Ant-Man and The Wasp (2018)

                                         Ant-Man and the Wasp

País: USA
Año: 2018
Género: Acción, Ciencia Ficción, Superhéroes
Duración: 118 minutos


Elenco: Paul Rudd, Evangeline Lilly, Michael Douglas,
Michael Peña, Walton Goggins, Bobby Canavale, Judy Greer,
T.I., Hannah John-Kamen, Abby Ryder Fortson, Randall Park,
Michelle Pfeiffer, Laurence Fishburne.

Director: Peyton Reed
Guión: Chris McKenna, Erik Sommers, Paul Rudd, Andrew Barrer,
Gabriel Ferrari
Música: Cristophe Beck
Dirección de fotografía: Dante Spinotti

“Ant-Man” fue una película particular en el historial de Marvel. Por un lado, era una de las cintas que llevaba más tiempo en desarrollo -más de 10 años, incluso antes de que existiera el MCU-, lo que se notó en la forma en que ésta amalgamó, no sin problemas aunque de forma mayormente exitosa, lo que significó la visión de 3 directores en ella.

Por su parte, “Ant-Man and the Wasp” es una película que, no bien guarda ciertas similitudes, se siente distinta, manteniendo, además del elenco, ciertos puntos elementales que permiten comprender quién es Scott Lang (Paul Rudd) como personaje: es un muy buen y habilidoso ladrón, y es un excelente padre con un corazón gigante.

Y no bien la caracterización del resto del elenco no difiere mucho, la película es más inteligente que la anterior en darse cuenta de que una de las fortalezas de Scott como personaje es estar constantemente con el agua hasta el cuello y, además, estar rodeado de gente que es notoriamente más competente que él en una variedad de áreas. Aquí es donde entra “Wasp” a la película, ya que Hope van Dyne (Evangeline Lilly) no sólo es esa mitad faltante -y mucho más competente- que Scott, pero además es ella y su grupo familiar quienes mueven la trama, motivando a Scott a involucrarse en ella.

Es esta cualidad tan poco heroica, si se quiere, de Scott lo que lo convierte en un gran everyman y un genial complemento, a la vez que la película se despoja un poco de ser una cinta de superhéroes, y se enfoca más bien en sus aspectos comédicos y de heist movie manteniendo, nuevamente, las apuestas relativamente bajas para lo que suelen ser las películas de Marvel, conformándose por este tono particularmente gracioso, dejando de lado lo disonante que podía llegar a ser su antecesora en este motivo.

Es por esto también que la película se siente tan refrescante, sobretodo después de lo que fue “Infinity War”, sea que les gustara o no. Porque tras semejante nivel de drama, sobre todo al final, volver a una historia más liviana y donde el futuro del universo no está en juego, es sin lugar a dudas, refrescante.

La historia comienza tras un flashback a la aventura final de los Ant-Man y Wasp originales, Hank Pym (Michael Douglas) y Janet van Dyne (Michelle Pfeiffer) -ambos ayudados por la cada vez más impresionante tecnología de Marvel para “rejuvenecer” digitalmente a sus actores-, para luego llevarnos de vuelta a Scott Lang, quien está a punto de terminar su arresto domiciliario, producto de haber incumplido los acuerdos de Sokovia (remember when that was a thing?) y haber ayudado al Capitán América en Civil War”. Scott pronto será reclutado por Hope, quien junto a su padre no sólo están escapando de la ley, pero además han hallado una forma de traer de vuelta a Janet desde el reino cuántico, para lo cual requieren a Scott, ya que él es la única persona conocida que estuvo ahí y volvió para contarlo.

Como si esto no fuera poco, hay más en juego con la introducción tanto del traficante de armas y tecnología de Walton Goggins, pero sobre todo, por el debut de Ghost (la genial Hannah John-Kamen), quien está detrás de la tecnología cuántica de Pym, sacando a relucir viejas heridas del pasado entre los padres de ésta, Hank Pym, y Bill Foster, aka, Goliath (Laurence Fishburne), un antiguo colega de Pym de los tiempos de S.H.I.E.L.D. Si a todo esto sumamos los dramas de Scott con el FBI, y el retorno de Luis (Michael Peña, de nuevo robándose cada escena en la que está) y los amigos de Scott, podemos ver que tenemos múltiples elementos para condimentar y complementar la trama principal.

Afortunadamente para la cinta, y para nosotros, “Ant-Man and the Wasp” logra equilibrar muy bien todos estos elementos, llevándolos a una conclusión satisfactoria y perfectamente lógica en su acto final (por ahí el punto débil de muchas películas del MCU). Y claro, también ayuda que el director Peyton Reed y compañía ejecutan todo muy bien, particularmente en lo que respecta al humor y al uso que realizan de la tecnología que le permite a Scott y Hope alterar su tamaño y el de las cosas que los rodean, siendo claros ejemplos de esto las hormigas gigantes, el edificio-maleta y el garage portátil de autos en una caja de Hot Wheels, o la escena donde Scott queda atrapado en el tamaño de un niño.

En este sentido, “Ant-Man and the Wasp” se siente un tanto heredera de “Thor: Ragnarok” tanto en la forma que canaliza un elemento muy inherente de los comics (la súper ciencia en este caso, dejando absolutamente de lado los tiempos donde el MCU buscaba mostrarse más “aterrizado” en este punto), y sobre todo, la comedia, elementos necesarios para diversificar el género y seguir evitando el “colapso” de las cintas de superhéroes (que muchos vienen pregonando, sin éxito, hace varios años).

Claro está que la cinta no está sólo preocupada de la comedia, ya que elementos como Ghost y su trágica backstory aportan seriedad y una cuota de amenaza que está muy bien realizada. En este sentido, bien vale la pena elogiar nuevamente la actuación de Hannah John-Kamen, ya que es su intensidad la que permite que Ghost sea una adversaria temible, a la vez que deja entrever suficientes “grietas” en su superficie, como para poder nosotros comprender que estamos ante una persona que no sólo vive bajo un constante dolor, pero que además cuenta con múltiples heridas emocionales que fueron profundizadas por años de haber sido utilizada como un arma.

En general Ghost funciona como un buen paralelo a Hope van Dyne, quien por fin tiene su turno de brillar bajo el reflector, en una película que por fin hace justicia a la primera heroína de la historia de Marvel, y por partida doble, considerando que durante ella también está la Wasp original. Es también un acto de justicia poética que corrige no sólo los notorios problemas con el elenco femenino de la primera cinta, pero también con un personaje que había sido injustamente postergado por Marvel.

Finalmente, “Ant-Man and the Wasp” no sólo es una adecuada corrección de curso para la más “íntima” franquicia de Marvel, pero también es una cinta que reivindica a un grupo de personajes y, sobre todo, demuestra que Scott Lang, pese a lo competente en sus campos, es un héroe que funciona mejor rodeado de otras personalidades fuertes que lo complementen y, sobre todo, que le permitan elevarse a las alturas que las circunstancias requieren. Y considerando que tiene no sólo a sus amigos, o a su hija, pero también a otro Ant-Man y a 2 Wasps, ciertamente podemos decir que está en las manos adecuadas y va por el camino correcto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s