Disenchantment – Season 1 Review

Matt Groening es un nombre legendario en la industria televisiva y de la animación a estas alturas. Como creador de 2 de las mejores series animadas de todos los tiempos, “The Simpsons” y “Futurama”, fue un verdadero golpe noticioso cuando Netflix logró levantarle al creador a Fox, para trabajar en una nueva serie que abarcaba, en clave parodia, una época y un género que Groening no había tocado directamente (pese a menciones y capítulos en ambas series): nos referimos a la fantasía épica medieval, creando un mundo que le debe tanto a “El Señor de los Anillos” y a “Game of Thrones”, como a los cuentos de hadas.

Así es como nace “Disenchantment” o “Desencanto”, un show centrado en las desventuras de Tiabeanie Mariabeanie de la Rochambeau Grunkwitz, aka, Bean (una genial Abbi Jacobson), la rebelde princesa del reino de Dreamland, quien a sus 19 años aún se cuestiona su lugar en el mundo y propósito en la vida, siempre en compañía de múltiples tragos y bebidas alcohólicas. Es bajo este contexto que la vida de Bean pronto cambiará, en nada menos que el día de su boda arreglada, cuando conozca tanto a su “demonio personal”, Luci (Eric Andre) -el cual fue enviado por unos misteriosos personajes como parte de su plan-; como a un particular, optimista y desaliñado elfo llamado, pues, Elfo (Nat Faxon).

Analizando la primera temporada, consistente de 10 capítulos de alrededor de media hora cada uno, es necesario partir señalando que pese a que estamos ante una producción de Groening, y que mantiene muchos de sus elementos humorísticos y estilísticos característicos, lo cierto es que esta serie no es “Los Simpson” ni “Futurama”. Y lo sacamos a colación porque el punto de comparación obvio para esta serie son sus predecesoras, y en este sentido (y con apenas 10 episodios), resultaba obvio que para algunos, que iban con esas expectativas, la serie resultaría decepcionante.

Y es importante ver la serie con esa mentalidad, no sólo por un tema de disfrute, sino también porque “Disenchantment” es una bestia en sí misma que difiere mucho de las otras series en puntos importantes, lo que ciertamente la eleva y le permite distinguirse. De partida, es un show serializado; vale decir, que cuenta una trama continua, en lugar de ser episodios aislados (como en “Los Simpson”) o una que de pronto era serializada cuando quería, a la vez que mantenía ciertos elementos de continuidad (como “Futurama”); y esto importa, particularmente en sus tramos iniciales y finales los que, incidentalmente, son los momentos más fuertes de la serie, dejando en el medio, no un vacío, pero si una seguidilla de capítulos que son los más débiles en comparación con los extremos de la temporada.

Otro elemento importante y distintivo es el hecho de que el show está anclado alrededor de un personaje femenino, no sólo una novedad para Groening, pero además porque Bean es el ancla de un elenco central que es más reducido que en sus otras series. Sí, Bean, Elfo y Luci le deben harto más a Fry, Leela y Bender, que a Bart, Lisa u Homero (la cantidad de nombres que se repiten de la producción de “Futurama” no sólo refuerza un poco esto, pero también demuestra que hay un toque más personal para Groening en la serie, como lo había en “Futurama”, en contraste con “Los Simpsons” que, a estas alturas, es un producto más de la línea de ensamblaje de Fox, más que otra cosa -su declive en calidad con los años es testamento de aquello-).

Y finalmente son estos elementos los que terminan entregando un producto final que, si bien es imperfecto, es uno cargado de mucho corazón, y con señales suficientes de poder aspirar a la grandeza y pedigree de sus antecesoras, especialmente durante el tramo final de la temporada, el cual no sólo entronca todas las tramas del primer ciclo, pero además responde muchos misterios sobre las identidades de nuestros héroes, y su lugar en el mundo, además de entregar luces de un plan -y un enemigo- mayor que se ciernen sobre Dreamland, todo a la vez que entrega ciertas lecciones narrativas sobre “no juzgar a un libro por su portada”.

