Black Lightning S02E03: The Book of Consequences: Chapter Three: Master Lowry

Photo: Annette Brown/The CW — © 2018 The CW Network, LLC. All rights reserved

  • La primera escena de este tercer capítulo es una buena muestra del nuevo propósito de Jefferson Pierce y Black Lightning. Ahí donde antes el único motivo para salir del retiro era acabar con Tobias Whale, ahora Jefferson tiene un nuevo propósito en lo que respecta ayudar a los demás metahumanos que están surgiendo producto del uso de Green Light. Este punto importa no sólo porque funciona como una extensión de la labor educacional de Jefferson -especialmente ahora que ya no es el director de la secundaria Garfield-, pero además porque le implica una labor similar a lo que significa ayudar a su propia hija a lidiar con sus poderes (aunque sin la cercanía emocional, y todo lo que eso conlleva, en el caso de Jennifer).
  • Es una señal importante la que envía este capítulo, porque a medida que las líneas que separaban la identidad civil y la de superhéroe de Jefferson Pierce se han ido desvaneciendo, también se ha ido complicando la serie misma, sin que sea una narrativa necesariamente ligada al típico debate respecto a las identidades secretas de los superhéroes. Claro, no todo es sencillo (la forma en que Jeff trata con los problemas de sus hijas ciertamente difiere de la forma en que lo hace con extraños), pero todo eso es parte de la trama y del crecimiento de un protagonista que se encuentra en un estado incierto desde todo punto de vista.
  • El tema de la cercanía emocional es uno importante de tratar entonces, no sólo porque Jefferson -o Black Lightning- pareciera verse con más confianza al tratar con extraños y sus poderes, que con sus propias hijas; pero también porque demuestra que la cercanía y la aprensión propia que tiene Jefferson (y Lynn) como padres, no es necesariamente una que vaya de la mano con lo que quieren o buscan sus hijas, especialmente ante las circunstancias. No sólo basta con recordar lo que ocurrió con Anissa la temporada pasada, pero también lo que pasa ahora con Jennifer, al punto de que sus padres le consiguieron una terapeuta metahumana sin su consentimiento y sin pensar en qué iría a decir ésta, al encontrarse súbitamente con una persona con la habilidad para generar espacios de terapia psíquicos.
  • El drama personal respecto a la familia Pierce, y sobre todo a la dualidad Jefferson/Black Lightning, sigue siendo lo más fuerte del episodio, tal cual como la serie nos ha demostrado con el paso del tiempo. Sin embargo, la ambición misma al necesitar expandir la narrativa -como mencionamos a propósito del capítulo anterior-, es un acápite donde la serie aún se muestra un tanto al debe. Claro, siempre puede taparnos la boca a futuro, si es que todas las piezas del rompecabezas caen en su lugar -como ocurrió con los pasajes más débiles de la primera temporada, los cuales se podían ver a otra luz luego de los eventos de la segunda mitad del ciclo-, mas por ahora resulta algo complejo el poder balancear el impacto e importancia de todo lo que no sea la familia Pierce (al punto que algunas escenas, como cuando Jennifer retorna de su encuentro con su terapeuta, y la reacción que esto despierta en Jefferson), al punto que escenas como esa terminan perdiendo impacto.
  • En ese sentido, quizás el mayor problema de este episodio, y que va de la mano con la ya mencionada expansión narrativa de la serie, sea la cantidad de tramas que hay en la misma. Mal que mal, estamos hablando de un episodio donde además de lo que ocurre con la familia Pierce, existe avance en las tramas de Anissa (tanto en su labor de “Robin Hood” como Thunder, y en el retorno de su relación con Grace), hay una trama policial que termina con el arresto de Tobias, hay toda una trama sobre Khalil, aparece el nuevo director de Garfield (cuyo brevísimo tiempo en pantalla hace casi incomprensible que el episodio lleve por título su nombre) y además se nos introduce a un nuevo personaje con la doctora que estuvo 10 años en prisión. Es indudablemente mucho, y la serie no está completamente segura respecto a donde poner su foco, lo que termina pasando la cuenta a todas las tramas.
  • A fin de cuentas, “The Book of Consequences: Chapter Three: Master Lowry” no es necesariamente un mal capítulo, pero sí está por debajo del estándar de calidad al que nos tiene acostumbrados “Black Lightning”. Es de esperar que la serie pueda arreglar sus prioridades de cara al futuro, sobre todo con la necesidad de expandir la narrativa de la serie en esta segunda temporada.
  • La escena que Jenn y Anissa tuvieron en este episodio fue, por lejos, el punto más alto del mismo.
  • Más Grace siempre es bueno, y nos alegra ver que parece que se arreglaron las cosas entre ella y Anissa, a la vez que esta última busca una relación “más seria”.
  • La serie hizo todo lo posible por pintar a Khalil como una figura trágica, pero con la forma en que ha evolucionado, parece que es un poco tarde para eso.
  • Henderson parece que, más temprano que tarde, va a arreglar su amistad con Jeff.
  • Dentro de lo buena que es la banda sonora de la serie, esta semana nos deleitaron con un poco de David Bowie y Brian Eno, lo que nunca está de más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s