Aquaman (2018)

                                        Aquaman

País: USA
Año: 2018
Género: Acción, Ciencia Ficción, Superhéroes.
Duración: 143 minutos


Elenco: Jason Momoa, Amber Heard, Patrick Wilson,
Nicole Kidman, Willem Dafoe, Yahya Abdul-Mateen II,
Ludi Lin, Temuera Morrison, Dolph Lundgren, Michael Beach,
Randall Park, Graham McTavish, Julie Andrews,
John Rhys-Davies, Djimon Hounsou.

Director: James Wan
Guión: David Leslie Johnson-McGoldrick, Will Beall.
Música: Rupert Gregson-Williams
Dirección de fotografía: Don Burgess.

Más allá de haber sido el blanco de bromas por años debido a la forma en que se popularizó, de forma infame, en “Super Friends”, hay algo inherentemente propio de los comics y un cierto grado de ridículo, en el buen sentido de la palabra, en general en Aquaman y su mundo. Las mejores adaptaciones del personaje, tanto en otros medios como en los comics, han tenido un cierto grado de autoreferencia, además de una dosis de camp o de cheesy en su tono.

Afortunadamente para todos, “Aquaman” desde sus inicios se plantea como una cinta que abrazará sin pedir disculpas lo que significa esto para el personaje, a la vez que continúa entregando una colorida paleta de colores enmarcado en un factor de entretención que mantiene la corrección de curso de las adaptaciones fílmicas de DC. Mal que mal, esta es una película plagada de monstruos marinos gigantes -incluyendo uno con voz de Julie Andrews-, batallas épicas sobre y bajo el mar, expediciones y aventuras que parecen sacadas de “Indiana Jones”, un pulpo percusionista, lásers y explosiones al por mayor y mucho, mucho más.

En este sentido, “Aquaman” le debe mucho a los blockbusters de antaño (tanto a las ya mencionadas cintas de “Indiana Jones”, como a algunos de sus herederos -pensemos en las películas de “La Momia” con Brendan Fraser-, como a la fase 1 del MCU), sobretodo en la forma en que presenta, por sobre todas las cosas, un espectáculo audiovisual admirable y un compromiso inalterable con la diversión a secas. No es la película más filosóficamente profunda –pun intended-, pero no intenta jamás serlo, ya que el director James Wan (responsable de la franquicia de terror “The Conjuring” y la séptima película de la saga “Rápido y Furioso”) aprovecha la carta blanca que le entregó Warner con esta cinta para sacar adelante, no sin problemas, su propia épica contemporánea más enfocada en entretener que en otra cosa.

Así, Wan y Jason Momoa complementan sus sensibilidades a la perfección, y no bien puede que “Aquaman” no tenga tanto que ofrecer desde un punto de seriedad o de desarrollo de personajes, poco importa cuando el espectáculo es tan bueno como aquí, con cada set piece luchando por sobreponerse y superar a la anterior, todo sin parar a lo largo de las casi 2 horas y media de duración, culminando todo en una batalla de proporciones épicas que le debe más a películas como la trilogía de “El Señor de los Anillos”, más que al clásico tercer acto de las películas de superhéroes.

La cinta, como muchos saben, narra la historia de Arthur Curry (Momoa), combinando elementos de su origen vía flashback, así como su vida actual tras los eventos de “Justice League”. Arthur debe lograr conciliar los 2 aspectos de su vida (la tierra y el mar, el héroe y el rey) para reclamar el trono de la Atlántida antes de que su medio hermano Orm, aka, Ocean Master (Patrick Wilson, colaborador habitual de Wan) declare la guerra contra el mundo de la superficie. Todo esto no es más que parte del bagaje propio de las historias de origen de superhéroes, al cual se le saca provecho, sobre todo en cuanto al conflicto central que recae sobre un Arthur que es resentido por la gente de la Atlántida, mismos con quién él no quiere tener nada que ver tras haber perdido a su madre ante ellos, luego de que ella abandonara la superficie -y la vida con Arthur y su padre, Tom-, para regresar a un matrimonio arreglado con el Rey de la Atlántida, que terminó de la peor forma posible.