Aún así, y pese a ciertas fluctuaciones en su humor y en el tono de la serie, los demás elementos son todos impecables, no sólo elevando al show en particular, pero manteniéndolo a flote en sus momentos más flojos. El trabajo de las voces, no sólo encabezado por el trío titular, pero contando con veteranos como John DiMaggio, Tress MacNeille, Maurice LaMarche, Lucy Montgomery y Billy West (todos con pasado en “Futurama”), entregan un elenco genial. La dirección de arte es otro punto que destaca, ya que no bien la estética y diseño de personajes es 100% lo que uno espera de Groening, hay otros puntos, como la ambientación o el diseño de los fondos, que evocan más lo que uno esperaría de un videojuego indie, todo lo que se ve realzado por una particular paleta de colores. Y finalmente, hay que dedicarle palabras a la banda sonora de Mark Mothersbaugh, ya que el líder de Devo está en la cresta de la ola en lo que su talento musical respecta (que señal más clara que el tema principal de la serie, el cual es tan bueno que no les darán ganas de saltarse la intro).

MVP: Había un par de candidatos, pero por lejos el premio se lo lleva Luci, y la voz de Eric Andre, la cual le calza a la perfección al “gato raro” de Bean, el cual despliega a veces una personalidad similar a la que Andre exhibe en su particular late show en Adult Swim.

Mejor Episodio: Es difícil elegir sólo uno, no sólo por el formato de Netflix, pero también porque los últimos 3 capítulos de la serie –“The Limits of Immortality”, “To Thine Own Elf Be True” y “Dreamland Falls”-, son por lejos lo mejor y más fuerte de la serie, lo que coincide con la serialización. El show retoma todas las tramas de la temporada y las saca adelante con mucho corazón (comparable con los mejores capítulos emotivos de “Los Simpsons” y “Futurama”), a la vez que entrega golpes emocionales de aquellos -incluyendo la muerte de personajes-, y juega constantemente con la historia y las lealtades de los personajes, entregando una serie de plot twists que no sólo se sienten justificados, pero que abren bastante el abanico de posibilidades para el show, dejándolo en un punto ideal para cuando llegue la segunda temporada.

Notas al cierre:

  • Bienvenidos a nuestra cobertura de “Disenchantment”, la cual seguirá, al menos, hasta la segunda temporada, considerando que aún quedan 10 episodios de la orden inicial de 20 que hizo Netflix. Esperamos que nos acompañen en este viaje y comenten con nosotros y, sobre todo, le tengan paciencia a la serie, porque cuando agarra vuelo, alcanza un nivel superlativo.

 

  • Es difícil hacerle justicia a todo el humor gráfico en la serie, pero ojo con los numerosos letreros y en general, con lo que está pasando en los fondos de las escenas, porque hay mucho de donde elegir.

 

  • Ep1: “On my wedding day, I also had butterflies in stomach. I shouldn’t have eaten so many.”

 

  • Ep2: “No, I told you. My name is Elfo. My home is called Elmo. I lived in an Elm.”

 

  • Ep3: “Wow. My God, you guys, we should start a band. Yes, we sound amazing. We’ll fix up an old carriage and tour the country, playing what we want to play, never selling out, never splitting up. Elfo, you’re out of the band! We’re a duo now. The fans didn’t even notice. Luci, you fell off a balcony, or were you pushed? We’ll never find out. Dreams come true because I am a solo act now! The fans love my voice. I have dreadlocks, but then I shave my head, like a true artist. Why is the crowd booing? Oh no, I’m the talentless one! Elfo, you came back! Lucy, I thought I pushed you. I mean, we’re together again. Let’s get out there. We’re back on top. Nothing will stop us now. Oh no, I have cancer. What?!” – Probablemente la mejor secuencia humorística de toda la serie.

 

  • Ep4: “Things get confusing in a world with occasional magic and curses. While I am a fan of such worlds, I just feel some more clearly set out rules for what can and cannot happen would help us…”

 

  • Ep5: “Well, we best be heading to work. It’s an executioner joke! You’ll hear all of them in the first 15 minutes, then it’s basically just human tragedy.”

 

  • Ep6: “Ah, floor. You’re always there for me. So supportive. Not like walls or staircases, always getting in my way.”

 

  • Ep7: “Giants haven’t been on a rampage since the ‘80s, and even then it was just one guy. It was just Bob. Maybe if you got to know us, you’d find out that we’re all about peace and love and goddamn body positivity!”

 

  • Ep8: “Is it cultural appropriation to wear a beak?”

 

  • Ep9: “We lost him, but we cured his headache.”; “I should never have let you tape stars to your dunce cap.”

 

  • Ep10: “Incredible. All that malarkey with the magic elf blood actually paid off.”; “It took all season, but it did, and by season, I mean fall or summer or whatever this is.”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s