerse optimista luego de estos últimos capítulos. Esperamos de todo corazón que el tiempo nos demuestre lo contrario y la serie vuelva a reencantarnos en su cuarta temporada. Por lo pronto nos despedimos de todos, agradecemos su compañía, feedback y, sobre todo, la paciencia, y los dejamos invitados para que nos acompañen en unos meses más.
  • No sería descabellado creer que el doppelganger de Kara va a terminar siendo una especie de versión de Power Girl, o incluso, de Galatea (el clon de Supergirl que era la “versión” de Power Girl en el universo animado de DC), todo con evidentes guiños a “Red Son” considerando la aparición en Rusia.
  • La serie se las ingenió para explicar la ausencia de Superman, estableciendo que se encontraba en Madagascar, ayudando con la destrucción causada por Reign.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s