Por eso, cuando la amenaza de Orm se hace latente y la princesa Mera (Amber Heard, la MVP con su interpretación) acude buscando ayuda, es que Arthur debe crecer como persona y héroe, a la vez que olvidar su legado deja de ser una opción válida, considerando que está el futuro del planeta entre medio. Jason Momoa actúa derrochando su particular tipo de encanto y carisma, y sobre él descansa la película al punto tal que, de haber sido protagonizada por otro actor, probablemente no habría funcionado como lo hizo, incluyendo el anclar y humanizar el tremendo sentido de escala y ambición que James Wan le imprime a la cinta (que va de la mano con la ambición exhibida por WB/DC en general, no bien esta película se distancia completamente de la influencia de Zack Snyder), desde el diseño de producción y la miríada de criaturas y locaciones presentes a lo largo del metraje, a la historia misma.

Como dijimos, el mayor foco de la cinta es su sentido de espectáculo audiovisual, cortesía de sus efectos visuales, diseño de producción y genial banda sonora cortesía de Rupert Gregson-Williams (que le debe mucho, así como otras cosas de la cinta, a “Thor: Ragnarok”). Así, al ir paso a paso en esta historia de origen para Aquaman, la cinta es un verdadero viaje a través de locaciones fantásticas, con vehículos increíbles y criaturas -muchas criaturas- para avivar la imaginación. Estando al tanto que hasta en los comics estamos ante un mundo con ese ya mencionado grado de ridículo, James Wan abraza estos elementos con mucho corazón y se vuelca completamente hacia el sentido estético, tanto en el mundo, pero también en sus protagonistas: digamos que Wan aprovecha tanto a Jason Momoa como a Amber Heard en ese sentido, al punto que el romance central entre ellos ocurre rápidamente y como parte del montaje de aventuras en la cinta.

Aún así, es necesario decir que a ratos el sentido de ambición pareciera jugarle un poco en contra a la película, intentando abarcar más de lo humanamente posible en 2 horas y media. Si se quiere comparar utilizando la referencia más cercana -las ya mencionadas cintas de “Thor” de Marvel-, el equivalente aquí sería intentar hacer las 3 películas en una sola, con todo lo que esto significa.

Con todo lo bueno y lo malo que tiene la película, el balance positivo no sólo es refrescante –pun intended– para las ambiciones de WB/DC, pero también para el panorama de las adaptaciones de superhéroes en general, ya que siguiendo lo que ocurrió este año con películas como “Black Panther”, “Venom”, “Deadpool 2” o lo que parece será “Spider-Man: Into the Spider-Verse”, continúa no sólo la consolidación del género, pero también los deseos de abrazar sin ironía el material de origen, y de desmarcase de la sombra “dark and gritty” que permeaba no sólo al universo DC con el trabajo de Zack Snyder, pero las cintas en general, pese a todo el tiempo transcurrido desde el fin de la trilogía de Batman de Christopher Nolan que tantos trataron de imitar.

Aquaman es una cinta con mucho corazón y que abraza la entretención de una forma similar a lo que los comics hicieron en los años 60’s con el advenimiento de la edad de plata del medio, lo que se ve reflejado en esta cinta y sus personajes, tanto en los principales como en los secundarios (Willem Dafoe como Vulko, Randall Park en un cameo glorificado como el Dr. Shin, o Yahya Abdul-Mateen II como Black Manta, sediento de venganza -estos 2 últimos claramente siendo posicionados para la eventual secuela-).

No será la película más profunda, ni siquiera del género, pero lo compensa con el carisma de su elenco (liderado por una actor principal que parece por fin haber encontrado su nicho para elevarse al status de súper estrella) y sobre todo con 2 horas y media de pura entretención, que es más de lo que muchos pueden decir.

 

 

Un comentario

  • Necesitamos el regreso del el podcast de Revius, una joya como el Joker no puede quedar sin su capitulo respectivo y para que hablar de la tremenda actuacion de Joaquin Phoenix, saludos ojala vuelvan luego

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s