Black Lightning S02E02: The Book of Consequences: Chapter Two: Black Jesus Blues

  • Es natural que con el éxito y el pasar de los episodios, cada programa de televisión decida expandir su foco y, con ello, su potencial narrativo, lo que puede resultar un arma de doble filo. En el caso de “Black Lightning”, tras una temporada dedicada a la familia Pierce, era inevitable que la serie quisiera expandir su mundo a algo más que esta familia y la forma en que ésta afecta -y viceversa- la ciudad de Freeland. Pero ahora, con una organización gubernamental a cargo de experimentos que le dieron poderes a mucha gente, y una cada vez mayor población metahumana en la ciudad, era el momento preciso para realizar esta expansión.
  • Ante este panorama, obviamente nos podíamos cuestionar cómo afectaría esto a Boca a la familia Pierce, y hasta qué punto la serie seguiría interesada en sus personajes principales, o si acaso se volcaría de lleno a explorar estas nuevas avenidas narrativas. Afortunadamente para nosotros, “The Book of Consequences: Chapter Two: Black Jesus Blues” deja claro que la familia Pierce sigue siendo la prioridad para la serie, al mismo tiempo que se expande el potencial de la serie. No es un resultado perfecto, ya que hay un par de baches en el camino, pero el resultado final es ciertamente alentador.
  • Manteniendo el hilo temático, la trama comienza con el despertar de 2 metahumanos en las instalaciones de la A.S.A. El primero de ellos fallece tras usar sus poderes -y matar a un científico en el acto-; mientras que la segunda, Wendy Hernández, se da a la fuga. Pronto sabremos que Wendy fue uno de los blancos de Gambi hace 30 años, lo que sumado a lo impredecible de sus poderes, no sólo aumenta las apuestas para nuestros héroes, pero también sirve como un paralelo a lo que está pasando con Jennifer: mientras la primera, sola tras 30 años -y con toda su familia muerta- no tiene a nadie que la ayude ni oriente con lo que pasa; la segunda cuenta con todo un sistema de soporte para ayudarla en esta etapa de transición y dominio de sus poderes.
  • Lo que ocurre con Wendy y Jenn también traza un paralelo con Issa, que presenta una versión distinta, pero similar, de lo que ocurre con Wendy. Y no bien Issa tiene problemas por la naturaleza misma de sus habilidades -que fuerzan a la gente a decir la verdad-, finalmente tanto él como Wendy se enfrentan con el mismo dilema: ¿qué hacer ante la situación de tener habilidades especiales, no poder controlarlas, y que éstas incluso te puedan causar la muerte? Wendy, sin sistema de apoyo y confundida en un mundo que ha cambiado demasiado en 30 años, opta por volver a una cápsula hasta que Lynn y su equipo puedan hallar una cura; Issa, por su parte, opta por mantenerse fuera y, con la ayuda de sus seres queridos, tratar de sobrellevar la situación de la mejor forma posible. Aunque por la risa siniestra del agente Odell, suponemos que no hemos visto lo último de esta trama.
  • De cierta forma, los contrastes entre Wendy e Issa, con Jenn -y por extensión, con Anissa-, son una muestra de cierto privilegio que los Pierce tienen como familia, no sólo ante la generalidad de la población de Freeland, pero también cuando se trata de lidiar con metahumanos (cosa de compararlo, por ejemplo, con lo que le ocurrió a Khalil, ahora relegado a ser el perro faldero de Tobias Whale). Todo esto da para pensar si acaso la serie está perfilando a los Pierce para que les ocurra algún tipo de tragedia considerable durante esta temporada.
  • Anissa, el otro foco de este episodio, también pareciera estar perfilándose para algún tipo de caída, considerando lo cada vez más arrogante y con exceso de confianza que se muestra, tanto como Thunder, como en su vida personal (cosa de ver lo que ocurrió en la fiesta y con su nueva conquista). La presencia de Grace Choi, en un más que bienvenido retorno a la serie, ciertamente da para pensar que algo más pasará.
  • A propósito de problemas para los Pierce, Lynn también parece estar demasiado comprometida con la A.S.A. como para que no le fuera a afectar de alguna forma.
  • El final del capítulo fue un tanto cheesy, pero fue una manera adecuada de despedir a Jeff de su antiguo rol de director de la secundaria Garfield.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s